Inicio

Roberto Oscar, Michelena

Se graduó de Ingeniero Agrónomo en el año 1970 en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. Obtuvo su maestría en Manejo de Cuencas Hidrográficas en la Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela en el año 1984. Dirije la maestría en Manejo Integral de Cuencas Hidrográficas en UNLaP desde el 2005. Ejerce la docencia en la Universidad Nacional de La Plata, materia: Manejo Integral de Cuencas Hidrográficas. Y en la Universidad de Morón: Manejo y Conservación de Suelos.

Coordinación de Proyectos I+D

Participación en Proyectos I+D

Contenidos publicados en el sitio

Los antecedentes que aquí se comentan de la tecnología de abonos verdes, para el área agrícola noreste del Chaco, serían importantes en aspectos productivos, económicos, de sostenibilidad, etc., por lo que, tomados y estudiados por el sector de investigación de la Institución, se podría avanzar en estos aspectos.

El proceso de “agriculturización” es el uso creciente y continuo de las tierras para cultivos agrícolas en lugar de usos ganaderos o mixtos. También se asocia a cambios tecnológicos, intensificación ganadera, expansión de la frontera agropecuaria hacia regiones extra-pampeanas y la tendencia de la agricultura hacia el desarrollo de producciones orientadas al monocultivo (principalmente soja o la combinación trigo-soja).

El balance de nutrientes esenciales para las plantas, depende de las entradas y salidas del sistema en estudio. Smailing y Oenema 1998, propusieron un modelo denominado “black Box” para realizar balances en cultivos agrícolas. Las principales entradas son la fertilización, la mineralización de la materia orgánica, aportes por fijación biológica, aportes por descomposición de rastrojos y deposición atmosférica; mientras que las principales salidas del sistema se producen por exportación de nutrientes en grano, lixiviación y pérdidas debidas procesos de erosión.

Emilia RIVERO

El manejo y aprovechamiento del agua de lluvia en la tierras de secano (sin riego) es muy importante, considerando que 1 mm. de lluvia equivale a 1 lt/m2 o 100.000 litros por hectárea. En el aprovechamiento del agua de lluvia deben considerarse distintas etapas: captación, almacenamiento, conservación y uso eficiente.

El trabajo tiene en cuenta la aplicación, por primera vez en el país, de la Ecuación de Degradación propuesta por los autores. Esta ecuación vincula el relieve y el tipo y uso del suelo, con su estado de degradación mediante parámetros físicos y químicos, indicadores de su nivel de degradación.

Fernando A. Vavruska
Alberto Pittaluga

Manual elaborado en el Marco del Proyecto AEGA 224012 del INTA. En él se incluyen protocolos de análisis y determinaciones de campo para la caracterización física hídrica del suelo, tales como infiltración (simulador de lluvia, anillo simple), escurrimiento (simulador de lluvia), perfil de humedad, índice de erosión (simulador de lluvia), índice de sellado, retención de humedad, humedad gravimétrica, estabilidad de agregados, resistencia mecánica a la penetración y densidad aparente.

La degradación del suelo son todos aquellos procesos que producen la disminución parcial ó total de su capacidad productiva ó salud, afectando sus propiedades físicas, químicas y biológicas. La degradación del suelo puede considerarse como la enfermedad que afecta de distintas maneras a la salud del mismo.

Páginas