Taller de estrés abiótico en forrajeras.

El próximo 15 y 16 de Agosto se llevará a cabo en la ciudad de Rafaela, el primer Taller de estrés abiótico en forrajeras: "Desde el territorio hasta lo molecular", organizado por la EEA Rafaela y el Instituto de Fisiología y Recursos Genéticos Vegetales (IFRGV), y con el apoyo del Gobierno de la Provincia de Santa Fé.

Miércoles, 9 Agosto, 2017
Karina Grunberg y Celina Luna

Surge en el marco de dos Programas Nacionales: PN de Producción Animal: “Desarrollo de cultivares superiores de especies forrajeras para sistemas ganaderos y agrícolo-ganaderos de la Argentina” y PN Agua: “Herramientas para la mitigación del estrés abiótico”, las responsables  de dicho taller son las Doctoras Maria Andrea Tomas y Karina Grunberg.

¿Cómo surge la iniciativa de éste taller?

Celina Luna: Este taller surge frente al desafío de lograr una interacción entre dos programas nacionales: el Programa Nacional Agua y el Programa Nacional de Producción Animal, uniendo dos visiones desde dos proyectos específicos: el PE 1133032, que busca desarrollar estrategias fisiológicas para la mitigación de los estreses abióticos en las plantas. Como coordinadora de este PE, quiero resaltar que esta visión incluye a muchos grupos de trabajo en el IFRGV, donde estudiamos  los mecanismos fisiológicos relacionados con la tolerancia al estrés abiótico, y de allí, obtenemos criterios de selección útiles en programas de mejoramiento,  para identificar genotipos tolerantes. El otro PE 1126072 se ocupa y entiende  de todo lo que hace al mejoramiento en especies forrajeras. Con éste taller hemos encontrado la posibilidad de entablar un diálogo entre fisiólogos, eco-fisiólogos y mejoradores. Queremos aprovechar los atributos que cada grupo tiene y ponerlos al servicio de un producto mejorado.

¿Cuáles son los distintos tipos de estreses abióticos y cómo cree que éste taller va a ayudar a mitigar los efectos de los mismos?

Karina Grunberg: Fundamentalmente tenemos estreses del tipo edafo-climáticos, aquellos que involucran a suelos salinos, salino-sódicos, alcalinos, o por anegamiento, por sequía, o por estrés térmico (altas y bajas temperaturas), entre otros. La idea es que surjan acciones combinadas entre aquellos que conocen de técnica, que saben que un determinado mecanismo está involucrado directamente en un estrés y otras personas que saben cuantificar ese estrés en forma directa en el campo, y puedan observar si realmente está produciendo las pérdidas por determinado estrés. La idea es que aprendamos a tener un lenguaje común y que sepamos poder volcar el conocimiento en respuestas.

¿Cuáles son las expectativas del taller?

KG: Primero, conocernos, los que estamos actuando en la temática, con técnicos e investigadores del INTA y gente del territorio (productores), como algo integrado, y que podamos ver como aportar conocimientos unos a otros, y luego estar conectados para poder seguir articulando, para que cuando pensemos el mejoramiento o el estudio fisiológico, lo hagamos dándole un contexto y no pensando en problemas aislados.

 

CL: Es interesante considerar al conocimiento como un valor agregado, de ésta forma el conocimiento se convierte en una herramienta. Para nosotros que trabajamos en condiciones controladas, las interacciones que se darán en este taller son un cable a tierra, y  es sumamente enriquecedor poder interactuar, poder conocernos y lograr un trabajo conjunto.

Para más información...: