14 de Abril de 2020
Artículo de divulgación

Evaluación de cultivares de trigo en Entre Ríos (Subregión III). Ciclo agrícola 2019

La elección del cultivar de trigo a sembrar es una decisión que anualmente deben tomar asesores técnicos y productores. Para proveer información útil, la EEA Paraná del INTA realiza anualmente ensayos comparativos de cultivares de trigo pertenecientes a la red de ensayos que coordina el Instituto Nacional de Semillas (INASE). Las diferentes empresas semilleras brindan una amplia oferta de cultivares recomendados para la subregión triguera III, por lo que el presente informe tiene como objetivo proporcionar información en cuanto a fenología, rendimiento en grano y sanidad, pretendiendo ser una herramienta útil en la toma de decisiones frente al nuevo ciclo agrícola.

Compartir
+A -A

¿Cómo se realizó el trabajo? Los ensayos se sembraron en fechas recomendadas según el ciclo de los cultivares participantes en cada ensayo, en un lote con suelo molisol (Argiudol ácuico Serie Tezanos Pinto) en la Estación Experimental Agropecuaria Paraná, teniendo como antecesor la secuencia trigo/soja. Las fechas de siembra fueron: 24/05 para cultivares de ciclo largo - intermedio, 27/06 para cultivares de ciclo intermedio – corto y 06/07 para cultivares de ciclo corto.  La fertilización se realizó teniendo en cuenta los resultados obtenidos en los análisis de suelo y de manera que los cultivares puedan expresar su potencial de rendimiento sin limitantes nutricionales.

Se establecieron tres ensayos, dos por duplicado con los tratamientos con y sin aplicación de fungicida, correspondientes a cultivares de ciclo largo e intermedio y de ciclo intermedio y corto. La aplicación de fungicida (pyraclostrobin 13,3 g + epoxiconazole 5,0 g) a una dosis de 1,2 l/ha, se realizó en dos momentos (13/09 y 21/10 para los cultivares de ciclo largo e intermedio y 25/09 y 21/10 para los cultivares de ciclo intermedio y corto). El tercer ensayo, correspondiente a cultivares de ciclo corto, se realizó sin aplicación de fungicida. El diseño estadístico empleado fue en bloques completos aleatorizados, con tres repeticiones.

Se registró la fecha de plena espigazón (50% de espigas emergidas) y además, considerando que el número potencial de granos se encuentra determinado por las condiciones de radiación y temperatura en el período crítico (entre 20 días antes y 10 días después de floración), se estimó el cociente fototermal (relación entre la radiación incidente media diaria y la temperatura media diaria) para septiembre y octubre, ya que en nuestra subregión en la mayoría de los cultivares evaluados el período crítico ocurre en estos meses.

Los datos de rendimiento fueron corregidos al 13,5% de humedad y se usó el programa estadístico Infostat para el análisis de la varianza y la prueba de diferencias mínimas significativas (α=0,05).

La evaluación de enfermedades se realizó empleando escalas apropiadas en cada caso: Peterson et al. (1948) para la roya amarilla o estriada (Puccinia striiformis), roya de la hoja o anaranjada del trigo (Puccinia triticina) y roya del tallo (Puccinia graminis f. sp. tritici)), que incluye el grado de severidad media en porcentaje; y Cobb modificada (Roelfs y col. 1992) que registra el tipo de reacción a la enfermedad. Para roya de la hoja, se registraron dos valores: cuando los cultivares se encontraban en su mayoría en estado de grano lechoso y el otro en estado de grano pastoso (valor máximo). La roya estriada se registró en estado de grano lechoso, mientras que la roya del tallo al final del estado de grano pastoso (valores máximos).

La evaluación de mancha amarilla (Drechslera tritici-repentis) se realizó al estado de grano lechoso, con la escala de Saari y Prescott (1975) de doble dígito, donde el primer dígito indica la altura relativa que alcanza la enfermedad dentro del cultivo, con valores que van de 0 a 9 y el segundo representa el porcentaje de área foliar afectada, con una escala de 0 a 9 (1= 10%, 9=90%).

La evaluación de la fusariosis de la espiga (Fusarium graminearum, Fusarium spp.) se realizó a los 30-35 días posteriores a la fecha de plena espigazón, mediante un registro de doble dígito, donde el primer dígito corresponde a la incidencia (porcentaje de espigas afectadas) y el segundo a severidad (proporción de la espiga afectada en porcentaje) según la escala de Stack y Mc Mullen (1995).

Infore completo en archivo adjunto. 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Oro Verde