Contribución al aumento de la competitividad de la olivicultura regional en un marco de equidad y sostenibilidad.

Proyecto Regional Cartera 2009 - 2012
Resumen Ejecutivo

La principal producción de aceite de oliva a nivel mundial se concentra en los países de la cuenca del mediterráneo. Sin embargo, en los últimos años se ha comenzado a expandir la “olivicultura intensiva” en países extracomunitarios, siendo Argentina y Australia los principales referentes internacionales. En sintonía con la dinámica del mercado mundial, en los últimos 15 años, la actividad olivícola argentina creció notablemente, alcanzando al día de hoy aproximadamente las 90.0000 ha., afianzándose como el principal productor de aceitunas y elaborador de aceite de oliva del Hemisferio Sur. En la región Cuyo, a través de un programa de promoción de inversiones, se implantaron en ese período aproximadamente 10.000 y 15.000 has en Mendoza y San Juan, respectivamente. La transformación implicó una nueva distribución territorial de los olivares, aumento de la superficie cultivada, la intensificación de los montes, la adopción de tecnología moderna, la reconversión varietal y la instalación de un gran número de plantas elaboradoras de aceite. Este crecimiento vertiginoso generó una serie de demandas al sector científico-tecnológico en aspectos tales como la caracterización del germoplasma presente y los aceites obtenidos, mejora en el manejo de cultivo y uso eficiente de los RRNN y una transferencia adecuada de los conocimientos obtenidos para los distintos tipos de productores involucrados en la cadena. En este sentido se identificaron 4 problemas o debilidades a superar: (1) baja eficiencia en el uso de los recursos y generación de residuos con impacto ambiental, (2) deficiente caracterización de la calidad de aceite y del germoplasma presente en la región, (3) baja productividad asociada a problemas de manejo de cultivo y (4) problemas relacionados con la reestructuración productiva y tecnológica.
En virtud de dar respuesta a la problemática en el sector olivícola este proyecto tiene como finalidad generar, adaptar y transferir tecnologías y conocimientos en la cadena olivícola para mejorar la calidad, competitividad y favorecer el acceso a los mercados de los productos generados, en un marco de equidad social y sostenibilidad ambiental.