Avances y resultados en el 4º Congreso Argentino de Fitopatología.

“Trabajar en equipo organiza el trabajo y multiplica los resultados” fue el lema que guió el 4to Congreso Argentino de Fitopatología realizado del 19 al 21 de abril en la ciudad de Mendoza.

Viernes, 19 Mayo, 2017

El congreso reflejó el interés porestrechar relaciones, construir puentes que permitan acercar grupos de trabajo, instituciones nacionales e internacionales ligadas a la disciplina, así como generar conocimientos y saberes, que serán de gran utilidad en la construcción de nuevos paradigmas.

En concordancia con el lema del congreso, el cual apunta al trabajo en equipo, se debe destacar la conformación de la Comisión de Estudio de Fungicidas en Argentina (CEFA), la cual fue creada para poder dar respuestas a la creciente preocupación vinculada al manejo de fungicidas y las consecuencias en su mal uso. La comisión, de  carácter técnico, científico y académico, tendrá por objetivo el estudio permanente de los fungicidas, su uso correcto y el seguimiento de la evolución de la sensibilidad de los patógenos. Esta comisión está integrada por representantes de la Asociación de Fitopatólogos, el INTA, Universidades y Asociación de ingenieros, entre otros.

En tanto que, el espacio del congreso fue el ámbito propicio para que los profesionales pudieran compartir las producciones científicas y avances en las temáticas relacionadas a la fitopatología, y debatir acerca de los progresos y las dificultades afines a la práctica de la disciplina. En este sentido, profesionales del INTA Concordia presentaron dos trabajos de investigación relacionados a la problemática de la mancha marrón en mandarinas en la región de la costa del río Uruguay, bajo los títulos “Estrategia de control químico de mancha marrón (Alternaria alternata) en mandarina Nova basada en información generada por el sistema FruTIC- INTA” y “Determinación de residuos de cobre en follaje bajo un programa de control químico de mancha marrón de las mandarinas. Estos trabajos presentados, son el resultado de años de experiencias adaptativas en lotes de mandarina con alta incidencia y severidad de la enfermedad, en los que se ha tratado de encontrar las mejores estrategias de control químico, basadas en el seguimiento de algunas variables del cultivo (% de brotes iniciales y frutos), del agente causal (nivel indirecto semanal del inóculo), de las condiciones ambientales,  como parte del Manejo Integrado bajo una agricultura sustentable.