26 de Enero de 2021
Informe

Control de malezas y promoción de resiembra natural de vicia villosa en el sudoeste semiárido

La vicia villosa es una de las pocas leguminosas anuales con alta adaptabilidad para las condiciones semiáridas del Sudoeste y buen potencial para naturalizarse bajo las condiciones agroecológicas imperantes. Aumentar la productividad forrajera, a través de la introducción de leguminosas fijadoras de nitrógeno (N), es de gran importancia para mejorar los sistemas ganaderos-agrícolas de la región.

Compartir
+A -A

Actualmente, la siembra de vicia en mezcla con avena u otro verdeo de invierno como centeno, cebada, entre otros, es utilizada como forraje y en menor medida destinada a la producción de semillas, que generalmente queda supeditada a un rebrote en primavera luego del pastoreo. Como la producción de semilla de vicia suele ser aleatoria o inestable y el costo de la semilla es elevado, la resiembra de vicia luego del primer ciclo de cultivo es un atributo deseable de esta forrajera que permite reducir los costos de producción, mejorar las propiedades del suelo, incorporar N al sistema, e incrementar el valor nutritivo del forraje.

Para que ocurra una buena resiembra de vicia villosa es fundamental la dispersión de semillas en el suelo. Por este motivo, la posibilidad para la resiembra de un cultivo destinado a cosecha de semillas, o cuando se deja semillar, es mayor que la de un verdeo destinado al pastoreo intensivo. No obstante, esta leguminosa es capaz de semillar en cualquiera de los estratos de la vegetación, aún en la parte inferior cerca del suelo, pudiendo presentar reacciones muy distintas ante diferentes intensidades de pastoreo. Asimismo, la presencia de semillas con dormancia, sincroniza el establecimiento de plántulas a principios de otoño, cuando las condiciones de humedad y temperatura son favorables para el cultivo. Vicia sativa, otra de las vicias difundidas en la región, no posee este mecanismo por lo cual su posibilidad de resiembra natural es mucho menor, dependiendo del cultivar utilizado.

Estrategia de manejo de bajo costo, para lograr una buena resiembra de vicia villosa se propone:

• Durante el primer año, cuando se realice la siembra de vicia corroborar que la especie sea villosa

• Luego de cosechado el cultivo de vicia, si la presencia de residuos es escasa, realizar un laboreo superficial con el objetivo de incorporar las semillas y evitar la predación por las palomas. Con el fin de reducir la susceptibilidad a la erosión eólica, se puede pasar una rastra de discos con los cuerpos abiertos o incorporar la semilla mediante el pisoteo de bovinos u ovinos. En ensayos realizados en el INTA H. Ascasubi se midieron consumos diarios de 200 a 900 semillas de vicia villosa por paloma.

• Si las condiciones ambientales y la disponibilidad de forraje lo permiten, destinar el cultivo de vicia para semilla, o dejar semillar, para lograr la dispersión de las mismas. Se puede dejar parte del lote, frente a situaciones intermedias y alternar en ciclos posteriores.

• Luego de incorporada la semilla mantener el lote libre de malezas hasta la primera quincena de febrero con aplicación de herbicidas. En este aspecto se puede consultar el Sistema de Manejo Integrado de Malezas en el cual se predicen los valores de emergencia de vicia villosa según las condiciones ambientales del sur bonaerense. 

• En el sudoeste semiárido, las principales malezas que compiten con la vicia durante su resiembra natural suelen ser la flor amarilla, cardo ruso, abrepuño amarillo, rúcula, entre otras. Por este motivo, se sugiere priorizar el control químico de estas especies (principalmente flor amarilla por ser perenne), utilizando herbicidas hormonales como 2,4 D y dicamba, con anterioridad a la emergencia de las plantas de vicia de resiembra natural. Las aplicaciones deberían realizarse entre los meses de enero y febrero, cuando las condiciones del clima y las malezas lo permitan. 

Aspectos a considerar:

• Para favorecer la producción de semillas de vicia villosa es fundamental la presencia de polinizadores naturales o abejas melíferas.

• La semilla de vicia villosa luego de cosechada se puede almacenar durante un largo periodo (> 5 años) sin que pierda porcentajes elevados de germinación. Esa semilla se puede destinar a sembrar o inter-sembrar otros lotes dentro del establecimiento.

• Las semillas incorporadas en el suelo pueden perdurar por más de 2 años, pero el porcentaje de viabilidad se reduce en forma marcada luego de los primeros 2 años.

• El control de voluntarios de vicia, plantas guachas, en caso de que se realice otro cultivo de cosecha como trigo o cebada, se puede realizar fácilmente mediante herbicidas selectivos post-emergentes como 2,4 D, metsulfurón, picloram, dicamba, etc. Asimismo, debido a que el pico de emergencia de vicia villosa se produce a fines de verano y principios de otoño, los nacimientos luego de sembrado el cultivo de cosecha suelen ser escasos y fácilmente controlables.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Buenos Aires