01 de Diciembre de 2011
Artículo de divulgación

Compost de restos de poda

En el Instituto de Floricultura, se evaluó un compost de restos de poda, con el objetivo de disminuir el uso del suelo y lograr una mezcla con mejores características físicas y químicas. Los mejores resultados para la mayoría de los parámetros evaluados se obtuvieron con el sustrato 50% compost de poda 50% suelo fertilizado. El sustrato con 100% suelo obtuvo los peores resultados. Mientras que al mezclar de compost y suelo, se complementaron. Concluyendo que; con un sustrato de compost de restos de poda maduro y estabilizado, podría reducirse en un 50% el uso de suelo.

Compartir
+A -A

En los viveros, los restos de poda pueden representar un interesante material alternativo para la elaboración de sustratos. Qué debe considerarse.
El compostaje es un conjunto de procesos biológicos, en el cual las materias orgánicas se transforman en un producto llamado “compost”. Los materiales empleados para el compostaje son muy diversos, como cortezas de árboles, orujo de uva, bagazo de caña de azúcar, desechos de corral, residuos alimenticios, etc.
Uno de los materiales viables para elaborar compost son los restos de poda provenientes de jardines, parques o del arbolado urbano. El compost de restos de poda puede ser utilizado en horticultura, agricultura, silvicultura, jardinería y en el mejoramiento de los suelos.
Otra buena alternativa para su uso es destinarlo como parte de las mezclas empleadas para sustratos utilizados en cultivos de plantas ornamentales y florales; los porcentajes utilizados dependerán de las características físicas y, especialmente, químicas de cada compost elaborado.
Se evaluó un compost de restos de poda proveniente del Jardín Botánico “Arturo E. Ragonese”, con el objetivo de disminuir el uso del suelo y lograr una mezcla con mejores características físicas y químicas. Se utilizaron cuatro sustratos: 100% Compost de restos de poda, 50% suelo + 50% Compost de restos de poda, 100% suelo y sustrato comercial. Cada sustrato fue colocado en macetas de 750 ml y se trasplantaron plantines de Coral (Salvia splendens ) var. Ryco; se fertilizó una vez por semana con un fertilizante compuesto.
Los mejores resultados para la mayoría de los parámetros evaluados se obtuvieron con el sustrato 50% compost de poda 50% suelo fertilizado. El sustrato con 100% suelo obtuvo los peores resultados debido a las malas características físicas y logró un desarrollo de plantas con poco sistema radicular y aéreo. En cambio, al mezclar ambos sustratos (compost y suelo), se complementaron: el compost aportó mejores condiciones físicas; y el suelo, la capacidad buffer, al equilibrar mejor los nutrientes. Es decir que, con un sustrato de compost de restos de poda maduro y estabilizado, podría reducirse en un 50% el uso de suelo.
Los restos de poda son materiales interesantes para que los municipios elaboren su propio compost y lo empleen para producir plantines de diversas especies. Actualmente hay municipios que lo están haciendo, con gran éxito.
También, se lo puede elaborar en forma casera, teniendo en cuenta el control de humedad, temperatura y aireación, mezclándolo cada 10 días, aproximadamente, y conociendo las especies vegetales que más se suelen recolectar y el volumen a lo largo del año. De esta manera, puede ir ajustándose la técnica de compostado hasta lograr un buen compost para utilizarlo en las mezclas de cultivo o en los jardines particulares.
Es importante que previo al uso del compost de restos de poda u otro material, se realice, como mínimo, un análisis de pH y de conductividad eléctrica, para evaluar con qué materiales, en cuál proporción, para qué tipo de plantas o sistema de cultivo se va a elaborar el sustrato, y si es necesario algún tipo de corrección, como pH, niveles de nutrientes, etc.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina