28 de Septiembre de 2022
Libro

Especies forrajeras de clima templado: catálogo 2019

Las especies vegetales con valor actual o potencial para la agricultura y la alimentación constituyen la base para incrementar la productividad y sostenibilidad agropecuaria. Los recursos fitogenéticos son el sustento de los programas de mejoramiento genético y diversas investigaciones en las que se estudian numerosas características de interés productivo. En las especies cultivadas y sus congéneres silvestres existe diversidad genética, producto de la selección natural así como la efectuada por el hombre, que les ha permitido adaptarse a distintos ambientes y sistemas productivos. El Convenio Internacional para la Diversidad Biológica reconoce un destacado papel de las técnicas de conservación ex situ (fuera de su hábitat) en la preservación de los recursos genéticos del planeta. La imposibilidad de declarar y manejar convenientemente como áreas protegidas a todas las superficies de conservación in situ recomendables convierten a las técnicas ex situ en una importante alternativa que, además de complementaria, ofrece la oportunidad de conservar elevadas proporciones de la diversidad biológica, en espacios y volúmenes reducidos y con una rápida disponibilidad del recurso conservado.

Compartir
+A -A
Autores

Beatriz Susana ROSSO

Unidades

En el INTA se organizó en 1988 una Red de Bancos de Germoplasma, los cuales están distribuidos en Estaciones Experimentales e institutos ubicados en diferentes regiones agroecológicas en los que se conservan aquellas especies de interés para la agricultura y la alimentación. Las actividades de introducción, colecta y conservación de germoplasma, mediante entradas bien identificadas, comenzaron en la República Argentina a principios del siglo XX, con el establecimiento de programas de mejoramiento de los principales cultivos por parte de los colonos europeos y los primeros fitomejoradores que trabajaban en el Ministerio de Agricultura. En la actualidad, para acrecentar las colecciones de germoplasma se rescatan poblaciones autóctonas e introducidas, y se obtienen nuevas entradas como resultado del intercambio con otras instituciones. Para conservarlos en forma de semilla, se utilizan condiciones controladas de temperatura y contenidos de humedad. Algunas especies de frutales se conservan a campo y otras como cultivo de meristemas in vitro. El INTA se ocupa tanto de la conservación como de la caracterización y evaluación de los recursos ingresados. Además de disponerlos para su utilización en un espectro que abarca tanto el mejoramiento genético como la revegetación con especies autóctonas.

Puede descargar el trabajo completo desde INTA DIGITAL: Repositorio Institucional - Biblioteca Digital

Referencias

Personas involucrados
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Pergamino