Guía de campo para la restauración del bosque ribereño en el Delta del Paraná

Por:
Natalia FRACASSI , Claudia FURMAN

La ecorregión del Delta e Islas del río Paraná es considerada con “Alta Prioridad de Conservación” a escala regional y el bosque ribereño o “Monte Blanco” es uno de los ambientes priorizados tanto en el Protocolo de Estrategias de Conservación de la Biodiversidad en Bosques Plantados de Salicáceas del Bajo Delta del Paraná como en la Ley de Presupuestos Mínimos de los Bosques Nativos de la Provincia de Buenos Aires y en la Certificación Forestal Argentina (CerFoAr). En la región sólo se encuentran relictos de bosque nativo afectando de esta manera al conjunto original de las especies vegetales y animales asociadas a dicho hábitat. Para que las áreas productivas puedan cumplir funciones complementarias asociadas a la conservación de la biodiversidad y que su manejo aporte a la sustentabilidad de la producción forestal y ganadera, se propuso como una de las estrategias principales de conservación la generación de corredores biológicos a partir del manejo adecuado de cursos de agua y la restauración del bosque ribereño asociado a los mismos.

El objetivo de esta guía entonces es brindar lineamientos para la restauración del Bosque Ribereño en bordes de arroyos, ríos y canales en establecimientos forestales, ganaderos y silvopastoriles, aportando de esta manera a la conectividad de este ambiente a escala regional. La restauración se propone a través de la generación de parches de plantación (módulos) con leñosas autóctonas en albardones asociados a cursos de agua que tengan conectividad con otros cursos más importantes (ej. río Paraná). Implementando estos módulos de manera sistemática a lo largo de un curso de agua, daría origen a la regeneración del bosque y su conectividad a mediano y largo plazo por la dispersión de las especies de manera natural.