22 de Mayo de 2017
Cartilla o ficha

Cuidar nuestros terneros

Como sabemos todos los que trabajamos con terneros, el calostro y el calostrado son la clave para una buena crianza, baja mortandad y menos terneros enfermos. Pero también sabemos que nuestras vacas han sufrido mucho estrés por condiciones climáticas y no se alimentaron adecuadamente, lo que perjudica la calidad del calostro y por lo tanto, el éxito de la crianza.

Compartir
+A -A

¿Qué hace el calostro?

Aporta al ternero vitaminas A, D, E, B, fundamentales para el buen funcionamiento del sistema inmune. Si la madre tuvo una dieta deficiente, tendrá menor calidad. Por otro lado, el selenio que sí se absorbe durante la gestación, también está presente en el calostro y ayuda en el momento del calostrado a la buena absorción de defensas. Es necesario incorporarlo a la dieta preparto. 
Una vaca bajo estrés y malas condiciones climáticas produce un calostro deficiente en vitaminas y minerales, lo que afectará la absorción del ternero y el posterior desarrollo de sus defensas.

¿Qué hacemos nosotros?

- Suplementar la dieta preparto con un complejo que contenga las vitaminas fundamentales + Selenio

- Si no se les dio suplemento a las madres durante el preparto, suplementar a los terneros en la estaca, aplicando las vitaminas y el selenio de forma inyectable, para ayudar a elevar sus defensas.

- Realizar el calostrado lo antes posible, ya que a medida que pasa el tiempo el calostro va perdiendo calidad y el ternero disminuye su absorción.

- Ofrecer al ternero una cantidad de calostro que represente el 10% de su peso en las primeras 8 horas, en una o dos tomas. Por ejemplo, si el ternero pesa 40 kg debería tomar 4 litros de calostro en las primeras 8 horas en mamadera, por sonda o al pie de la madre - si nació con fuerza suficiente para pararse y calostrar por sus propios medios- en las dos primeras horas de vida.

-Vacunar a las madres al secado y durante el preparto contra enfermedades respiratorias y diarreas neonatales. Esta medida ayuda mucho en la formación del calostro de calidad.

Cuando los terneros nacen de madres estresadas o ellos mismos han sufrido situaciones climáticas adversas, es necesario realizar una buena alimentación durante la crianza aumentando gradualmente la cantidad de leche o sustituto en la guachera y utilizando un balanceado de buena calidad (si es posible de 23% de proteína en las primeras semanas). Esto asegura la disponibilidad de la energía necesaria para crecer y para un buen funcionamiento del sistema inmune, además de permitirle resistir mejor las inclemencias climáticas.

Y no descuidar…

    • Alojar a los terneros en una zona alta, protegida del viento frio, dando la leche o sustituto de manera sistemática a horarios fijos y a temperatura constante. Controlar la calidad bacteriológica del agua y mantener la higiene adecuada en las tareas de todos los días. 
      Apostemos a la formación de los guacheros en los equipos de trabajo de nuestros tambos.  

Más hojas informativas



Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Santa Fe
    • Rafaela