15 de Marzo de 2018
Informe

Análisis del estado de la vegetación, verano 2018 en el área de la EEA Cuenca del Salado

Les presentamos el estado de situación para el verano 2018, en 10 partidos de Cuenca del Salado. La evaluación se realiza a partir de la información tomada de la página de SEPA (Herramientas Satelitales para el Seguimiento de la Producción Agropecuaria) del Instituto de Clima y Agua, CIRN- INTA Castelar, específicamente el Producto GLAM, Monitoreo de la agricultura. Para esta edición, tomamos las imágenes correspondientes al período del 19 al 26/12/17 y entre 10 al 17/2018.

Compartir
+A -A

Estado de la vegetación, una mirada del satélite al potrero: Por Ing. Agr. Mg UBA, Ariela Cesa Colaboración Jose Otondo, Alejandra Casal, Daniel Coria, Gregorio Ruiz, Mariano de la Vega, Fernando Dumon, Alejandro Rodriguez y Sergio Weiss.   Continuando con los informes sobre el monitoreo de la vegetación a partir de sensores remotos, nos encontramos nuevamente para analizar la evolución de la vegetación a partir de del seguimiento del Indice Verde. La interpretación de la información obtenida de http://sepa.inta.gob.ar, Monitoreo de la agricultura GLAM, nos muestra que un número importante de partidos de la Cuenca del Salado,  la disponibilidad de forraje se encuentra por debajo de los valores medios históricos y en algunos casos, llega a valores semejantes a los experimentados durante el 2008; año considerado como uno de los más secos de la última década.

Si bien la falta de forraje es la situación que domina, existe una importante variación entre partidos e incluso dentro de los partido, en parte explicado porque los eventos de lluvia ocurridos presentan gran variación en cuanto a su magnitud y también una gran variabilidad espacial en cuanto a su ocurrencia.

En función de la situación dominante se desprenden las siguientes consideraciones:

• La Cuenca del Salado, muestra distintas condiciones tanto en la dinámica de la vegetación como en el estado de la hacienda, mostrando zonas en buena condición de forraje y hacienda (zona NE de la Cuenca), mientras que domina la menor disponibilidad de forraje y un  estado corporal que empieza a decaer en el centro y SO

• En el caso de los bovinos, la suma del invierno pasado con áreas inundadas, una primavera corta y la situación actual, dará como resultado un período de parición más prolongado, por retraso en los servicios, mostrando una mayor proporción de corderos cola. 

• En aquellos casos donde todavía no se ha producido el destete, resulta indispensable que se realice el mismo en especial si son animales de venta, de modo de frenar la caída en condición corporal que está empezando a afectar a las madres. 

• Las vaquillonas de reposición, deberán ser monitoreadas para implementar una suplementación estratégica en aquellos casos donde la oferta de forraje siga deprimida.

• Como todos los años secos, el monitoreo de la Condición Corporal de la hacienda se torna indispensable, para reacomodar los rodeos y hacer un adecuado ajuste de carga y planificación del pastoreo.  

• Considerando que en muchos sitios los bajos dulces se encuentran con bajos niveles de agua en superficie, hay que prestar especial atención a la presencia y abundancia de duraznillo blanco, dado que las hojas que caen permanecerán sin descomponerse (cuando hay agua en cantidad, se pudren más rápido) y serás tomadas por el ganado junto con el forraje con mayor frecuencia.

• En función de la alta demanda de evapotranspiración, los bajos salinos deberían ser pastoreados en forma diferida, generando un mayor sombreo y reduciendo así el ascenso de sales por capilaridad. 

• En aquellas zonas donde domina la festuca (variedades antiguas con presencia de endófito), prestar especial atención a los signos de festucosis y golde de calor. 

• Si se hará uso de sorgos forrajeros, prestar especial atención a la posibilidad de la presencia de una alta concentración de nitratos. Esto se produce como consecuencia de la sequía que interfiere con la transformación a proteína, quedando en la planta una alta concentración de nitratos-nitritos que al ser consumidos por el animal, resultan en un exceso que no puede ser metabolizado a amoníaco, generando toxicidad.
• En el caso de ovinos, prestar especial atención al peso y condición corporal de las corderas/borregas que están empezando su servicio, para no tener efectos negativos en su crecimiento si quedan preñadas con baja condición corporal.

Referencias

Personas involucradas extra INTA
Fernando DUMON
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina