El Escarificador para labranza en franjas del INTA, uno de los ganadores de Innovar 2016

Es una herramienta que simplifica la tarea, reduce el consumo de combustible y contribuye a evitar el avance de la degradación del suelo.

Lunes, 31 Octubre, 2016

El Escarificador para labranza profunda en franjas y fertilización en bandas localizadas para caña de azúcar, diseñado y desarrollado por el Laboratorio de Terramecánica e Implantación de Cultivos del Instituto de Ingeniería Rural (IIR-CIA) y probado a campo en la Estación Experimental Agropecuaria Famaillá del INTA, fue uno de los proyectos ganadores del 12° Concurso Nacional de Innovaciones – INNOVAR 2016, organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT), en la categoría Agroindustria.

Compitiendo con 1.500 proyectos de investigadores, estudiantes universitarios y pequeñas y medianas empresas de todo el país, el diseño del INTA ganó un premio en este concurso que busca estimular la transferencia de conocimiento y tecnología a través de proyectos que promuevan la innovación y la mejora en la calidad de vida de la sociedad, además de posibilitar la comercialización e inserción en el mercado productivo en los órdenes nacional e internacional.

El prototipo, que se encuentra en etapa de desarrollo del modelo comercial, es una herramienta que reemplaza cuatro laboreos, simplificando esta tarea; reduce el consumo de combustible en más de 40 litros de gasoil, lo que equivale a U$S 100, por hectárea implantada; y contribuye a evitar el avance de la degradación del suelo.

En este sentido, el investigador Omar Tesouro, responsable del citado Laboratorio, explica cómo funciona y cuáles son los beneficios de este desarrollo institucional.

 

¿Cómo se inició la investigación que dio como resultado este desarrollo?

Un estudio sobre el requerimiento energético de las labores utilizadas en el cultivo de la caña indicaba que la demanda de energía superaba fácilmente a la esperada y eso se debía, en gran parte, al estado de degradación que presentan los suelos del área cañera. Así, comenzamos a investigar el desarrollo de un sistema de manejo que resultara menos agresivo para el suelo y que, además, permitiese reducir el consumo de combustible en la implantación de la caña.

 

¿Cómo funciona el escarificador para labranza?

Es un aparato que permite implantar el cultivo con una técnica intermedia entre la labranza convencional y la siembra directa. Lo que hace es roturar franjas de suelo sin remover el espacio entre ellas, para luego proceder al surcado y la plantación de la caña, logrando un ahorro significativo en los costos. Es decir, al no alterar los entresurcos, el suelo es más resistente al tránsito, que es uno de los principales factores de degradación del suelo.

 

¿Cuáles son los beneficios en términos económicos y de sustentabilidad?

La máquina logra sustituir cuatro labores del método convencional de plantación –dos pasadas de rastra excéntrica y dos de subsolador– con lo que se reduce la intensidad del laboreo.

Al calcular la diferencia en el costo operativo, estimamos que la reducción es de U$S 100 por hectárea implantada, aproximadamente, ya que se tendrían menos máquinas y se requerirían tractores de menor potencia. Hablamos de un ahorro anual de alrededor de $40 M en combustible para el sector, según información recabada a campo por técnicos del INTA Famaillá.

 

¿Se encuentra en proceso de desarrollo el modelo comercial?

Esta en marcha el proceso de patentamiento y trabajamos en el desarrollo de un prototipo comercial. El objetivo inmediato es que el prototipo pueda preparar dos o tres surcos en forma simultánea en lugar de uno. Además, en el marco del Programa Nacional de Cultivos Industriales del INTA, ya piensan en aplicar esta técnica –con algunas variantes– en otros cultivos industriales.

 

Para más información...:

Mario Omar Tesouro

Instituto de Ingeniería Rural

tesouro.omar@inta.gob.ar