18 de Julio de 2020
Informe

Estado de la vegetación al inicio del invierno 2020, en el área de la EEA Cuenca del Salado

Una mirada integral que conjuga la información satelital con la recorrida a campo. En el análisis realizado, se evalúa la evolución de la vegetación y de la hacienda a la entrada del invierno 2020, y se plantean consideraciones y recomendaciones.

Compartir
+A -A

En el análisis realizado, para evaluar la evolución de la vegetación y de la hacienda a la entrada del invierno 2020, podemos plantear las siguientes consideraciones y recomendaciones:

- Los valores de IVN (variable indicadora de la tasa de crecimiento) a partir de abril se fueron incrementando en la mayoría de los partidos de la Cuenca del Salado analizados.

- Hacia fines de junio la tasa de crecimiento , se ha acercado a los valores promedios históricos, correspondiéndose con el momento de menor crecimiento.

- En la mayoría de los partidos, en diciembre, febrero e incluso marzo, se observaron bajas tasas de crecimiento que determinó que los campos no entrasen con un excedente de forraje diferido

- La recuperación de la tasa de crecimiento en otoño, tendrá distinto impacto sobre el estado corporal de los animales y la recuperación del campo, dependiendo de la carga efectiva que tenga cada establecimiento, pudiendo no llegar a compensarse lo que no se produjo en el verano

- En términos generales se ha observado una merma entre el 5 y 15% en el porcentaje de preñez, como consecuencia de la sequía del verano, es especial en servicios tardíos (noviembre/febrero). Los servicios de octubre/diciembre presentaron valores del 90%.

- Las fechas de destete han sido muy variables, pero se observa mayoritariamente un retraso. También se observa la retención de terneros para recría, impactando esto en la carga del establecimiento y en la recuperación del estado corporal de la vaca.

- La condición corporal es un dato clave, en las situaciones actuales se hace muy importante la condición momento del parto, porque de ello dependerá si puede recuperar o no estado (animales que paren con baja condición corporal, producen que se genere un bajo % de preñez cabeza en el próximo servicio, estirándose así el período de servicio aún con buenas primaveras).

- Se observa  en varias situaciones un desfasaje en la cadena forrajera. Es decir que falta forraje para afrontar los destetes y las recrías, en especial cuando el recurso forrajero depende de las promociones, la implantación de verdeos y pasturas.

- La variabilidad que se observa en el comportamiento de las precipitaciones, permite poner en consideración la importancia de contar con recursos perennes, más allá de que parte de la superficie de los distintos campos esté destinada a verdeos tanto de invierno como de verano.

 Recomendaciones:

- Siempre haremos hincapié en tener una adecuada planificación de la cadena forrajera y del permanente monitoreo del estado de la hacienda. (diagnosticando los recursos forrajeros disponibles, teniendo un acabado conocimiento del stock y de la asignación de carga en los potreros, planificando las ventas, realizar los tactos y evaluar la condición corporal al menos al parto y pre-servicio,  realizar el cálculo de los requerimientos del rodeo y realizar el ajuste de carga en función de lo disponible)

- En aquellos ambientes de campo natural donde el otoño permitió su recuperación se debería reservar todo aquello que sea pastizal de lomas y medias lomas y comer todo lo que sea bajos y lagunas o espartillares, apoyándonos en algo de reservas forrajeras con las vacas preñadas y ya destetadas.

- Realizar un manejo diferencial de las madres que presenten Condiciones corporales bajas (cerca del parto) de modo de armar distintos lotes de pastoreo y suplementar en forma estratégica.

- Con el inicio de las pariciones  ajustar recorridas y estar muy atentos al estado corporal de la madre y la alimentación de animales paridos.

- No destinar los terneros destetados a lotes con mala calidad de forraje o con muy poca disponibilidad ya que comprometemos el futuro de machos y hembras.

- Desde el punto de vista sanitario siempre recomendamos buscar el asesoramiento y acompañamiento de los profesionales veterinarios, dado que se requiere de un análisis integral del sistema de producción.

- Estar muy atentos al control de los parásitos gastrointestinales. Se sugiere tener diagnósticos coproparasitológicos cada 40 días, para realizar la dosificación más adecuada.

- En las madres aplicar vacunas para control de diarrea neonatal según el plan del establecimiento y controlar ectoparásitos (piojo y sarna).

- En la recría es fundamental generar la inmunidad necesaria para afrontar esa etapa del destete, que es un factor estresante, aumentando la incidencia de enfermedades como neumonía, coccidios, enfermedades clostridiales (mancha gangrena enterotoxemia) y queratoconjuntivitis.

- Más allá de tratar los signos clínicos, tener siempre presente la importancia de la vacunación previo a los destetes, de modo que generar defensa en los terneros y así reducir el impacto de las enfermedades.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Buenos Aires