31 de Mayo de 2012
Artículo de divulgación

Cosecha y poscosecha de cerezas

Artículo publicado en la Revista Fruticultura & Diversificación Nº 50. Tercer trimestre de 2006.

Compartir
+A -A
Descargar

La madurez al momento de cosecha y el adecuado manejo de la temperatura son aspectos clave para mantener cerezas de buena calidad a lo largo de la conservación.

Si bien la calidad de la fruta se logra a través del proceso productivo y no puede incrementarse durante la poscosecha, durante esta última instancia es posible reducir al mínimo el deterioro de los frutos. A continuación se detallan los factores que deben tenerse en cuenta para que esto sea posible.

Madurez al momento de la cosecha
Las cerezas son frutos no climatéricos, por eso deben cosecharse una vez que alcanzan las características organolépticas deseadas. A medida que la cereza madura en la planta, aumenta el contenido de sólidos solubles, el calibre y el color. La acidez disminuye y en menor medida lo hace la firmeza. Los índices más adecuados para definir el momento de cosecha son el contenido de sólidos solubles (azúcares) y el color de la epidermis. Existen diferencias entre cultivares, que deben ser tenidas en cuenta (Tabla 1).

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Río Negro
    • Allen