19 de Agosto de 2020
Informe

Enfermedades del cultivo de soja y resultados de ensayos de control químico. Campaña 2019/2020

Compartir
+A -A

Para que ocurra una enfermedad deben combinarse los tres elementos que conforman el famoso “triángulo de la enfermedad”: un hospedante, un patógeno virulento para ese hospedante, y un ambiente conducente para el desarrollo de la enfermedad causada por ese patógeno. Entonces, la prevalencia, incidencia y severidad de las distintas enfermedades que pueden afectar al cultivo de soja dependerán del inóculo presente en los lotes (patógeno), la resistencia/susceptibilidad de la variedad utilizada a ese patógeno (hospedante) y las condiciones ambientales en cada lote (ambiente). El conocimiento de los distintos factores involucrados en cada patosistema y su interacción, permite identificar las prácticas de manejo más adecuadas para influir sobre estos tres elementos de manera de disminuir los niveles de la enfermedad y su efecto sobre el rendimiento.

En general, la implantación del cultivo fue buena. Sin embargo, a finales de diciembre y principio de enero, en lotes puntuales se observaron marchitamiento y muerte en plantas aisladas, en surcos o en rodales, en estadios vegetativos o reproductivos dependiendo de la fecha de siembra. Más tarde, durante el mes de febrero, coincidiendo con menores precipitaciones y altas temperaturas, ocurrió una situación similar. Algunos de los síntomas fueron marchitez de plantas con peciolos en ángulos rectos, podredumbre de raíz y base del tallo, producción de raicillas sobre el nivel del suelo, hojas acuosas o aceitosas, tallos y ramificaciones con coloración marrón rojiza, podredumbre interna de floema y xilema y hendiduras en los primeros cm del tallo. En algunas de estas plantas se identificaron patógenos como los oomycetes Phytophthora sojae y Pythium spp, y hongos como Fusarium spp, Rhizoctonia spp, Macrophomina phaseolina (causante de podredumbre carbonosa), Diaporthe spp (cancro del tallo), y en algunos casos, Phialophora gregata (podredumbre parda). Sin embargo, esta problemática puede estar asociada también a la interacción de múltiples factores, como compactación, relieve (depresiones donde luego de lluvias intensas se acumula agua por varios días), persistencia de herbicidas en los primeros cm del suelo, daño y asfixia de raíces, drenaje deficiente, stress hídrico y térmico y alternancia de períodos con alto y bajo contenido de humedad en los primeros cm del suelo. También se registraron casos de tallos barrenados en el tercio inferior y medio, con presencia de larvas de la “mosquita de la soja” (Melanagromyza sojae) causando una sintomatología que ocasionalmente se confundió con podredumbres de raíz y base de tallo.

(Informe completo para su descarga en esta página)

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Córdoba
    • Marcos Juárez