29 de Diciembre de 2021
Artículo de divulgación

El Almacén Campesino: Uso de especies nativas en el comercio artesanal

En el Almacén Campesino, iniciativa de comercialización que el INTA acompaña desde la OIT Termas de Rio Hondo, se comercializan especies nativas. En este artículo compartimos un detalle de los usos y de sus técnicas de recolección.

Compartir
+A -A

Con el objetivo de agregar valor, favorecer la calidad y venta de productos que comercializan emprendedores y/o productores en el Almacén Campesino de Termas de Rio Hondo, Santiago del Estero, el INTA con otras instituciones y organizaciones del medio, interviene en el territorio brindando asesoramiento técnico y acompañamiento para la mejora integral de las actividades que realizan. 

Es así que a partir del acompañamiento al espacio de comercialización de las producciones locales de la agricultura familiar campesina e indígena de los departamentos Rio Hondo, Jiménez y Guasayán se obtuvieron algunos datos relevantes sobre la recolección y el uso de especies nativas. Entre los datos más importantes se encuentran los que muestran que el uso tradicional de las mismas sigue muy vigente, con presencia en productos cosméticos, ornamentales, alimenticios y medicinales siendo las especies más usadas el chañar, algarroba, mistol, tuna, poleo, ruda, malva, manzanilla, jarilla, ortiga, paico, palo azul, altamisa, ají del monte, cola de caballo, pichana, sobra de toro, zarzaparrilla, y hojas de palmas. 

Esta vigencia en el uso, radica en la confiabilidad dada por las costumbres y tradiciones manifiestas por sus pobladores y los turistas que llegan al lugar, sobre todo lo que refiere al consumo y uso de las hierbas y arbustos medicinales. El consumo familiar de estas especies se presenta como una garantía de los beneficios atribuibles a sus propiedades, las que son transmitidas de generación en generación como prácticas ancestrales.

Las especies y sus usos

El Chañar, Geoffroea decorticans, se utiliza con fines alimenticios y medicinales, y de él se producen arropes y mermeladas.

La Algarroba, Prosopis alba, se utiliza con fines alimenticios. De ella se producen arropes, mermeladas y harinas, que luego se comercializan como galletas y alfajores.

De el Mistol, Ziziphus mistol, se producen arropes, licores, mermeladas y el bolanchaoTambién se comercializa su fruto.

De la Tuna, Opuntia ficus indica, se producen arropes, mermeladas y bombones.

El Poleo, Lippia turbinata, se utiliza para la producción de licores e infusiones medicinales.

La Ruda, Ruta chalepensis, se comercializa directamente como hierba, con fines alimenticios y medicinales. También se utiliza para hacer jabones con fines cosméticos.

La Malva, Sphaeralcea bonariensis, y la Manzanilla, Matriarca chamomilla, se utilizan para distintas infusiones.

De la Jarilla, Larrea sp., se confeccionan jabones desodorantes y se comercializa también la hierba para distintos lavajes medicinales.

El Ají del Monte, Capsicum annuum, se comecializa como condimento.

La planta de la Ortiga, Urtica sp., se utiliza para distintos usos medicinales, como los dolores musculares, como depurativo, y para el tratamiento de la alopecia (caída del cabello).

La Cola de caballo, Equisetum arvense, la Altamisa, Parthenium hysterophorus, el Palo Azul, Cyclolepis genistoides, y el Paico, Dysphabia ambrosioides, se utilizan como digestivos y diuréticos.

Las ramas de Pichana, Senna aphylla, tienen usos forrajeros, como leña, para relleno de techos y para la confección de escobas. También tiene usos cosméticos.

De la Sombra de Toro, Jodina rhombifolia, se extraen las hojas y la corteza, que se utilizan para el tratamiento del colesterol, afecciones del hígado, y para el dolor de garganta.

La Zarzaparrilla, Smilax aspera, se comercializa con fines medicinales, toda la planta sirve como depurativo.

Las hojas de Palma, Trithinax campestris, son muy utilizadas en la región para la confección de artesanías de decoración y utensillos. Se comercializa en pantallas, individuales, esterillas, paneras, porta-termos y escobas.

La recolección

La recolección de las especies se realiza directamente desde el lugar donde crece, sabiendo que el lugar no está contaminado y no es un lugar de transito de animales domésticos y personas. Se utilizan bolsas plásticas o de papel, palas, tijeras y guantes. Por lo general la recolección se hace cuando el clima es agradable o cuando el ciclo vital de las especies encuentra su punto ideal. En todos los casos, quienes recolectan llevan el cuerpo protegido del sol y del viento, de animales y de insectos.

El secado de las especies se realiza tanto disponiéndolas sobre elásticos de camas metálicas, o colgándolas con hilo tipo piolín. También se cuelgan sobre sogas o tiras, en ambos casos en la sombra. Las especies deben estar siempre bien aireadas y a resguardo del sol directo y de las lluvias. Una vez secas, se recogen, limpian, pesan y empacan. En el Almacén Campesino se utilizan bolsas de papel madera para su entrega final, con etiquetas donde se las identifica y se coloca su peso.

La recolección y elaboración de productos con especies nativas representa en la región una forma de producción tradicional, codiciada por los consumidores quienes valoran el delicado proceso de transformación y los saberes en juego en estas prácticas.

 

 

 

 

 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina