23 de Septiembre de 2014
Artículo de divulgación

Escherichia coli productor de toxina Shiga en distintos sistemas de engorde bovino de Argentina

La intensificación de la cría bovina, a través de la modificación de la dieta natural del bovino y de las condiciones de hacinamiento, puede favorecer la incorporación de microorganismos patógenos como los Escherichia coli productores de toxina Shiga al alimento producido (carne). Esto podría afectar negativamente la inocuidad del producto consumido, principal demanda del consumidor.

Compartir
+A -A

La intensificación de la producción bovina implica la  modificación de la dieta animal y las condiciones de engorde con mayor hacinamiento. Estos hechos  pueden favorecer la incorporación de algunos patógenos a la carne durante la faena través de la contaminación de las carcasas por contacto con la materia fecal y el cuero.

Los rumiantes son el principal reservorio de Escherichia coli productor de toxina Shiga (STEC), agente causal de diarrea, diarrea sanguinolenta y síndrome urémico hemolítico (SUH) en el humano. El objetivo de este trabajo fue investigar la prevalencia de STEC O157 y no-O157 en materia fecal (MF), cueros (CU) y carcasas (CA) de bovinos en  diferentes sistemas de engorde usados en Argentina.

Se estudiaron 40 novillos durante 4 meses en una temporada otoño/invierno, mediante 5 muestreos (cuatro a campo y 1 en faena), totalizando 248 muestras (112 MF, 112 CU y 24 CA). Cada animal se asignó a una de tres dietas: corral (CO) n=16; pasto (PA) n=8; pasto suplementado (PS) n=16. La detección de STEC O157 se realizó por enriquecimiento selectivo (caldo GN + novobiocina) seguido por inmunoconcentración (SIM y MiniVidas), tamizaje por PCR,  y aislamiento en medios selectivos diferenciales (CT-SMAC, CT-ID y SMAC).

La detección de STEC no-O157 se realizó por enriquecimiento no selectivo para CU (caldo GN) y CA (caldo ECm), tamizaje por PCR MK, y posterior siembra en agar Levine y MacConkey (MAC), mientras que la MF se sembró directamente en agar MAC; luego se realizó un tamizaje por PCR multiplex y aislamiento en medios selectivos diferenciales (MAC). La caracterización de todos los aislamientos se realizó por PCR para ehxA, eae y saa.

En el resultado global, 58% (23/40) de los animales tuvieron al menos una muestra confirmada y según la dieta, las prevalencias obtenidas fueron: PA 100% (8/8), PS 68% (11/16) y CO 25% (4/16). Se recuperaron 45 cepas STEC, el 95% (43/45) de las mismas portaban el gen stx2 y solamente una cepa (2%) portaba el gen O157.

Respecto a otros factores de virulencia, 3/45 cepas (6%) portaron el gen eae, 5/45 cepas (11%) portaron el gen ehxA y 4/45 cepas (9%) fueron positivos para el gen saa.

Para STEC no-O157, los resultados obtenidos para MF (29%; 32/112) y CA (13%; 3/24) determinaron prevalencias superiores a estudios previos en Argentina  realizados con la misma metodología (22,3% y 9% respectivamente); mientras que para STEC O157, la prevalencia obtenida para MF de 0,9% (1/112), es más baja que en otros estudios similares (4,5%).

En ese sentido, múltiples factores pueden influir en el resultado obtenido para un rodeo individual: composición del mismo y estación del año, entre otros.

De acuerdo a los resultados obtenidos, no se observó un incremento de la contaminación por STEC en los bovinos a corral respecto de los otros sistemas y 3 de las cepas aisladas fueron del genotipo stx2/eae, considerado de mayor virulencia para el humano.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina