Los cultivos de cobertura disminuyen la pérdida de suelos por erosión hídrica

En el stand del Ministerio de Agroindustria en Expoagro, el INTA presentó el efecto de los cultivos de cobertura sobre la erosión hídrica.

Este espacio fue elaborado por las ingenieras agrónomas, Julia Capurro y María José Dickie del INTA Cañada de Gómez.

Se muestran allí bandejas de escurrimiento con situaciones simuladas del manejo actual de los sistemas agrícolas puros y situaciones mejoradas con la inclusión de Avena sativa y Vicia sativa como cultivos de cobertura invernales.

Los cultivos de cobertura ayudan a evitar la erosión, debido a que su masa vegetal impide el impacto directo de la gota de lluvia sobre el suelo, frenando la destrucción de los agregados y reduciendo la velocidad de escurrimiento superficial del agua. La cobertura vegetal producida queda anclada al suelo y no será arrastrada junto a los sedimentos, como sucede con los residuos trozados por la cosechadora. Debajo de la superficie, sus raíces favorecen la cohesión y aireación del suelo y luego de su descomposición dejan conductos que facilitan el ingreso del agua a capas más profundas.  

Como resultado de la inclusión de cultivos de cobertura, se logra así una reducción drástica en las pérdidas de suelo y una merma significativa en el escurrimiento superficial, en definitiva se infiltra un porcentaje mayor de la lluvia aplicada.

En el stand se muestran también los escurrimientos que provienen de estas situaciones de manejo contrastantes, y así el público puede apreciar la importante cantidad de sedimentos escurridos en sistemas de monocultivo de soja, y la pronunciada disminución de estos en los sistemas mejorados con cultivos de cobertura.

Estos sedimentos están enriquecidos en nutrientes y materia orgánica y de esta forma los cultivos de cobertura, disminuyen las pérdidas de nitrógeno, fósforo y otros elementos esenciales para el crecimiento y producción de los cultivos agrícolas, favoreciendo el desarrollo de una agricultura sustentable.