Heladas y su impacto en la producción hortícola del Cinturón Verde Santafesino

Las fuertes heladas producidas el 17 y 18 de julio de 2017 han provocado distintos tipos de daños a la producción hortícola del cinturón verde santafesino. Aquí un informe de situación.

Las heladas ocurrieron el 17 y 18 de julio. La primera fue una helada de tipo “negra” o “advectiva” por el ingreso de una masa de aire helado y seco de origen polar, al haber poca humedad se congelan directamente la savia y los tejidos de las plantas con las consecuencias ya observadas, cuyo efecto se vio acentuado por la fuerte helada por radiación que le siguió.

Zapallito:
La pérdida es prácticamente total en el zapallito de primera, los daños se observaron tanto bajo nylon, como bajo tela de pao pao, siendo los protegidos con mata de paja los menos perjudicados, aunque también sufrieron daños, es altamente probable que se deba resembrar en su totalidad.

Acelga y Remolacha:
Absolutamente todos los lotes y en todos los tamaños han sufrido mucho daño en hojas, de todas maneras no se ha llegado a quemar el cogollo o corazón de la planta, lo que le permitiría retoñar teniendo en cuenta lo siguiente: Si se decide esperar el lote, llevara bastante más tiempo a ser cosechado del que se preveía antes de la helada, además deberá ser ayudado con prácticas culturales de deshojado de las partes quemadas, desinfección y abonado de las mismas. Para el caso de las remolachas que han sufrido quemado en la raíz será más difícil que puedan ser recuperadas.

Repollo, brócoli y coliflor.

Repollo: En todos los lotes se observa en mayor o menor medida un quemado de hojas, deberán cosecharse lo antes posible los repollos ya listos y en el caso de los lotes menos avanzados ocurrirá algo similar a lo descripto para acelga y remolacha, debiéndose esperar el retoño del cogollo central, dándole a la planta las ayudas correspondientes, y esperando un mayor tiempo a cosecha que el previsto.

Los coliflores más avanzados han amarillado y hasta quemado su pella, perdiendo mucha calidad, ocurriendo lo mismo en el caso de algunos cultivares de brócoli.

Lechuga: 
Han sufrido quemado de hoja en distintos grados tanto en las variedades crespas, como mantecas y repolladas, en mayor medida las dispuestas al aire libre, sin protección de media sombra, aunque estas también sufrieron daño. Las variedades repolladas al punto de cosecha y que están medianamente salvadas deberán ser cosechadas lo antes posible y deshojadas para ser enviadas al mercado, evitando de este modo la pudrición de la cabeza. En todos los casos se producirá un alargamiento del ciclo, llegando con distintas calidades a cosecha.

Cebollas de verdeo, puerros y espinacas han mostrado bastante resistencia a las fuertes heladas.

 

En general se ha producido una abrupta pérdida tanto en cantidad como en calidad de la mercadería cosechable al momento de las heladas, con panoramas poco alentadores de la verdura que venía desarrollándose ya que se deberá invertir mucho en insumos y mano de obra para recuperarla en un plazo más largo que el normal.