04 de Abril de 2018
Informe

Evaluación de distintas estrategias de fertilización nitrogenada en el cultivo de trigo (Triticum aestivum L.) en ambientes con napa cercana. Campaña agrícola 2017.

Se evaluó el efecto de la fertilización nitrogenada en distintos momentos del ciclo del cultivo de trigo con diferentes productos en variedades de trigo de distinto grupo de calidad sobre el rendimiento de grano y la calidad comercial en un escenario de lotes con napa cercana.

Compartir
+A -A

En Argentina el trigo pan (Triticum aestivum L.) es el cereal de siembra invernal más importante del país. Está ampliamente difundido en diferentes condiciones agroecológicas y es un cultivo estratégico en las rotaciones por su contribución a la sustentabilidad de los distintos sistemas productivos. De acuerdo al promedio de los últimos cinco años (2013/2017), se cultivan aproximadamente 5,1 millones de hectáreas lo que significa una producción de alrededor de 14,2 millones de toneladas por año, con un rendimiento promedio de 2.964 kilogramos por hectárea (kg/ha). La campaña de trigo del año 2017 arrojó una producción de 18,5 millones de toneladas con un rendimiento promedio de 3.124 kg/ha. La superficie cultivada total para este ciclo agrícola se ubicó cercana a las 5,9 millones de hectáreas según cifras oficiales (MAI, 2018).

La fertilización nitrogenada en el cultivo de trigo resulta fundamental para maximizar los rendimientos y lograr porcentajes de proteína ajustados a la demanda de la molinería local. El correcto ajuste de las dosis de nitrógeno en las aplicaciones de base resulta imprescindible, sin embargo, múltiples factores pueden determinar que la dosis inicial resulte insuficiente para lograr porcentajes de proteína superiores a 11. Entre los más frecuentes se destacan, la ocurrencia de condiciones ambientales que determinen rendimientos superiores a los presupuestados inicialmente o que impliquen bajas eficiencias de uso del fertilizante aplicado, en estos casos el aporte de nitrógeno complementario en estadios avanzados resulta una práctica que puede mejorar el contenido de proteína en grano (Pagnan et al., 2017).

La dosis, momento y la forma de aplicación del nitrógeno en el cultivo de trigo resultan determinantes del rendimiento y la calidad comercial del grano. Aplicaciones incorporadas en estadios tempranos aseguran una adecuada tasa de crecimiento durante etapas vegetativas y de desarrollo de las estructuras reproductivas, impactando principalmente sobre el rendimiento y asegurando una adecuada calidad comercial sólo si el ajuste de la dosis fue correcto (Ruiz et al., 2017). Sin embargo, el actual contexto de excesos hídricos y napas a escasa profundidad (Bertram et al., 2014), determina riesgos de pérdidas de nitrógeno por lixiviación y desnitrificación (Taboada et al., 2009) ante la ocurrencia de elevadas precipitaciones durante el invierno. Atrasar la aplicación de nitrógeno hasta inicios de macollaje disminuye los riesgos de pérdidas por lixiviación sin afectar el rendimiento. Aplicaciones en estadios más avanzados empiezan a limitar el desarrollo del área foliar y de estructuras reproductivas, en detrimento del rendimiento del cultivo, destinando una mayor proporción del nitrógeno a formar proteínas en grano (Ruiz et al., 2017). Por lo tanto, para poder maximizar el rendimiento y asegurar adecuada calidad comercial, resulta fundamental un correcto ajuste de la fertilización, no sólo teniendo en cuenta el momento sino también el tipo de producto a aplicar.

Este trabajo tuvo como objetivo evaluar el efecto de la fertilización nitrogenada en distintos momentos del ciclo del cultivo de trigo con diferentes productos en variedades de trigo de distinto grupo de calidad sobre el rendimiento de grano y la calidad comercial en un escenario de lotes con napa cercana.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Córdoba
    • Marcos Juárez