Explorando la potencialidad económica de los plantaciones dendroenergéticas en Argentina

En el marco del proyecto Probiomasa –impulsado por el Ministerio de Agroindustria y el de Energía y Minería de la Nación–, el INTA y la FAO firmaron una carta acuerdo para avanzar en la Segunda Etapa del “Análisis de la viabilidad de las plantaciones dendroenergeticas en Argentina”

Miércoles, 28 Junio, 2017

En estos momentos el INTA tiene a su cargo el análisis de la factibilidad económico-financiero y social de la las plantaciones dendroenergéticas, indicó la Dra Karina Casellas, Directora del Instituto de Economía (IE) del INTA y coordinadora de esta segunda etapa. Remarcó que “la complementariedad de las capacidades institucionales resultan claves para el logro del objetivo de esta etapa; por ello, la inserción territorial de los técnicos de las unidades del INTA que se desempeñan en silvicultura de bosques cultivados nos garantiza contar con la información económica de base para llevar adelante el análisis de regiones tan diversas y lejanas”, indicó Casellas. El equipo que coordina se integra de profesionales del IE y de las unidades del INTA Delta, Montecarlo, Concordia, Pergamino, Oliveros, Bella Vista, Sáenz Peña, Yuto, Famailla, Tandil y el CIRN. Además de los técnicos del INTA, en algunas unidades intervienen profesionales del Ministerio de Agroindustria. 

Las regiones incluidas en el análisis actual surgieron de una evaluación y priorización realizada en la primera etapa del convenio INTA-FAO, realizada en el año 2015. Es esa oportunidad, un grupo de trabajo del PN Forestales analizó la factibilidad técnica y ambiental de las plantaciones dendroenergeticas para varias ecorregiones. A partir de allí se priorizó las regiones Mesopotamia, Pampeana, NOA, Central y Delta. 

También, como parte del acuerdo, el Instituto de Suelos del INTA de Castelar diagramará un mapa en el que se pueda visualizar las regiones forestales con potencial para establecer plantaciones dendroergeticas y también mapas indicativos, por región, con las tierras aptas para las especies propuestas y su productividad. Para elaborar esta cartografía se tomará como base los criterios de elegibilidad establecidos en la primer etapa: 1) ambientes con precipitaciones mayores a 800 mm anuales y balance hídrico positivo  2) suelos con capacidad de uso no agrícola 3) exclusión de las áreas catalogadas como rojas y amarillas en base a la ley de OTBN 4) exclusión de las áreas referidas como áreas naturales protegidas. La Dra Fabiana Navarro del Instituto de suelos y su equipo de SIG, conjuntamente con la Ing Ana Maria Lupi  tendrán a su cargo este trabajo tomando como base la cartografía digital de suelo de la República Argentina escala 1:500.000.