Genómica funcional y biotecnología agrícola.

Integrador Cartera 2013 - 2019
Resumen Ejecutivo

La Genómica funcional y la Biotecnología Agrícola han demostrado ser herramientas muy poderosas para mejorar los cultivos en cuanto a productividad y calidades diversas (alimentaria, industrial, etc) y para conferirles mayor capacidad de adaptación a ambientes desfavorables y resistencia a enfermedades y plagas. Asimismo, y de manera un poco más reciente estas herramientas están siendo desarrolladas para el control de plagas y la modificación de microorganismos que se utilizan como inoculantes. Por lo tanto, este integrador agrupa un conjunto disciplinas estratégicas para el aumento de la productividad y, dependiendo de su implementación es también una herramienta imprescindible para que este mejoramiento sea sustentable, equitativo e implique un agregado de valor mediante la producción de especialidades que permitan establecer alternativas a la producción de commodities. Esta importancia está expresamente reconocida en el PEAA (plan Estratégico Agroalimentario) y existe una sección especialmente dedicada a este aspecto. En este contexto, el INTA se alinea con las políticas nacionales de soberanía alimentaria y se convierte en un brazo estratégico aportando conocimiento científico y capacidades de generación de tecnología independiente y con características federales, visión estratégica que oriente las aplicaciones y transferencia a los sectores productivos pertenecientes a la agricultura familiar. Todo esto requiere una gestión que trasciende los aspectos de investigación científica pura porque debe articular con un conjunto de actores novedosos para lo que es un ámbito puramente académico. Este Integrador propone consolidar una plataforma tecnológica de genómica funcional y biotecnología agrícola que contribuya a la expansión sustentable con enfoque territorial de la producción agropecuaria en sus diferentes niveles y al valor agregado de sus productos implementando una red federal de laboratorios geográficamente distribuida pero temáticamente integrada. El problema que se planea abordar es el aún insuficiente desarrollo y utilización de tecnologías genómicas, postgenómicas, de biología molecular, mutaciones inducidas e ingeniería genética para el mejoramiento de los cultivos, el control de plagas y el desarrollo de inoculantes y la todavía escasa articulación entre las capacidades de los laboratorios que trabajan en estas disciplinas con los Programas de Mejoramiento y Centros Regionales e incluso de los distintos laboratorios (muchos de ellos ubicados en distintos Centros y EEAs) ente sí.
Para abordar este problema el Integrador propone tres objetivos:
1) Desde el punto de vista de la generación de conocimiento y aplicación tecnológica, se gestionará la coordinación de proyectos que generarán/consolidarán capacidades institucionales de manera de consolidar una plataforma multidisciplinaria en red capaz de llevar adelante proyectos para el mejoramiento de los cultivos aumentando su calidad y resistencia a estrés biótico y abiótico, el control de plagas y el desarrollo de inoculantes utilizando herramientas de genómica funcional y biotecnología agrícola.
2) Promover desarrollos biotecnológicos locales que cumplan con requisitos de bioseguridad, sostenibilidad, desarrollo social y conservación del patrimonio natural y cultural que sean accesibles para productores e industriales nacionales y estén orientados a resolver problemas regionales o territoriales.
3) Comunicar los beneficios de los desarrollos científicos en agrobiotecnología, generando una mayor comprensión acerca de la tecnología y su aceptación.
Para el objetivo 1) se generarán/consolidarán capacidades para:
a) la búsqueda de biomarcadores que se emplearán en el diseño de estrategias de control de enfermedades de importancia agropecuaria, en los planes de mejoramiento y en la optimización de los sistemas productivos empleando un enfoque de genómica funcional y de biología de sistemas;
b) el diseño de estrategias para la optimización de métodos ambientalmente sustentables de control de plagas, el diseño de inoculantes de nueva generación y la obtención de plantas transgénicas (o cuando sea posible, no transgénicas) con características de interés para la agricultura familiar y que reduzcan el uso de agroquímicos mediante la prospección funcional de genes de interés para tales fines empleando un enfoque de biología molecular e ingeniería genética;
c) el mejoramiento de los cultivos mediante la aplicación de estrategias de manejo y selección basadas de generación de nueva variabilidad genética mediante mutagénesis inducida y genes mutadores y la obtención y caracterización molecular, fisiológica y a campo de plantas transgénicas o que poseen mutaciones puntuales dirigidas con características mejoradas.
En todos los casos se fomentarán particularmente aquellas estrategias innovadoras en especies con problemáticas demandadas por los territorios o que se consideren estratégicas porque sirven como sistemas de estudio modelo para el fortalecimiento de la disciplina. Se asegurará que los proyectos cumplan con requisitos de bioseguridad, sostenibilidad, desarrollo social y conservación del patrimonio natural y cultural.
El Integrador plantea encarar el objetivo principal de una manera integral, considerando la instrumentación operativa de tres Proyectos Específicos: PE1: Genómica funcional y biología de sistemas; PE2: Prospección y caracterización funcional de genes de interés biotecnológico; PE 3: Desarrollo de sistemas alternativos de generación y utilización de variabilidad genética y su aplicación al mejoramiento de los cultivos.
La Coordinación del Integrador junto con un equipo de gestión formado por los tres coordinadores de PE y referentes del área analizará las estrategias a seguir para cumplir de la mejor manera con las demandas que reciba y tomará las decisiones en cuanto a recursos técnicos, humanos y financieros.
Esta gestión implicará un trabajo permanente de prospectiva internacional del avance científico que es particularmente acelerado en las tecnologías postgenómicas y de sus impactos para así desarrollar una visión estratégica del avance de nuevas disciplinas, interdisciplinas y transdisciplinas para predecir demandas de anticipación y decidir la adopción rápida de aquellas que permitan una aplicación a nuestro contexto. La gestión implicará también la toma permanente de decisiones con ayuda de un equipo de gestión de aspectos coyunturales previsibles o imprevisibles como suministro irregular de fondos, búsqueda de fuentes extrapresupuestarias, avances de la capacitación de RRHH, evaluación del progreso y cumplimiento de los objetivos de los proyectos, reuniones con referentes, articulaciones extrainstitucionales, articulaciones con otros componentes estratégicos (VT, RI y Extensión), organización de congresos, talleres y reuniones, asesoramiento especializado a las instancias gubernamentales (CONABIA, SENASA, INASE, IPEAA, MinCyT) o extragubernamentales por solicitud de las autoridades institucionales, implementación inteligente de las instancias de ejecución presupuestaria (concursos de precios, licitaciones, compra directa) en función de aprovechamiento de los recursos institucionales. Un lugar importante lo ocupa también la gestión que implique una buena comunicación de resultados a distintos niveles: académico, a través de revistas especializadas con índice de impacto reconocido; libros, textos, comunicaciones a congresos científicos y cursos universitarios para la formación de recursos humanos; divulgación científica a través de diarios revistas y el sistema de comunicación institucional y extensión mediante articulación con las regionales, los territorios y sus extensionistas.