02 de Julio de 2012
Artículo de divulgación

El libro de la campaña. Estrés por calor en ganado lechero: impactos y mitigación

Miriam Gallardo y Silvia Valtorta, dos referentes del INTA Lechero y con una larga trayectoria en la investigación del bienestar animal, presentaron, en la sede del INTA del barrio de San Telmo de la Ciudad de Buenos Aires, el libro “Estrés por calor en ganado lechero: impactos y mitigación”. Una recopilación de 20 años de investigaciones en el tema. Un material clave en el marco de nuestra campaña.

Compartir
+A -A

Lanzamiento

Fue en las instalaciones de la sede de INTA del barrio de San Telmo de la Ciudad de Buenos Aires. Las autoras, Miriam Gallardo (INTA) y Silvia Valtorta (CONICET con sede en INTA) actualmente se desempeñan en el Instituto de Patobiología del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas CICVyA de INTA Castelar, Buenos Aires.

En representación de la Dirección del CICVyA, el Dr. Jorge E. Carrillo abrió el acto y destacó “la labor que las investigadoras realizaron en el tema de estrés térmico y su impacto en la producción lechera del país, cerrando en esta obra más de 20 años de trabajo continuo y reconocidas tanto nacional como internacionalmente”.

Con la proximidad del verano, representa un valioso aporte en la campaña “Menos estrés más plata” que desde el INTA Lechero se está desarrollando para ayudar a reducir los enormes costos y pérdidas económicas en el sector tambero.

La presentación del libro estuvo a cargo el Ing. Vicente Diego Casares, presidente de FIL Fundación Instituto de la leche quien resaltó el valor de esta publicación en función de su aporte al sector del tambo que se vio afectado por el avance sojero, para reformular estrategias.

Israel desde Buenos Aires

El acto contó con la participación especial del Ing. Agr. Israel Flamenbaum, de reconocido prestigio mundial en estrés por calor y metodología de enfriamiento para vacas, que se encontraba de visita en el país. “Silvia y Miriam fueron alumnas mías en los cursos de capacitación que dicté en mi país y me une un fuerte lazo con ellas, basado en la admiración por su trabajo y el profundo aprecio hacia sus personas”, dijo.
La Ing. Silvia Valtorta contó que empezó a trabajar sobre el estrés térmico en el año 1975, hizo su posgrado en EEUU y más tarde desde CONICET se integró al INTA para trabajar en la EEA Rafaela. Con la Ing. Miriam Gallardo comenzaron a investigar y registrar datos meteorológicos que impactaban en la producción y posibles escenarios de cambio climático sobre las pérdidas de producción y eficiencia reproductiva de los rodeos lecheros. Luego, se dedicaron al trabajo experimental a campo para implementar medidas de mitigación de efectos negativos y pérdidas. Todo esto está volcado en el libro, que aborda de manera integral todos los aspectos relacionados con el estrés por calor, con la actualización bibliográfica de otros autores de reconocimiento internacional.
Para la Ing. Gallardo “el estrés por calor es uno de los fenómenos atmosféricos con mayores consecuencias sobre la salud y el desempeño productivo y reproductivo de vacas lecheras, ya sea bajo condiciones de pastoreo como de confinamiento” Utilizando estrategias para el manejo tanto nutricional como ambiental se puede mitigar el efecto negativo del calor en la producción de los rodeos lecheros e incrementar la ganancia por vaca por año en un valor no menor a U$S 100, afirmaron los especialistas.

 

Todos los temas, todos.

La obra aborda temáticas de producción y bienestar animal relacionadas al impacto que producen las altas temperaturas sobre la salud y la performance productiva y reproductiva del ganado lechero. Se analizan respuestas fisiológicas y de desempeño del animal y, fundamentalmente, se presentan las herramientas de manejo nutricional y ambiental que pueden significar el éxito de la empresa cuando se atraviesa un período clave como el verano. Resume la investigación desarrollada por las autoras, en su mayor parte en la Estación Experimental de Rafaela, donde consideran que el estrés por calor es uno de los fenómenos atmosféricos con mayores consecuencias sobre la salud y el desempeño productivo y reproductivo de vacas lecheras, ya sea bajo condiciones de pastoreo como de confinamiento.

Hay que tener en cuenta que el calor intenso tiene fuertes impactos negativos, inmediatos y residuales, sobre la eficiencia del ganado lechero, especialmente en vacas de alta producción. En el marco de un clima cambiante, en el que se ya se observa el aumento en la ocurrencia de eventos extremos, es posible visualizar que se agudizarán la duración e intensidad de las olas de calor. Por tales motivos, el estrés por calor resulta actualmente un tópico de interés especial en los estudios de bienestar animal y mitigar su impacto debería constituir una meta clave para una ganadería sustentable. En esta obra se discuten las características del ambiente que determinan el clima ideal para la producción de leche, como también aquéllas que determinan falta de confort para los hatos lecheros.

Silvia y Miriam conversan con el INTA lechero

¿Qué significa este libro para ustedes en este momento de sus carreras?

MG: Tanto Silvia Valtorta como yo desarrollamos la mayor parte de nuestras investigaciones en la Estación Experimental de Rafaela.
Es la consecuencia de muchos años de trabajo experimental, realizados fundamentalmente en la cuenca lechera central de Argentina, en una región donde el impacto del calor impacta en el rodeo lechero. Es además una síntesis integral de todo nuestro trabajo a modo de cierre para ponerlo a disposición de todos los actores involucrados en la lechería.

¿Cuál es la importancia de estudiar el bienestar animal asociado a al cadena de valor?

MG: La etología es la disciplina que estudia el comportamiento animal. En el caso de animales domésticos de producción la importancia la tiene relativamente desde hace poco tiempo. Hay muchos trabajos que se llevan a cabo para estudiar el ganado de lechero en condiciones de confinamiento y de estabulación, donde las condiciones son criticas y lo que se vio es que los rodeos es que esto tiene un impacto importante por cuanto los bovinos se han concentrado en menor superficie y conlleva a una serie de variables que atentan contra el bienestar del animal y el sistema inmune que garantiza que el estado saludable del animal durante su ciclo productivo; en consecuencia su performance productiva se ve afectada y repercute en toda la cadena.
El libro en este aspecto, si bien contiene muchos trabajos y artículos sobre confort animal, es un libro referencial donde se compilan muchísimas experiencias e información nacional e internacional. Tiene en cada capítulo cada capítulo una extensiva revisión bibliográfica, de manera que el lector interesado en profundizar temas que son tan nuevos, pueda ir en búsqueda de más información y detalle, a esas fuentes.

¿En cuánto tiempo el productor que implementa medidas de mitigación para el estrés por calor, puede ver una recuperación en la pérdida?

MG: En cuanto a recuperación de pérdidas, las condiciones macroeconómicas marcan el ritmo en el que el productor se apodera de la tecnología. Si esas condiciones son como las de los últimos años, es probable que en muy poco tiempo (2 a 3 años) la conciencia esté instalada y el impacto negativo se sortee. Esto hablando a nivel macro, a nivel país.
Hablando de un predio muy particular, es decir de un establecimiento, cuando el productor implementa medidas de mitigación y métodos de enfriamiento, los resultados se ven al final de la campaña y puede recuperar no sólo la inversión sino que puede reordenar el manejo eficiente de su rodeo. Por eso es importante insistir en la campaña. No obstante hay que recalcar que los animales en esta época deben recibir una dieta equilibrada, abundante agua fresca y que dispongan de sombra. De esta forma se puede mejorar entre un 15 y un 20% la producción lechera.
SV: Aclaremos también que los animales estresados sufren una disminución en el consumo de materia seca, baja el índice de preñez y se registran mermas en la producción de leche del 20%.

Israel de campaña con nosotros.

Consultor Internacional. Experto en sistemas enfriamiento para vacas Ex director el Dpto. de Ganadería, Servicio de Extensión del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Israel

¿Podría resumir brevemente su experiencia en el tema de estrés térmico?

IF: Yo trabajo en el tema de estrés térmico desde hace 30 años en Israel. Nuestras vacas tiene alto potencial productivo y el efecto del estrés térmico provocó efectos negativos en su salud y performance productiva. Por eso desde el comienzo, tratamos de reducir esos efectos y proporcionarles a las vacas confort e implementar sistemas de enfriamiento para vacas, con muy buenos resultados.
La razón por la que nosotros iniciamos más temprano la implementación de estrategias para mitigar el calor y diseñar metodologías de enfriamiento es que las temperaturas en Israel son más extremas, (bastante parecido a lo que es el clima que tienen aquí en Santa Fe).

¿Cómo ve a la Argentina en este tema?

Las condiciones económicas del sector lechero argentino están dadas para alcanzar “vacas con altos valores de producción”. El calentamiento global aceleró mucho el impacto negativo en los rodeos, y es muy bueno que INTA esté tomando decisiones y haya puesto en marcha la campaña “Menos estrés más plata”. Se está perdiendo un potencial muy grande y mucho dinero. U$S 300 millones de pesos anuales por estrés calórico son las cifras que publicaron ustedes. Me animo a decir que no se están calculando bien las pérdidas porque hay factores ocultos asociados que influyen indicando que el número es mayor que ese valor. Este año dicté charlas en Argentina y mostré un programa que desarrollamos para calcular las pérdidas reales, y como ejemplo conté la experiencia que tuvimos cuando los utilizamos México y Brasil con los datos de pérdidas que registraron, y se evidenció que por esas pérdidas ocultas el impacto era mayor que el que decían.
El potencial genético de las vacas argentinas es muy bueno y ha aumentado un 40 %. Para mejorar su producción y mantener el status, Argentina tiene que desarrollar su propio sistema de mitigación y enfriamiento adaptado al sistema pastoril y dar a las vacas el confort animal, especialmente en las horas pico del verano. El sistema de aspersión forzada mojando a las vacas y enfría la superficie corporal reduce el impacto del estrés térmico y hace eficiente su producción

¿Dónde radicarían las pérdidas específicamente?

IF: Las pérdidas ocasionadas se ven en la disminución en la leche de los valores de grasa y proteína, en la eficiencia nutricional y en la reproductiva. Hablamos de valores de hasta un 15%.

En el mes de junio viajé a la cuenca lechera de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos y en todas mostré las verdaderas pérdidas y el valor que tiene el enfriamiento para mitigar esas pérdidas. Con la implementar un sistema de enfriamiento se pueden incrementar las ganancias hasta U$S 150/vaca/año. Sostener el negocio depende de la decisión que tome el productor para que sus vacas produzcan más en mejores condiciones de bienestar animal.

Las pérdidas que provoca el estrés por calor son tan grandes que me sorprende ver que en el mundo hay tamberos que todavía no tomaron conciencia de eso.
El productor muchas veces desconoce el tema, por eso es muy bueno lo que INTA está haciendo en la campaña: “concientizar” para no subaprovechar.

Hoy la estrategia principal es que cada país promueva una campaña para reducir el impacto negativo. Usando métodos de enfriamiento para vacas el costo/beneficio no baja de U$S 100/vaca/año. Las últimas publicaciones mencionan a nivel mundial que el sector lechero está perdiendo más dinero por estrés calórico que por deficiencia nutricional o reproductiva. Es la causa N°1 de los problemas.

 

Autoras:

Ing. Agr. (MSc.) Miriam R. Gallardo.
Se desempeña actualmente como investigadora en el área de Nutrición de Ganado Lechero del INTA, en el Instituto de Patobiología del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CNIA). Gran parte de su trabajo en el tema de estrés calórico lo ha desarrollado en la cuenca lechera central de la Argentina, en la Estación Experimental Agropecuaria Rafaela del INTA. Además se ha desempeñado también como docente regular en las Universidades Nacionales de Córdoba, La Pampa y del Litoral.

Ing. Agr. (Dra) Silvia E. Valtorta
Es investigadora Adjunta del CONICET, en el área de Biometeorología Animal, se desempeña en el Instituto de Patobiología del CNIA de INTA. Ejerce la docencia universitaria como Profesora Asociada en la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Gran parte de su trabajo lo ha desarrollado en la cuenca lechera central de la Argentina, en la UNL y en la EEA Rafaela. Se ha desempeñado como docente regular en la Universidad de Buenos Aires y ha ejercido cargos directivos en la Asociación Internacional de Biometeorología.

 

Referencias

Personas involucradas extra INTA
Silvia VALTORTA
Personas involucrados
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina