31 de Marzo de 2022
Artículo de divulgación

Alternativas tecnológicas de cosecha de agua de lluvia

31 de marzo, Día Nacional del Agua. Sin lugar a dudas la república Argentina, sentó un precedente al instaurar mediante Resolución Ministerial Nº 1630 del año 1970, el Día Nacional del Agua, con el objetivo de crear conciencia nacional sobre la importancia, el uso y aprovechamiento de los recursos hídricos. Pasaron más de 50 años y el agua sigue teniendo la misma relevancia, es un recurso renovable, limitado, frágil y vulnerable.

Compartir
+A -A

En el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria como integrante del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación nacional, desenvolvemos capacidades para el sector agroindustrial. Tenemos presencia en las cinco ecorregiones de la Argentina (Noroeste, Noreste, Cuyo, Pampeana y Patagonia), a través de una sede central, centros regionales, estaciones experimentales, centros e institutos de investigación y unidades de extensión. La fuerte presencia territorial y las vinculaciones con la ruralidad nos ubican en un rol clave, entre ellos sensibilizar a la población, sobre la responsabilidad del uso de los recursos hídricos, pregonando la pluralidad y la sostenibilidad. 

El Día del Agua en nuestro país se institucionalizó mucho antes de que lo hicieran las otras naciones del mundo, siempre con la intención de fomentar el desarrollo eficiente, el consumo consciente y la administración efectiva del agua.

Alternativas tecnológicas de cosecha de agua de lluvia 

 “El acceso al agua es un derecho humano esencial”, como organismo del estado contribuimos desde nuestro rol con conocimiento, tecnología y asistencia técnica. Desde la Estación Experimental El Colorado y el Área de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar REGION NEA, proponemos distintas tecnologías de acceso al agua para fines múltiples. 

Los paquetes tecnológicos de mayor difusión y aceptación por parte de las productoras y productores en la región son: cosecha de agua de lluvia a escala domiciliaria y a escala predial. En ambos casos la fuente es la precipitación, con variado régimen que va desde Este al Oeste con una zona húmeda con régimen de lluvia entre 1200-1000 mm, zona semiárida de 800 mm en el centro de la provincia de Formosa, hasta una zona árida con lluvias anuales del orden de los 600 mm. 

Para las poblaciones dispersas resulta una buena alternativa tecnológica la colecta de agua de lluvia de techos domiciliarios, con sus respectivos sistemas de canaletas y cañerías. Finalmente, lo reunido se almacena en reservorios cerrados, tanques, cisternas o aljibes. Para cada uno de estos eslabones disponemos de distintas alternativas de forma, dimensión y material. Lo importe es recabar las demandas, realizar el dimensionamiento correcto de cada uno de los componentes, con la seguridad de cubrir las necesidades.

En los últimos años, las cisternas de placas de cemento (16.000 litros), se convirtieron en una alternativa tecnológica que ofrece garantías de calidad del agua y los volúmenes captados permiten mejorar la oferta para uso doméstico y actividades productivas. La misma se realiza con placas de hormigón, su construcción es de bajo costo (entre 2 a 3 veces menos que un aljibe clásico de mampostería). Sus principales características técnicas son: volumen de almacenamiento 16.000 litros, diámetro de 3,50 metros y altura de 1,80m. Edificadas con 21 placas de concreto, vigas, tapa y base de hormigón. Por lo general se construyen semienterradas. 

 

El sistema de captación se realiza sobre una superficie que intercepta las lluvias, constituido por chapa acanalada, que asegura el escurrimiento y captación del agua con menor suciedad. El sistema de conducción se realiza mediante canaletas y tubería. Es deseable que cuente con un sistema de eliminación de primeras aguas (las que producen la limpieza), además puede instalarse un sistema de filtrado (por ejemplo: filtro de gravilla o filtros de riego por goteo). El sistema de bombeo debe resultar acorde a la realidad local, pudiendo incorporarse bombeo solar, eléctrico o manual con bomba sapo o émbolo.

En el departamento Pilcomayo por ejemplo, durante los años 2017 y 2018, con financiamiento de los Proyectos Especiales de ProHuerta, la Agencia de Extensión Rural Laguna Blanca posibilitó que se realicen 70 cisternas de placas de 16.000 litros y 17 aljibes de mampostería de 22.000 litros, beneficiando a distintas localidades y colonias del área de influencia de la agencia. Cabe destacar el trabajo coordinado con la Municipalidad de Laguna Naick Neck y con otros municipios vecinos, para el armado de los aljibes y distribución de materiales de construcción.

En los próximos meses se ejecutarán alrededor de 60 cisternas placa en 3 colonias de Laguna Naick Neck mediante el flamante Plan de Acceso al Agua para la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (SAFCI), y Dirección General de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales (DIPROSE), del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP)

El módulo de cosecha de agua de lluvia a escala predial requiere de condiciones particulares de los lotes, la ubicación del reservorio en un lugar topográficamente más bajo, con buen sistema de drenaje (líneas de escurrimiento), canales de suelos compactado, con capacidad hidráulica suficiente para conducir el escurrimiento superficial que se genera en cada evento de lluvia.  

Poder aprovechar el agua de lluvia depende de diversos factores tales como la pendiente del terreno natural, del tipo de suelo, de la cubierta vegetal, de la humedad del suelo previa a la lluvia, así como de la intensidad y duración de la lluvia. Cada área de captación tiene su propia respuesta de escorrentía superficial y responderá de distinto modo a diferentes eventos de precipitación. 

La precipitación que efectivamente fluye por la red de drenaje y se acumula en algún sitio de interés donde se planifica poner el reservorio. El volumen de agua se expresa en m3 o litros.

Identificado el punto de convergencia de las líneas de drenaje, el área del dique queda automáticamente seleccionada. Se sugiere realizar un muestreo del suelo, hasta identificar una capa impermeable, el mismo puede realizarse con un barreno como una primera aproximación pues dará la idea precisa de la profundidad máxima de excavación del embalse, así como de los materiales que se utilizarán en la conformación de los taludes o paredes. 

La profundidad de excavación dependerá de la maquinaria que se utilice, de las capas impermeable del suelo y la proximidad del nivel freático. Uno de los equipos más utilizados son el tractor pala o retroexcavadora de giro completo. Los rendimientos son bastante variados, en función del tipo de material, traslado y disposición final. En cuanto a costos, también existen variaciones dependiendo del tipo de maquinaria que se utilice, por ejemplo, para un tractor de 110 HP se estima un gasto de combustible de 10 a 15 litros/hora, con costos finales que oscilan entre 500 y 700 $ por metro cubico de material extraído.

   

El Gobierno Provincial a través del Ministerio de Producción y Ambiente propició y realizó con fondos propios reservorios para almacenar agua para riego para la producción frutihortícola y a la vez la cría de peces (Pacú). Asimismo, se realizaron represar para campos ganaderos con programas como Más Terneros, como parte del Plan Ganadero Provincial. 

El Programa Social Agropecuario (PSA) y la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (SAFCI), también vienen realizando represas prediales y comunitarias para ayudar al aprovisionamiento de agua para consumo humano y tareas domésticas.  Se añaden opciones de bombeo de bajo costo operativo como molinos de viento, al igual que electrobombas o motobombas, utilizando frecuentemente tanques de agua elevados al pie de las represas para completar el modulo.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Formosa
    • El Colorado
    • Argentina
    • Formosa
    • Laguna Naick-Neck