30 de Octubre de 2012
Artículo de divulgación

Ante el exceso de agua: Callejones de circulación de vacas

Sugerencias de manejo de corrales de alimentación, callejones, accesos y salida de la sala de ordeño.

Compartir
+A -A

Cuando las condiciones climáticas lo permitan:

  • Realizar un abovedado de los callejones existentes con una pendiente lateral o una doble pendiente de 5-8% (10-12 cm de diferencia de nivel) hacia una cuneta o hacia cada cuneta lateral.
  • Si el callejón tiene de 8 a 10 m de ancho, dividirlo por la mitad con un boyero y hacer pendientes desde el centro hacia las cunetas laterales.
  • En el caso de disponer de callejones en muy mal estado y angostos, hacer un callejón alternativo de cada lado de éste, utilizando parte de los potreros laterales. Con un ancho de 4-5 m es suficiente si no se apura el arreo de los animales.
  • La cuneta debe limpiarse y mantenerse para facilitar el rápido escurrimiento de los excesos pluviales.
  • Pasar un rabasto día por medio y después de cada lluvia, ni bien se pueda ingresar.
  • La clave es evitar la acumulación de agua en algún sector y disponer de 2 o 3 alternativas de circulación. Ni bien se observe que una se rompe (las vacas tienen dificultad y entierran sus patas), debe utilizarse otra y realizar el mantenimiento. Así sucesivamente.
  • En esta época del año, no existiendo acumulación de agua y haciendo un correcto mantenimiento, los callejones se recuperan muy rápidamente.
  • NO SUPERPONER CIRCUITOS DE CIRCULACIÓN DE ANIMALES CON LOS DE HERRAMIENTAS (TRACTOR, MIXER, CARROS) O CAMIÓN. EN ESTOS CASOS, SE PUEDEN UTILIZAR DISTINTOS MATERIALES PARA AFIRMAR Y COMPACTAR EL CAMINO.

 

Accesos y salidas de las instalaciones de ordeño: punto muy crítico.

  • Abrir más de un acceso al corral de espera y más de una salida de la instalación. Esto se debe realizar aún a costa de tener que abrir alambrados fijos o cortar caños. Estas alternativas posibilitarán recuperar el sector de ingreso y salida. Se debe clausurar con boyero el ingreso y salida existente. Guiar el ingreso de las vacas hacia el nuevo ingreso y salida. Realizar el mantenimiento de lo deteriorado.
  • Abovedar ingresos y salidas para permitir una rápida evacuación del agua
  • Usar rabasto cada vez que las condiciones climáticas lo permitan, después de cada lluvia.
  • No hacer rellenos con elementos abrasivos o que lastimen las pezuñas (escombros, ripio, etc.) ya que si bien es un paliativo en la coyuntura, son perjudiciales a lo largo del tiempo. Utilizar tierra colorada seca o mezclada con cal. No usar tierra negra ni con restos de materia orgánica (bosta, paja, etc.).
  • Establecer un adecuado mantenimiento de cunetas y desagües que permita un rápido escurrimiento de los excesos pluviales.
  • NO SUPERPONER CIRCUITOS DE CIRCULACIÓN DE ANIMALES CON LOS DE HERRAMIENTAS (TRACTOR, MIXER, CARROS) O CAMIÓN.

 

Corrales de alimentación:

  • Rotar los corrales de alimentación existentes. Anexar 3 a 4 has de potreros duros como alternativa para paliar la situación particular y temporal. Es preferible restar esta superficie de reservas que no disponer de lugar para distribuirla adecuadamente. Esto no debería afectar la producción de forrajes proyectada en reservas ya que el año es alentador en cuanto a la producción de cultivos.
  • Mover los comederos dentro de cada corral y entre corrales en la medida que se evidencie deterioro.
  • Pasar el rabasto día por medio o cuando las condiciones climáticas lo permitan.
  • Mantener cunetas y desagües para que permitan un rápido escurrimiento de los excesos pluviales
  • EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE, REALIZAR EL INGRESO DEL TRACTOR CON  MIXER O CARROS POR UN LUGAR DISTINTO DEL DE  CIRCULACIÓN DE LAS VACAS.

 

Recomendaciones  generales:

  • Limpiar y hacer más profundas, en caso de ser necesario, las cunetas para permitir el escurrimiento del agua y así evacuar rápidamente hacia las pendientes naturales del campo.
  • Minimizar la circulación de maquinarias dentro del predio durante los temporales, de manera de disminuir roturas, preservando las áreas de circulación.
  • Tratar de lograr que los animales permanezcan la mayor cantidad del tiempo en las parcelas de pastoreo. Con esto se logra menor concentración de bosta en los corrales y callejones.
  • Hacer un levante abovedado debajo de las medias sombras para evitar que se genere acumulación de agua, orina y materia fecal en lugares donde las vacas se van a echar.

 

Autores: Miguel Taverna, Jorge Ghiano y Emilio Walter.

EEA Rafaela.

 

Consultas: jghiano@rafaela.inta.gov.ar

ewalter@rafaela.inta.gov.ar

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina