26 de Septiembre de 2018
Artículo de divulgación

Cosecha en condiciones de sequía

En campañas afectadas por sequía, es muy posible que el cultivo se presente con plantas de baja altura, vainas muy próximas al suelo y niveles de humedad muy bajo al momento de la cosecha, con alto riesgo de pérdidas por dehiscencia de vainas y consecuente desgrane. Por lo tanto, se debe ser más precavido, que en campañas normales, en los siguientes puntos de regulación de la maquina cosechadora.

Compartir
+A -A

Regulaciones del cabezal

Velocidad de avance y cabezal: Se recomienda una velocidad de avance hasta 6 km/h, para darle mayor oportunidad al cabezal sojero de captar estas plantas de bajo volumen, sin que éste "les pase por encima".

Ajustar la altura de corte lo más cerca posible del suelo, para recoger las vainas que se encuentren a baja altura y que las mismas no se transformen en pérdidas de cosecha.

Adaptar el molinete con kits especiales para levantar sojas de bajo volumen vegetativo, tal como paletas de goma. Tener en cuenta que los mismos deben ser extraídos, si se va a trabajar en un lote con un cultivo de desarrollo normal (ya que en estos lotes pueden ser causa de perdidas).

Controlar el estado general de cuchillas y puntones; reemplazando los elementos deteriorados; esta debe ser una tarea diaria en un cultivo de desarrollo normal, pero lo es aún más en un cultivo de bajo porte.

Medir durante toda la jornada de trabajo las pérdidas de cosecha, según la metodología del INTA, para saber qué es lo que pasa en varios sectores del lote.  

Regulación del sistema de trilla, separación y limpieza:

Para trillar bien un cultivo también hay que mirar al residuo de cosecha. Moler la paja por una excesiva agresividad del sistema de trilla, provoca un gasto de energía inútil y provoca complicaciones en los sistemas de separación y limpieza que se traducen en el campo como pérdidas por cola.

Observar siempre el estado del residuo que sale por la cola de la cosechadora. Entrenar el ojo en este tema y su relación con el funcionamiento de los sistemas de trilla, separación y limpieza, es complementario del proceso de regulación de una maquina cosechadora.

 

Cuando regulamos un sistema de trilla, lo primero es no perder de vista la definición correcta del proceso en sí. Trillar cualquier cultivo significa separar la porción vegetal de interés económico, el grano en este caso, de estructura que lo protege y soporta, sin causarle daño físico al mismo y sin provocar el picado del "material no grano" (granza y paja), que ingreso a la cosechadora, ya que esto demandaría un consumo de energía en algo innecesario y además reducir el tamaño promedio del material no grano en el proceso de trilla, desencadena otros problemas en procesos posteriores, como la separación y la limpieza, que también se expresan en el campo como pérdidas de cosecha.

Al momento de regular el órgano de trilla en cultivos afectados por sequía, tener en cuenta que se estará procesando un menor volumen de hojas, vainas y tallos, por lo que los granos estarán más expuestos al daño mecánico, por fricción e impacto de los órganos de trilla. Para ello se deberá trabajar con rpm cercanas a las 400 – 450 rpm en rotores axiales y 600 rpm en cilindros convencionales. En la actualidad existen kits de modificación recomendados para la trilla de soja con sistemas axiales, donde se disminuye el diámetro de los alambres de las camisas de trilla desde 12 mm a 6 mm, aumentando el colado, lo cual permite bajar el consumo promedio por tonelada de cultivo procesada.

 

Si se detecta daño mecánico en el grano, reducir las rpm del sistema de trilla manteniendo la velocidad de avance. Si se llega al límite de detención del motor y persiste el daño mecánico, aumentar la separación del órgano de trilla con los cóncavos/camisas (o cilindro/cóncavo en cosechadoras tradicionales).

Para evitar el daño mecánico provocado por los sinfines de descarga, como recomendación para bajar el daño provocado por los mismos: no descargar la tolva totalmente cuando se los utiliza, dejarlos cargados con la última cantidad de granos en cada descarga. En la época de mantenimiento de la maquina controlar la separación entre el borde del sinfín y la pared interna del tubo de descarga. La misma no debería ser superior a los 18 - 20 mm.

 

.........................................................................

 

Este artículo fue revisado y aprobado por la Comisión Asesora de Publicaciones de INTA EEA Salta.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Salta
    • Cerrillos
Temas
Palabras clave