Toma de decisiones estructuradas para el manejo adaptativo de recursos naturales y problemas ambientales en ecosistemas productivos

En este libro el lector encontrará los principales conceptos que lo acercan a la metodología de "Toma de decisiones estructuradas para el manejo adaptativo" y algunos estudios de casos en Argentina desde este enfoque. La mencionada metodología viene cosechando muy buenos resultados en varios países del mundo para el abordaje de problemas en el manejo de recursos naturales.

El manejo de los recursos naturales y los problemas ambientales que ocurren en los ecosistemas, está cruzado por una creciente complejidad e incertidumbre asociada a factores naturales y a otros derivados de las mismas decisiones humanas que se timan en complejas configuraciones de factores sociales, políticas y económicas que las atraviesas. Esas matrices de complejas interacciones se expresan de modo muy diferente según las escalas en que se miren los procesos socio ambientales de interés, ya sea en su dimensión espacial (con particularidades estructurales y jurisdiccionales) como en la temporal.

En este contexto, es creciente el reconocimiento de la necesidad de abordar el manejo de los recursos naturales y problemas ambientales en los sistemas productivos (uso sostenible, manejo de plagas, contaminación, desertificación, degradación, etc.) con nuevos enfoques que logren articular la ciencia, la práctica y el consenso social.

En este libro, presentaremos una forma de estructurar las decisiones para trabajar en problemas de gestión o manejo de recursos naturales y problemas ambientales en el contexto de la producción agropecuaria y forestal conocido como toma de decisiones estructuradas (TDE). TDE consiste en aplicar un pensamiento sistemático donde luego de definir el problema cuidadosamente se trata de conectar decisiones con objetivos (ver capítulo 2) mediante la construcción de modelos que ayuden a predecir el comportamiento del sistema ante cada decisión alternativa, evaluando sus consecuencias, permitiendo en última instancia tomar las decisiones óptimas para alcanzar el o los objetivos planteados (ver capítulo 3 y 4). Esta herramienta requiere de la cuantificación de las consecuencias de cada decisión sobre los objetivos, para evaluar los compromisos o ‘tradeoffs’. En ocasiones, puede ser de utilidad cuantificar el valor de los recursos naturales, utilizando técnicas de economía ambiental (capítulo 5).

Gregory y Failing (2012) consideran que el propósito principal de la TDE es ayudar e informar a los tomadores de decisión acerca de las mejores decisiones, en lugar de prescribir una solución. Éste enfoque está basado en la teoría de la decisión, adaptado a necesidades prácticas y restricciones que enfrentan los decisores operando en el mundo real. Estos autores definen a la TDE como la aplicación colaborativa y facilitada de decisiones que responden por lo general a múltiples objetivos y métodos de deliberación grupal para manejar problemas ambientales y políticas públicas. Esto se hace combinando métodos analíticos derivados del análisis de decisión y la ecología aplicada incorporando puntos de vista, dinámicas de grupos y la teoría y práctica de negociación. TDE brinda el marco conceptual para articular “ciencia” con “práctica”, en un marco de normas y políticas para la gestión de los recursos naturales.

El proceso de TDE es un abordaje organizado, inclusivo y transparente para entender problemas complejos, generando y evaluando alternativas creativas. Esto se funda en la idea que las buenas decisiones están basadas en el entendimiento profundo de los valores y las consecuencias.

Como todo proceso grupal, requiere poner especial atención a los desafíos y dificultades que enfrenta la gente al trabajar juntos en problemas donde existe la subjetividad, generando carga emocional y dificultades técnicas, sesgos personales y sectoriales, con posiciones encontradas o contrapuestas, dificultades de dinámica grupal y de comunicación. Las diferencias de valores y controversias serán inevitables en todos los casos, por lo cual, el proceso de TDE requiere de mecanismos de transparencia y compatibilización de valores e intereses para llegar a acuerdos consensuados y objetivos.

Manejo Adaptativo de Recursos Naturales o Problemas ambientales

El manejo adaptativo es un abordaje sistemático para mejorar el manejo ambiental y construir conocimiento sobre la base de los resultados del manejo.

Aquí, cuando hablamos de manejo nos referimos tanto al manejo de recursos naturales como a la gestión de recursos y cualquier otra acción que afecte un objetivo de conservación. Existen varios enfoques de manejo adaptativo, todos reconocen la importancia del aprendizaje para mejorar las decisiones, pero varían en el énfasis que ponen entre el aprendizaje y el manejo. El enfoque que hemos adoptado en este libro, también llamado decisión-teórico considera al manejo adaptativo como un tipo de toma de decisiones estructuradas donde la decisión es iterada en el tiempo, permitiendo el aprendizaje sobre decisiones anteriores para mejorar las decisiones futuras. En este enfoque se le da importancia al manejo también, donde se quiere evitar que el manejo sea experimental. Dentro de este enfoque también hay variantes (ver Capítulo 4), como el manejo adaptativo pasivo (donde el énfasis está en el manejo y el aprendizaje es una consecuencia), y el activo (similar énfasis en manejo y aprendizaje). Además, en este proceso iterativo, se reconoce la incertidumbre de los resultados de una acción seleccionada, por lo cual podría ocurrir que un resultado sea diferente al esperado. Así, la siguiente decisión depende del resultado real y no del esperado.

Publicado en:
Ediciones INTA