Jornadas de actualización hortícola 2016

El programa amplio y variado de actividades brindó, durante las dos jornadas del 14 y 15 de diciembre, disertaciones, recorridas por el campo experimental y visita a los stands de las empresas que auspiciaron el evento.

Martes, 27 Diciembre, 2016

El temario general abarcó diferentes aspectos en torno a los cultivos de cebolla, ajo, zapallo, frutilla, papa, quinua y cultivos protegidos con especial énfasis en las producciones tradicionales y las alternativas en el Valle Bonaerense del Río Colorado (VBRC) con el objetivo de acercarle al sector hortícola  innovación tecnológica, información sobre los cultivos y sobre los principales centros de producción.

Para el desarrollo de cada tema, se contó con la presencia de profesionales referentes del INTA y de otras organizaciones,  tanto locales como de otras partes del país.

Primer día: siembra directa, ajo, cebolla, papa, frutilla, cultivos protegidos y energías renovables

Luego de la apertura a cargo de Miguel Ángel Cantamutto director del INTA H. Ascasubi,  José Luis Tedesco, director adjunto de Agricultura Certificada Comisión Directiva de Aapresid (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa) presentó las herramientas potenciales para una agricultura sustentable, uno de los pilares de su organización y cuya misión surge a partir del interés en la conservación del suelo impulsando la difusión del nuevo paradigma agrícola basado en la siembra directa (SD). También se refirió al Programa de Agricultura Certificada y en este marco informó sobre el sistema de gestión de calidad específico para esquemas de producción en SD, que Aapresid propicia y difunde y que está en vigencia a través de la norma IRAM 14.130 “Buenas prácticas para labores agrícolas”. Esta norma permite no sólo generar un ordenamiento y un manual de procedimientos para la actividad sino también fomentar la implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas.

El cultivo de ajo fue ampliamente desarrollado por Aldo López del INTA La Consulta, coordinador del Módulo ajo del proyecto de hortalizas pesadas del INTA, quien brindó información actualizada del cultivo en Mendoza, primera provincia productora del país. Además de las prácticas básicas de manejo, mencionó diversos aspectos de los tipos comerciales de ajo más utilizados y también se refirió a la situación del mercado. La superficie ajera mendocina de 2016 fue de aproximadamente 9300 hectáreas, de las cuales el 59% corresponde al tipo morado, el 31% al tipo colorado y el resto a otros tipos. Brasil es el principal destino de las exportaciones, con una marcada tendencia creciente en los últimos años por sobre otros destinos, situación que genera una alarma para el sector. 

La producción de cebolla en la Argentina fue presentada por Carolina Bellaccomo del INTA H. Ascasubi, coordinadora del Módulo cebolla del proyecto del INTA. Se mostraron las diferentes zonas de producción con sus principales características, las problemáticas que afectan al cultivo y también se plantearon las innovaciones tecnológicas del sector. Un ejemplo de esto se refleja en el trabajo que desarrolla el INTA H. Ascasubi hace más de 5 años, en relación a la SD de hortalizas sobre diferentes tipos de coberturas. La presentación de los inicios de estos trabajos estuvo a cargo de Verónica Caracotche, quien comentó cómo se empezó a desarrollar esta tecnología para el cultivo de la cebolla, con la colaboración de la cátedra de Mecánica y Maquinaria Agrícola del Dpto. de Agronomía de la Universidad Nacional del Sur y el apoyo del productor Diego Sensini. Posteriormente, Juan Pablo D’Amico del  INTA H. Ascasubi completó la presentación con los trabajos actuales sobre los cultivos de ajo y zapallo; las ventajas potenciales de su implementación y los nuevos desafíos. Luego los asistentes concurrieron al campo experimental a observar los ensayos.  

Las novedades tecnológicas sobre la producción de papa fue la disertación a cargo de Marcelo Huarte del INTA Balcarce, referente del cultivo a nivel nacional e internacional. Su exposición incluyó variada información sobre cambios varietales, cultivos protegidos, servicios para la toma de decisiones (fertilización, riego, control de enfermedades), tendencias en mecanización, tecnología de semilla y de mercadeo.

Enrique Adlercreutz del INTA Mar del Plata fue quien presentó información básica sobre el manejo integrado en cultivos protegidos, resaltando que este manejo se basa en prevenir, utilizando variedades resistentes, rotaciones, tratamientos preventivos, ajustando riegos y fertilizaciones; monitorear, evaluando presencia de plagas/enemigos naturales y de enfermedades/condiciones predisponentes; intervenir sólo si es necesario, con el método menos perjudicial y amigable con el ambiente. También expuso sobre el manejo del cultivo de frutilla en el cinturón hortícola de Mar del Plata. Destacó la producción argentina con precios e ingresos mensuales al Mercado Central de Buenos Aires, así cómo lograr una buena implantación del cultivo, sus costos directos y margen bruto.

Edurne Battista y Fernando Ocampo, del Instituto de Investigación y Desarrollo para la Agricultura Familiar (IPAF) Región Pampeana, expusieron las líneas de trabajo en relación a las energías renovables, presentaron un trabajo desarrollado en conjunto con el INTA H. Ascasubi sobre el dimensionamiento de un sistema de generación fotovoltaico para el riego de cebolla en el VBRC. También participaron alumnos de diseño industrial, quienes tuvieron la posibilidad de intercambiar ideas e inquietudes con actores locales, sobre sus proyectos de diseño aplicados al cultivo de cebolla.

 

Segundo día:  riego por goteo subterráneo, zapallo, enfermedades, calidad de semillas, fertilización, quinua, cultivos protegidos y aplicación “Criollo”

Comenzó con la presentación del convenio de asistencia y colaboración técnica entre INTA, Netafim y la empresa Agro Luro SRL de Pedro Luro. Patricio Varela de INTA H. Ascasubi, comentó los objetivos del convenio que apunta básicamente a obtener información local de riego por goteo subterráneo en el VBRC y difundir la tecnología al sector productivo. Para estos fines, se estableció un módulo demostrativo en el INTA H. Ascasubi que cuenta con los primeros resultados de un ciclo de producción con cultivos de maíz, cebolla, girasol semilla y zapallo anco. El esquema plantea la totalidad de sus cultivos con la tecnología de la SD. Además de los resultados del primer año, se describió la tecnología desarrollada para el enterrado de cintas, el armado del equipo de riego y las eficiencias de uso de agua en cada cultivo, comparadas con los riegos tradicionales. El caso más destacado es el del cultivo de zapallo, cuya eficiencia es ocho veces superior al riego gravitacional comúnmente utilizado.

Pedro Della Gaspera de INTA La Consulta, coordinador del Módulo Zapallo del Proyecto de INTA, realizó una detallada descripción del manejo del cultivo, los diferentes cultivares de INTA e información actualizada de mercado. En Argentina se siembran alrededor de 22 mil hectáreas de zapallo tipo Anco, la provincia de mayor superficie es Santiago del Estero, seguida por Formosa y muy próxima se ubica Mendoza. Buenos Aires ocupa el quinto lugar en superficie. Mendoza y Buenos Aires abastecen con 65 mil toneladas al MCBA que equivale al 16% de la producción nacional. El resto se comercializa en otros mercados concentradores del país, acopiadores e hipermercados.

Posteriormente, Juan Pablo D’Amico presentó las experiencias desarrolladas en el campo experimental en relación a la SD de zapallo anco sobre un rastrojo de maíz y la intersiembra de zapallo tetsukabuto en trigo, con resultados de análisis de eficiencias de uso de los diferentes recursos involucrados. Estas experiencias resultan inéditas en el país, con resultados a la vista muy promisorios, principalmente para las rotaciones que se plantean en la región.

Malvina Zazzeta del área de fitopatología del INTA H Ascasubi expuso las enfermedades de mayor relevancia para los cultivos de cebolla, frutilla y zapallo que se producen en el VBRC; con énfasis en las acciones llevadas a cabo en relación a la producción de cebolla y la podredumbre blanda de cuello, principal preocupación del sector. A su vez, comentó la importancia del buen diagnóstico y la posibilidad de los productores de la región de acercarse al laboratorio del INTA ante cualquier consulta. 

Luego los asistentes concurrieron a visitar los ensayos de riego por goteo subterráneo del convenio INTA - Netafim - Agro Luro y el módulo de producción de frutillas. En esta última escala, Andrea Mairosser de INTA H. Ascasubi comentó las líneas de investigación actuales para el cultivo de frutilla, que tienen que ver con diferentes métodos y productos para la desinfección del suelo en dos variedades. Los hongos de suelo que causan podredumbre de raíz y corona constituyen la primera problemática del cultivo en la zona, especialmente en algunos cultivares y en lotes sin tratamientos previos.

Entre otros aspectos de manejo en el cultivo de cebolla, se abarcaron dos temas muy importantes como son la calidad de la semilla y la fertilización nitrogenada. Para el primero, Juan Pablo Renzi, responsable del laboratorio de análisis de semillas de INTA H. Ascasubi, presentó un informe actualmente publicado, sobre la calidad de la semilla de cebolla utilizada en el VBRC.  Como principales consideraciones, en el momento de adquisición de la semilla, se aconseja siempre que el proveedor sea confiable para asegurar la calidad genética, observar el rótulo de la bolsa y en caso de llevar una muestra al laboratorio, hacerlo dos a tres semanas antes de la siembra para tener el tiempo necesario de análisis y el resultado antes de utilizar la semilla. Con respecto a los lugares de almacenamiento de la semilla, de los estudios realizados se obtuvo que en cámara fría (lugar con temperaturas menores a 10°C) es posible almacenar semilla de cebolla solamente un año para las del tipo “tempranas” y hasta dos años para las “tardías”.

En relación a la fertilización nitrogenada, Luciano Orden presentó trabajos realizados con la empresa Profertil, donde se compara el rendimiento del cultivo de cebolla con distintas fuentes nitrogenadas, momentos y dosis de nitrógeno (N).  Es importante remarcar la importancia de este aspecto que influye directamente en el rendimiento del cultivo. En este sentido, también mostró los resultados de ensayos de evaluación de pérdida de N por volatilización en forma de gas amoníaco, que confirman la necesidad de incorporación mecánica de la urea granulada, para disminuir estas pérdidas.

Julio Rivas del INTA H. Ascasubi hizo una presentación muy completa y detallada del cultivo de quinua, que se plantea como una alternativa productiva más que interesante para el VBRC. Con importantes propiedades nutricionales, la quinua puede cultivarse con excelentes resultados en la región. Existen variedades “domesticadas” aptas para la cosecha directa mecanizada y se dispone de información técnica desarrollada como época de siembra, densidad, distanciamiento entre hileras, manejo de plagas y enfermedades y mecanización de siembra y cosecha. Se han probado localmente diferentes variedades con rendimientos en bruto que rondan los 2600 kilos por hectárea.

Rolando Anze del INTA H. Ascasubi comentó sobre el incremento paulatino en superficie de cultivos bajo cubierta y número de productores en el VBRC.  Existen aproximadamente 20 hectáreas en la zona, repartidas entre 20 productores. La producción bajo cubierta se centraliza en la localidad de Pedro Luro y los últimos 3 años se expandió a Juan A. Pradere e Hilario Ascasubi. En general la producción tiene un bajo grado de tecnificación. El modelo de invernáculo más usado es el de tipo capilla con techo a dos aguas. La comercialización se realiza en forma local y en los mercados de Bahía Blanca y Viedma-Patagones. Por último, presentó los aspectos a tener en cuenta para la construcción de invernaderos en la zona.  

En la última exposición de la jornada Juan Pablo D´Amico presentó la aplicación para celulares Criollo. Se trata de un desarrollo realizado en el INTA H. Ascasubi que permite calibrar y verificar pulverizadoras usando el dispositivo móvil.

El INTA H. Ascasubi agradece a todos los auspiciantes: Agronomía Malizia, Semillas Supercampo de R. Posleman, Nunhems, Netafim, Agro Luro SRL, Verdeos e Insumos Agropecuarios SRL, Agro Distribuciones Calbete SRL, Máquinas agrícolas El Pato,  Stoller, Semillas Ernesto Ferrer y Diego Sensini, Máquinas Agrícolas Mamaní, Semillera Alas, Agridea SRL, John Deere –Navarro SA, Alltec bio, Profertil, ASAHO y la participación de AAPRESID e IPAF Región Pampeana.