13 de Marzo de 2012
Artículo de divulgación

Control de podredumbres poscosecha en cerezas

Artículo publicado en la Revista Fruticultura & Diversificación Nº 66. EEA Alto Valle.

Compartir
+A -A
Descargar

Resultados de una investigación del INTA Alto Valle para reducir las pérdidas de poscosecha en cerezas priorizando la salud humana y el cuidado del medio ambiente

El Alto Valle de Río Negro y Neuquén es la segunda región productora de cerezas del país, con alrededor de 500 hectáreas implantadas. El principal destino de la fruta es el consumo en fresco en el mercado interno o de exportación.

Las enfermedades provocadas por hongos son una importante causa de pérdidas de poscosecha en cerezas. Las principales especies responsables son Penicillium, Alternaria, Monilia, Rhizopus y Botrytis y su frecuencia de aparición depende de la sensibilidad de las distintas variedades y de la zona de producción. Para controlarlas, el uso de fungicidas sintéticos ha sido y es en la actualidad el método más difundido en cerezas. Algunos productos tales como el iprodione han sido ampliamente utilizados en otros países. Sin embargo, debido a las exigencias comerciales cada vez más estrictas, así como a la demanda pública por un menor uso de agroquímicos, cada año se reduce el límite de residuos y el número de productos permitidos. En nuestro país no existe ningún fungicida registrado para el control de podredumbres en poscosecha de cerezas. Por ello, las empresas regionales deben basar su estrategia de control en otras herramientas, entre las cuales se destaca el agua clorada (Cl).

Diversos estudios evaluaron alternativas a los fungicidas de síntesis y demostraron que el bicarbonato de sodio (BCS) puede resultar una herramienta efectiva tanto en cerezas como en cítricos, zanahoria, pimiento y melón. Por otra parte, algunos fungicidas de nueva generación como el fludioxonil (Scholar, Syngenta) y el pirimetanil (Penbotec, Janssen) han sido calificados como de “bajo riesgo” por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA). Estos productos son efectivos para controlar Penicillium expansum y Botrytis cinerea en peras y manzanas y han sido registrados en nuestro país para su uso en estas especies.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Río Negro
    • Argentina
    • Neuquén