15 de Octubre de 2020
Boletín

El basural se convierte en vivero

Un grupo de mujeres logra construir un vivero en el predio de disposición final de residuos de la localidad de Tres Arroyos, Provincia de Buenos Aires

Compartir
+A -A

Iban en busca de ropa, muebles, cartón y chatarra, para sus casas o para vender. Buscaban y luego se repartían entre ellas lo que encontraban. El basural, ubicado cerca del barrio Ranchos de la Virgen de Luján, era para estas mujeres un territorio de sociabilización y supervivencia. Un lugar para el encuentro, para el trabajo, y la transformación.

La idea del vivero surgió en 2019, a partir de la propuesta de Silvia Tiseira, Natalia Gutierrez, Yesica Farías, Paola López, Gisela López y Débora Campos como un proyecto de empoderamiento y al mismo tiempo, de mejora de sus condiciones de trabajos. La reivindicación del cirujeo, el cuidado del medio ambiente y la inclusión social y laboral, fueron los temas principales, que abordó este sueño, desde el comienzo. “Este proyecto nos agranda el orgullo de decir, sí, somos mujeres y podemos, y somos madres. Estábamos en el basurero en el fondo, allá donde nadie nos veía, y hoy estamos acá”, cuenta Silvia Tiseira

Con el apoyo de Lorena Cortés, Trabajadora Social de la Secretaría de Desarrollo Social Municipal que escuchó la propuesta cuando el grupo de mujeres la planteó en la salita del barrio y el acompañamiento técnico de Natalia Carrasco, de la Chacra Experimental Integrada de Barrow (INTA), Marcelo León de la Secretaría de Desarrollo social y Ricardo Danunzio de la Secretaría de Medio ambiente de la Municipalidad de Tres Arroyo la iniciativa se puso en marcha.

Actualmente este sueño es un proyecto real, un vivero en el que se producen plantas, plantines y árboles, que cuenta con la delimitación de un espacio para plantas de exterior, para el armado y mantenimiento de una compostera, para el armado de un depósito de agua y la capacitación técnica continua en un contexto marcado por cuidado del medio ambiente.

A futuro, crece, con el desarrollo de su segunda etapa y “la construcción de un invernáculo amplio, cubierto, para que las plantas y árboles puedan desarrollarse hasta su tamaño final y la construcción de un sistema colector de agua utilizando el techo del aula interactiva que se encuentra lindante al vivero, y así asegurar la provisión de agua para riego”, detalla, Natalia Carrasco, técnica responsable del proyecto por parte del INTA.

 

Referencias

Personas involucrados
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina