13 de Marzo de 2018
Artículo de divulgación

Consejos para afrontar una situación de sequía en la actividad ganadera en el Caldenal (Otoño – invierno 2018)

En principio la situación climática de sequía regional, desde fines de noviembre pasado, ha comprometido severamente la oferta forrajera actual y aún hasta inicio de la próxima primavera. Esto obliga a diagnosticar meticulosamente los recursos forrajeros disponibles y la constitución del rodeo.

Compartir
+A -A

 

Consejos para afrontar una situación de sequía en la actividad ganadera en el Caldenal (Otoño – invierno 2018)

 

En principio la situación climática de sequía regional, desde fines de noviembre pasado, ha comprometido severamente la oferta forrajera actual y aún hasta inicio de la próxima primavera. Esto obliga a diagnosticar meticulosamente los recursos forrajeros disponibles y la constitución del rodeo. A partir del resultado entre la oferta y la demanda de forraje combinar en la forma más conveniente el manejo del forraje del establecimiento y la posible compra de heno, grano, balanceado, etc., con la priorización en la alimentación de las distintas categorías de animales y la posible venta de alguna de ellas. Como prioridad se debe conservar la vaca de cría, no obstante se debe proteger el ambiente de procesos degradativos (pastizal natural, pasturas, suelos, etc.) para no comprometer la recuperación del sistema una vez revertida la situación. En función de esto a continuación se presentan algunas recomendaciones generales para paliar la situación.

 

  1. Oferta de forraje

 

  • Pastizal natural: Esta constituido principalmente de especies forrajeras invernales, es un recurso forrajero de uso invernal. Su producción se concentra en otoño y primavera, coincidiendo con las mayores precipitaciones y temperaturas cálidas. En la medida de lo posible sería importante no utilizarlo anticipadamente, e ir evaluándo en función del factor climático cuál será su aporte de forraje durante su periodo de uso. En principio el retraso de las precipitaciones otoñales reducirá su producción y posterior disponibilidad invernal para el invierno 2018.

  • Cultivos diferidos en pie: son las especies de verano utilizadas secas durante el invierno. Entre las opciones de la zona se encuentra el pasto llorón, maíz y sorgo. Medir su disponibilidad muestreando, secando en el horno y pesando cual es la disponibilidad. Si bien su calidad y algo de disponibilidad se van perdiendo en el transcurso del invierno, en situación de sequía es muy importante su disponibilidad, principalmente por su aporte de fibra.

  • Otros forrajes: si se dispone de otra opción (verdeo de invierno, grano (de maíz, sorgo, avena, cebada, etc.), rollo, rastrojo de cosecha, etc.) proceder como en los anteriores, estimando su cantidad y calidad.

     

 

  1. Categorización del rodeo, prioridades de alimentación y venta

 

Separar en grupos de animales por edad, sexo y condición corporal para diferenciar el alimento en función de sus prioridades, haciendo más eficiente el uso del recurso forrajero del establecimiento y comprado.

 

  • Vacas:

    • Destetar todos los teneros, es la medida de mayor impacto disminuyendo el requerimiento nutricional del rodeo a la mitad.

    • Realizar el tacto y evaluar que se hace con las vacías, si no se venden mantenerlas aparte ya que tienen menor requerimiento.

    • Evaluar la condición corporal (CC, siguiente tabla), y alimentar en consecuencia. La vaca preñada debería estar en CC 3,5. La que este por debajo de CC 3,5 deberá mejorársele la dieta para recuperase para llegar bien al parto y posterior servicio.

      • Condición corporal (CC):La condición corporal está relacionado directamente con los índices reproductivos y productivos del rodeo. Es un método que permite evaluar en forma sencilla y barata, mediante una apreciación visual, las reservas corporales de grasa y músculo traducido a un patrón preestablecido numérico (tabla 1).

        • Momentos clave para determinar la CC:

          • Al tacto: como ingresaran al invierno, programando una suplementación a las que tengan una CC menor a 3,5 y/o ajustar la carga animal.

          • Al parto: define los días desde el parto hasta que se preñe. Una vaca adulta debe estar en CC 3 y 3,5 una vaquillona o vaca de segundo servicio. Impacta sobre él % de preñez cabeza y producción de leche

          • Al servicio: es la última oportunidad para corregir en vacas de condición inferior a 3. Impacto sobre el % de preñez final.

 

 

 

 

 

        • Tabla 1: Características del animal según la condición corporal

 

Característica a observar

Condición Corporal (escala 1 a 5)

1

2

3

4

5

Debilidad física

Si

Si

No

No

No

Atrofia muscular

Si

Leve

No

No

No

Columna vertebral

Visible

Lev. visible

No

No

No

Cantidad de costillas visibles

Todas

3 a 5

1 a 2

0

0

Punta de caderas

Visibles

Visibles

Visibles

Leve

No

Fosa de la base de la cola

Visibles

Visibles

Leve

No

Polizones

 

 

 

  • Toros: es importante el seguimiento de la CC. Si no hay compromiso corporal pueden tener la misma alimentación que las vacas.

  • Recría: retener solo las mejores hembras en el caso de que la reposición sea propia, y si es necesario suplementar con subproductos principalmente de carácter proteico. Si la reposición es externa, mejor liberar el campo de esta categoría por el momento.

  • Terneros: si tienen más de 4 meses de edad pueden ir a campo a un forraje de buena calidad y si no es posible incluir una suplementación proteica. Por debajo de los 4 meses pensar en un destete precoz o hiperprecoz.

    • Precoz: el ternero tiene alrededor de 2 meses de edad y pesa no menos de 70 kg.

    • Hiperprecoz: el ternero tiene más de 25 días y más de 40 kg.

       

 

  1. Suplementación

 

El suplemento a usar depende de la situación particular de cada productor. Estos pueden ser varios, desde balanceados comerciales, granos, subproductos de la industria alimentaria, bloques, henos y ensilajes. Tener en cuenta que “suplementar es agregar lo que falta”, por lo que “lo que falta” depende del animal y alimento que consuma. Esa limitación puede darse por la baja disponibilidad de forraje, ya sea de buena o mala calidad, o con buena disponibilidad pero con forraje de baja calidad.

 

Cuando se decide agregar algún ingrediente a una dieta basada en fibra (pasto) tener en cuenta que no es lo mismo agregar grano que rollo (más fibra). En la suplementación con grano se presenta el inconveniente que no debe superar más del 30 – 35 %, o lo que es equivalente al 1,2 % del peso vivo del animal, de la materia seca de la dieta. Esto se debe a que cuando la proporción de grano supera esa proporción en el rumen se genera un ambiente que no permite digerir la fibra, por lo que te torna ineficiente la utilidad de la fibra, que aunque sea de baja calidad siempre algo se aprovecha.

 

  • Balanceados comerciales: muchos están formulados para alguna categoría en especial, pero tener en cuenta que forraje los animales están consumiendo para que cumpla la función de suplemento.

  • Granos: Todos los granos son de alta calidad y proveen energía, aunque no siempre es el nutriente faltante.

    • Grano de maíz: es el de mayor concentración energética. En animales de menos de 300 kilogramos se puede suministrar entero, pero en los más pesados es conveniente molerlo para disminuir el pasaje hacia las heces de granos enteros. Si se debe comprar el grano, optar por los tipos dentados ya que son mejor utilizados que los duros. Pero si ya se dispone de grano duro en el campo, no se justifica cambiarlo pero si romperlo de alguna manera.  

    •  Grano de sorgo: en principio, por el tamaño del grano, es indiscutible su procesamiento para no tener alto pasaje de grano entero a las heces, independientemente del tipo de animal. Por otro lado el nivel de tanino que contenga el grano es un factor considerado para su elección, siendo que a mayor contenido de tanino menor es la digestión. Pero a su vez la presencia de taninos brindan efectos positivos, como regulación del consumo, control de parásitos, mayor eficiencia en el uso de la proteína de la dieta, etc.  Por esto no debieran descartarse en las dietas los de alto tanino.

    • Grano de avena y cebada: la presencia sobre el grano de cubiertas fibrosas hace que tengan menor concentración energética que los otros granos, pero como gran beneficio son menos propensos a generar empacho o acidosis ruminal. Por el alto % de fibra se pueden suministrar enteros siendo aprovechados eficientemente.

    • Granos de trigo y centeno: son de muy buena calidad, pero es necesario mezclarlo con otros granos para facilitar su consumo.

    • Grano de soja: es un valioso recurso energético – proteico pudiéndose usar en bovinos sin tostar, entero y en bajas cantidades por su alto contenido de aceite por lo que no se debe incluir más del 0,3 % del peso vivo del animal.

  • Suplementos proteicos: expeller o harina de girasol o soja, afrechillo de trigo

  • Los bloques proteicos: son productos comerciales para que los animales se auto – suministren, lamiéndolos. Están basados en melaza, urea, soja, minerales, etc. Son buenos suplementos cuando los animales pastorean forrajes de baja calidad. Pero tener en cuenta que generalmente no cubren el déficit total, solo es una pequeña contribución.

  • Los henos: tienen una alta variabilidad en su calidad nutritiva. En su compra tener en muy cuenta como se utilizará en cuestión de proporción en la dieta, por el efecto del alto nivel de grano sobre la digestibilidad de la fibra. Por ejemplo, en dietas de alto contenido de grano, tipo feed lot, la calidad de la fibra no interesa debido a que su función aquí es únicamente la de promover la rumia para evitar el empacho o acidosis ruminal. Pero en dietas donde la fibra representa más del 65 - 70 % de la materia seca es importante su calidad.

  • Urea: es la proteína más económica, pero implica un manejo meticuloso para evitar intoxicaciones y muertes en los animales, tanto en su cantidad como en el mezclado. Como máximo se puede incluir hasta el 1 % del consumo de materia seca, es decir si una vaca de 400 kg consume 10 kg de alimento seco, como máximo debe incluir 100 gramos por día de urea. El periodo de acostumbramiento debe ser de a 5 gramos por día. Si por algún motivo se interrumpe el uso de la urea por 2 o 3 días es necesario volver a realizar el acostumbramiento. No utilizar en animales de menos de 4 meses de edad.

     

 

  1. Con que suplementar según la situación:en la dieta de un bovino es indispensable considerar el nivel de energía y proteína del forraje. A continuación definir cuál es el nutriente limitante según la categoría animal.

 

  • Forraje de baja calidad abundante: es el pasto seco en general (pasto llorón, rastrojos de cosecha, sorgos y maíces de bajo grano, pajonales, pastizal natural seco, etc.). En esta situación la suplementación debe ser proteica. Este tipo de forraje aún de baja calidad tiene un potencial de energía que con el aporte de proteína será posible utilizar con mayor eficiencia. Luego si se pretende mejorar el estado del animal, evaluando previamente que tan baja es la calidad del forraje, se justificaría incluir el grano.

  • Forraje de baja calidad escaso: si la idea es suplementar será necesario contar con rollos para complementar la escasa fibra disponible y que esta representa al menos el 35 % de la dieta. Luego seguir la recomendación anterior.

     

  • Forraje de alta calidad escaso: es el caso de contar con algo de verdeo de invierno o pastizal natural (en otoño) pero en cantidad limitada. Estos forrajes son de buena calidad, es decir que presentan un nivel de proteína y energía para cubrir los requerimientos de las categorías más exigentes, como engorde. En esta situación la suplementación debe ser energética, granos. El aporte de grano, de similar calidad al verdeo, sustituirá o reemplazará parte del forraje haciéndolo disponible por más tiempo, a esta acción se le define como “estirar el verdeo”. Esto también es similar para quien dispone de rollos de alfalfa. En el caso del pastizal natural, con predominio de flechillas y poa, se ha observado que si bien su calidad es buena en otoño, en primavera por el encañado esta disminuye a valores que empiezan a comprometer aún el mantenimiento de una vaca seca. En este caso sería conveniente una suplementación energética – proteica.

     

     

     

 

  1.  Como suministrar grano y balanceados

 

  • Las opciones para suministrar grano o balanceado son muy amplias, yendo desde su colocación debajo de un alambrado eléctrico hasta comederos de bolsa, tambores plástico/chapa, cemento, cubiertas, etc. Lo más importante en cualquier caso es asignar 60 centímetros de frente de comedero por animal si el comedero tiene acceso de un solo frente, o 30 centímetros si es de ambos frentes.

  • Lote de animales parejos en peso, edad, sexo, sin cuernos, etc.

  • Dar el suplemento en el mismo horario repartido en dos veces, si no es posible suministrarlo a primera hora del día.

  • En suplementaciones proteicas sobre un forraje de baja calidad es posible realizarlo día por medio con resultados similares al diario.

  • Si queda un remanente de grano en el comedero y llueve es importante retirarlo para no correr el riesgo que este se fermente. Puede suceder que luego de consumirlo en este estado el animal posteriormente no vuelva a consumir por unos días perdiendo el efecto del suplemento logrado hasta ese momento.

  • Acostumbramiento: el objetivo en el acostumbramiento a una suplementación o dieta de alto contenido de grano es evitar que los animales se empachen.

    • En una suplementación donde la proporción del grano es baja el mayor cuidado debe estar sobre que todos los animales coman su parte, y no que alguno consumo más de lo que le corresponde. Por esto conviene iniciar con la mitad del suplemento por unos 4 – 5 días e ir observando el comportamiento de todo el rodeo. El que no consuma apartarlo y presionarlo con el grano como única alternativa de alimento, en un corral, hasta que se acostumbre y luego volver al rodeo.

    • En dietas de alto contenido de grano: hay varias opciones.

      • Incremento del grano a razón del 0,5 % por día.

      • En tres etapas:

        • Primeros 7 días 60 % heno.

        • Segundos 7 días 50 % heno.

        • Terceros 7 días 25 % heno.

  • Uso de sal gruesa como regulador del consumo de grano: permite poner un comedero en el potrero con el suplemento para varios días y la sal regula la cantidad de grano a comer por día evitando problemas de empacho. Abajo se anexa una tabla para determinar la proporción de sal necesaria según la cantidad de grano que se desee que consuman los animales por día. Ver tablas 2 y 3.

    • Consideraciones:

      • En animales que no han consumido grano estimular durante una semana con ½ kg de grano/día con menos del 1 % de sal.

      • En animales acostumbrados a consumir grano iniciar con 50 – 60 % sal, el resto grano. A partir de ahí disminuir hasta el nivel deseado.

      • Partir o moler el grano para realizar una mezcla pareja.

      • Tener en cuenta la salinidad del agua de bebida.

 

  1. Ejemplos de dieta:

 

  • Mantenimiento Vaca 400 kg seca, vacía o preñada hasta de 5 meses:

    • A corral:

      • 0,9 kg grano maíz.

      • 2,3 kg expeller girasol.

      • 6 kg pasto seco de baja calidad.

    • Suplementación para estirar el uso del pastizal natural:

      • Hasta 4 kg grano maíz.

  • Engorde Vaca 340 kg, ganando 900 gramos por día:

    • A corral:

      • 7,5 kg grano maíz.

      • 2,5 kg expeller girasol.

      • 3 kg pasto seco de baja calidad.

  • Recría ternero 150 – 200 kg, ganando 600 gramos por día,

    • A corral:

      • 2,8 kg grano maíz.

      • 1,5 kg expeller girasol.

      • 1 kg pasto seco de baja calidad.

    • Suplementación en pastizal natural bueno, ganando 500 gramos por día:

      • 1,6 kg grano maíz.

      • 0,25 kg expeller girasol.

      • Pastizal natural con predominio flechillas y poa.

    • Suplementación sobre pastizal degradado,

      • 1 kg grano maíz.

      • 1,2 expeller girasol.

      • Pastizal natural degradado.

         

 

  1. Como determinar la cantidad de sal para regular el consumo de grano

 

En la siguiente tabla ver según el peso vivo del animal cuanto puede consumir de sal por día. Por ejemplo, una vaca de 400 kg consumiría entre 315 y 500 gramos, para el cálculo considerar el promedio, en este caso 400 gramos.

 

Peso corporal (kg)

 Consumo de sal (g/día)

 

 

Bajo

Medio

Alto

135

135

225

270

225

225

270

315

317

270

315

400

407

315

400

500

500

360

500

590

590

400

590

680

680

450

680

725

 

 

 

Luego determinar cuánto grano queremos suministrar por día, por ejemplo realizar una suplementación al 1 % del peso vivo lo que representaría 4 kg de grano. En la siguiente tabla ingresar en la columna izquierda con la cantidad de sal a consumir por día, los 400 gramos. Ubicando este valor deslizarse hacia la derecha por el renglón hasta aproximarse al valor de la cantidad de grano a querer suministrar por día, los 4 kg. Donde se encuentre el valor deseado continuar por esta columna hacia arriba observando el número del primer renglón, este indica la proporción de sal a para ese consumo deseado. En el ejemplo la cantidad de 4 kg no se encuentra, por lo que se debe considerar el valor anterior y posterior, o sea 4,7 y 3,7 para el ejemplo. En este caso obtenemos también un rango de proporción de sal, 8 y 10 %, por lo que el valor es 9 % de sal y 91 % de grano.

 

Consumo de sal (g/día)

 

% de sal en el suplemento

 

6

8

10

12

14

16

18

20

25

30

35

40

50

135

2,1

1.5

1.2

1

0.8

0.7

0.6

0.5

0.4

0.3

0.3

0.2

0.1

180

2.9

2.1

1.6

1.3

1.1

1

0.8

0.7

0.5

0.4

0.3

0.3

0.2

225

3.5

2.6

2

1.7

1.4

1.2

1

0.9

0.7

0.5

0.4

0.3

0.2

270

4.3

3.1

2.4

2

1.7

1.4

1.2

1.1

0.8

0.6

0.5

0.4

0.3

315

5

3.6

2.9

2.3

1.9

1.7

1.4

1.3

1

0.7

0.6

0.5

0.3

360

5.7

4.2

3.3

2.7

2.2

1.9

1.6

1.4

1.1

0.9

0.7

0.5

0.4

405

6.4

4.7

3.7

3

2.5

2.1

1.9

1.6

1.2

1

0.8

0.6

0.4

450

7.1

5.2

4.1

3.3

2.8

2.4

2

1.8

1.4

1

0.9

0.7

0.5

495

7.8

5.7

4.5

3.7

3.1

2.6

2.3

2

1.5

1.2

0.9

0.7

0.5

540

8.5

6.3

4.9

4

3.4

2.9

2.5

2.2

1.6

1.3

1

0.8

0.5

585

9.2

6.7

5.3

4.3

3.6

3.1

2.7

2.4

1.8

1.4

1.1

0.9

0.6

630

9.9

7.3

5.7

4.7

3.9

3.3

2.9

2.5

1.9

1.4

1.2

1

0.6

675

10.6

7.8

6.1

5

4.2

3.6

3.1

2.7

2

1.6

1.3

1

0.7

 

 

 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • La Pampa
    • Toay