Programa Nacional de Agua. Proyecto Específico (PE): “Desarrollo de herramientas fisiológicas para la mitigación del estrés abiótico en las plantas”

Investigadores del INTA en interacción con el CONICET y Universidades, trabajan en el desarrollo de estrategias que van desde el laboratorio al campo, para que las plantas resistan el estrés por sequía, salinidad y térmico, con mayor eficiencia y mejoras en los rendimientos.

El Proyecto “Desarrollo de Herramientas Fisiológicas” (*) está enmarcado en el Programa Nacional AGUA del INTA y tiene como objetivo responder al desafío que plantea el cambio climático sobre el estrés ambiental y su efecto en las disminuciones de rendimiento en los cultivos de interés económico para nuestro país.

 Los aportes que plantea el trabajo interinstitucional están orientados a brindar soluciones, tales como la identificación de genotipos tolerantes, junto con el desarrollo de modelos y estrategias sustentables, que ayuden a que las plantas resistan el estrés por sequía, salinidad o altas temperaturas con mayor eficiencia y mejoras en la producción de los cultivos.

 Este proyecto de investigación nació con la idea de vincular los conocimientos que se generan tanto en condiciones controladas de laboratorio como las obtenidas en situaciones reales a campo. Así lo entendieron el Coordinador del PN AGUA, Dr. Ing. Agr. Daniel Prieto y el Coordinador del Integrador el Ing. Agr. PhD Alberto Quiroga.

 Las acciones son coordinadas desde el Centro de Investigaciones Agropecuarias (CIAP) en el Instituto de Fisiología y Recursos Genéticos Vegetales (IFRGV) por la Dra. Celina Luna, quien agrega “los resultados obtenidos en las cámaras e invernáculos se validan junto con los eco fisiólogos en las Estaciones Experimentales en un proceso de integración de capacidades que resulta fundamental”.

 Para la selección de materiales tolerantes, en el IFRGV nos centramos en el estudio de los mecanismos fisiológicos relacionados con la tolerancia al estrés abiótico de soja y Panicum coloratum, entre otros, y hemos identificado marcadores bioquímicos del estrés oxidativo, sencillos y económicos de evaluar”, agrega la Dra. Luna.

 En las Estaciones Experimentales Agropecuarias (EEA) del INTA Manfredi y Marcos Juarez (ambas situadas en la provincia de Córdoba)  y en el Centro de Investigaciones de Castelar (Provincia de Buenos Aires) se realizan observaciones que validan los resultados en condiciones de campo.

 En las EEA  Balcarce (Buenos Aires), Rafaela (Santa fe), San Juan y Junín (Mendoza) se avanza implementando herramientas apropiadas para una adecuada caracterización fenotípica, utilizando una novedosa plataforma automática, bajo condiciones controladas, o realizando caracterizaciones a campo.

 Las respuestas fisiológicas y productivas de los cultivos de alfalfa, soja y maíz, entre otros, son sumamente útiles para los programas de mejoramiento de dichos cultivos.

 Otro de los estudios abarca estrategias sustentables en las simbiosis leguminosa-rizobios y hongos micorrícicos nativos de raíces de soja o con inóculos mixtos aislados de suelos de algarrobales y olivares. En esta oportunidad se está avanzando en el conocimiento de los mecanismos que favorecen la simbiosis y cómo esto podría traducirse en el aumento de los rindes.

 Respecto a las actividades vinculadas a la modelización, el proyecto avanza aplicando modelos para la evaluación de la sequía a nivel de cuencas hidrológica, o la determinación del impacto de la variabilidad espacial de siembra en maíz, entre otros. Además, cabe destacar que el proyecto aporta a la capacitación y formación de recursos humanos, para lo cual se prevé en 2016 poner en marcha el curso:” MODELOS DE SIMULACIÓN DE CULTIVOS – Utilización del modelo DSSAT y Aqua Crop de FAO en la toma de decisiones”.

 Según nos explica el Dr. Daniel Prieto “la utilización de los modelos de cultivos no solo integrará los conocimientos básicos surgidos de este proyecto con herramientas de gestión, sino que será el puente articulador entre las actividades de campo que realizan otros Proyectos Específicos del PN AGUA, tanto en producciones de secano como de riego (*), aportando a uno de principales problemas agro-hidrológicos con una mirada sistémica e integradora. 

 El Ing. Alberto Quiroga señala: “Existen situaciones que requieren integrar conocimientos disciplinarios, para afrontar problemáticas complejas que condicionan la eficiencia de uso del agua. Así, además de las situaciones de estrés por el cambio climático, se suman los cambios que están generando los sistemas de producción sobre la condición física de los suelos: disminución del aporte de residuos y materia orgánica, pérdida de estabilidad estructural, de macroporosidad, con una menor infiltración que limita la captación, almacenaje y el uso del agua. También, se comprueban casos donde el mayor uso de las fuentes de agua está afectando su calidad, comprobándose efectos negativos sobre suelo y cultivos hortícolas por incrementos del potencial osmótico”.” No caben dudas, agrega Quiroga “que aquí será necesario trabajar en conjunto entre los diversos proyectos (*´) para elaborar estrategias de manejo desde las interacciones genotipo-ambiente-manejo que mitiguen estos efectos”.

 En el PE Desarrollo de Herramientas Fisiológicas “hemos entendido que no hay límites entre lo básico del conocimiento y lo aplicado, sabemos que la unidad hace la fuerza, y trabajamos con la meta de integrar lo que se hace en el laboratorio con el campo”, concluye la Dra. Luna.

 

Contacto: Dra. Celina Luna, luna.celina@inta.gob.ar

 

(*)PE 1133032

(*´) PE 1133033; 1133034; 1133041; 1133042