Medidas para prevenir enfermedades de la canopia de la vid

Para mitigar el daño ocasionado por Oídio, Peronóspora y Podredumbre de los racimos, en cuanto a cantidad y calidad de la uva, es necesario implementar estrategias de manejo tendientes a disminuir el establecimiento y desarrollo de estas enfermedades.

La temporada 2015-16 se caracterizó por la presencia de abundantes lluvias y alta humedad. Estas condiciones ocasionaron un incremento en la incidencia y severidad de Peronóspora y Podredumbre de los racimos y provocaron, grandes pérdidas en la producción de uva.

Los patógenos causantes de estas enfermedades pueden pasar el invierno como micelio o estructuras de resistencia y constituir, si se producen condiciones favorables para su desarrollo, una importante fuente de inóculo inicial para el siguiente ciclo productivo.