Alternativas tecnológicas innovativas para la aplicación de fitosanitarios.

Proyecto Específico Cartera 2009 - 2012
Resumen Ejecutivo

El control químico desempeña actualmente un papel preponderante en la protección de las cosechas. La generalización de este método, en detrimento de los controles biológicos y culturales, obedece a dos motivos fundamentales: la rapidez con la cual son llevadas a cabo las aplicaciones y a que es posible luchar contra prácticamente la totalidad de las plagas, debido a la gran cantidad de fitoterápicos a precios razonables que ofrece el mercado.
Sin embargo, el verdadero costo de un tratamiento químico supera ampliamente, en la casi totalidad de los casos, a la erogación necesaria para realizarlo. Pueden hallarse numerosos antecedentes de daños provocados a cultivos sensibles no objetivo, enfermedades profesionales de los operadores de máquinas pulverizadoras, aparición de resistencia específica, presencia de contaminantes en suelos, en cursos de agua superficial y subterránea y en los productos primarios obtenidos de la actividad agropecuaria, los cuales afectan la salud de las personas y comprometen seriamente la perdurabilidad del ambiente, ocasionando un perjuicio económico muy difícil de cuantificar.
En el contexto actual, quizás no sea posible retrotraerse a planteos productivos que utilizan bajos niveles de insumos y obtienen menores rendimientos, pero tampoco resulta racional continuar con un uso inadecuado de aquellos que conlleva a la obtención de alimentos a costa de la degradación de los agroecosistemas.
Surge entonces la necesidad de generar, difundir y emplear tecnología a fin de optimizar la utilización de los recursos disponibles para la producción. En el caso específico de la terapia química, el aumento en la eficiencia de aplicación de los plaguicidas implica lograr un mayor depósito del total de la mezcla pulverizada en el blanco a controlar y por ende reducir las dosis y la cantidad de tratamientos en el ciclo completo del cultivo, minimizando los indeseables efectos colaterales. Para alcanzar dicho incremento de eficiencia debe disponerse de técnicas de aplicación probadas y adaptadas a nuestras condiciones productivas, de un parque de equipos de distribución terrestre y aérea que resulte un medio válido para llevar a cabo los tratamientos y de operarios y responsables, involucrados en este proceso, con los conocimientos necesarios para alcanzar tal objetivo. El cumplimiento de estos requisitos constituye el primer propósito del presente Proyecto. Se espera que a partir de su realización pueda contribuirse al desarrollo de herramientas y conocimientos que mejoren la calidad de la distribución de fitosanitarios sobre los principales cultivos extensivos.