15 de Agosto de 2019
Artículo de divulgación

Evaluación productiva de alfalfa consociada bajo pastoreo directo en el sur de Santa Fe

La ganadería argentina ha basado históricamente su producción en sistemas de tipo pastoril.

Compartir
+A -A
En los últimos años, debido a cambios en la política de mercados y precios, una importante proporción de las clásicas invernadas en pasturas han pasado a sistemas de engorde en confinamiento o corral. Sin embargo, los aumentos en los precios de los cereales han producido la caída inicial de la rentabilidad de estos sistemas intensivos, revalorizando nuevamente los sistemas pastoriles a campo.

La asociación de alfalfa y festuca alta constituye una mezcla binaria muy difundida y con buen grado de complementariedad. La alfalfa (Medicago sativa L.), por su capacidad de acumulación de forraje de calidad, es el principal recurso forrajero de las regiones pampeana húmeda y subhúmeda (Scheneiter et al., 2006; Kloster & Zaniboni, 2007). Por otra parte, la festuca alta (Festuca arundinacea Schreb.) es la gramínea forrajera perenne de crecimiento otoño-inverno-primaveral más utilizada en las pasturas cultivadas de Argentina. Esta gramínea está adaptada a diferentes tipos de suelos, aún a aquellos con limitaciones para el crecimiento de otras especies templadas. En el país se dispone
de distintos cultivares, clasificados por su origen: norte de Europa, mediterráneos e intermedios.

Referencias