30 de Julio de 2015
Informe

Cavernas en peras almacenadas

Boletín de Madurez Nº 15 - Temporada 2014-2015. Área de Poscosecha de la EEA Alto Valle.

Compartir
+A -A

El desarrollo de cavernas en el interior de los frutos es el síntoma más frecuente de toxicidad por dióxido de carbono (CO2). Este daño está asociado con el almacenamiento en atmósferas controladas pero también puede manifestarse en frío convencional cuando los frutos se encuentran embalados con bolsas y el enfriamiento no fue el adecuado. Esta temporada presentó algunas características atípicas que favorecieron la mayor susceptibilidad de los frutos al desarrollo de este desorden.

Descripción del desorden

El daño por alto CO2 es un desorden fisiológico que afecta mayormente a peras, aunque puede afectar también a manzanas. Los cultivares más susceptibles son: Abate Fetel, Beurre D´Anjou, Beurre Bosc y Willams.

Este desorden se caracteriza por un leve pardeamiento de la pulpa del fruto en la región que rodea las cavidades de la semilla. El tejido afectado presenta un aspecto seco y de textura firme, en contraste con la textura blanda y húmeda que se observa en el decaimiento interno. Frecuentemente este tejido seco se colapsa para producir cavidades o cavernas, que pueden ser aisladas o comenzar a partir de las cavidades seminales. Se puede percibir aroma a fermentado cuando se abren las cámaras, cuando se retira el material de empaque o al cortar los frutos. Generalmente no se observan síntomas externos, aunque pueden aparecer en la piel manchas marrones bien definidas y parcialmente hundidas que, a diferencia del escaldado superficial, no progresan durante la vida en estante. Una vez que se manifiesta, el daño por CO2 se agrava al prolongarse el periodo de almacenamiento.


Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Río Negro
    • Argentina
    • Neuquén