10 de Octubre de 2017
Poster o presentación

Falta de ordenamiento territorial: impactos en la red de riego de la fruticultura del Alto Valle

La cadena productiva de manzana y pera en Río Negro y Neuquén representa el 85% de la superficie cultivada del país, 85% de la producción y 95% de las exportaciones en fresco e industriales. El sistema de riego tiene ya 100 años y se encuentra deteriorado por falta de mejoras y mantenimiento. En el marco de un proyecto de INTA Superación de brechas tecnológicas que limitan la calidad en las cadenas frutícolas del Programa Nacional Frutales de INTA se identifican problemáticas que afectan la adopción de prácticas de riego probadas y recomendadas.

Compartir
+A -A
Mediante metodología cualitativa, se trabajó con grupos de discusión. Luego, los resultados se presentaron y validaron con representantes1 de nueve instituciones locales. La adopción de innovaciones en riego en las chacras es escasa, agudizada por un contexto de cambio en el uso del suelo. La falta de ordenamiento territorial debido al avance de urbanizaciones, asentamientos, proliferación de basureros en desagües y drenes, actividad hortícola en chacras frutícolas abandonadas, explotación de petróleo y gas en zonas rurales ha intensificado las pugnas entre sectores. Emerge la importancia de contar con un plan de ordenamiento territorial donde se aborden colectiva y participativamente los problemas y tensiones entre actores.
 
INTRODUCCIÓN

Este trabajo se efectuó en el marco del Proyecto Específico Superación de brechas tecnológicas que limitan la calidad en las cadenas frutícolas, Integrador Aportes innovadores para mejorar la calidad de las frutas argentinas del Programa Nacional Frutales de INTA y un Convenio Específico con la FCA-UNCórdoba. El objetivo fue identificar y analizar las problemáticas que afectan directa o indirectamente la adopción de prácticas de riego probadas y recomendadas en el Alto Valle del Río Negro y Neuquén y realizar un aporte a la gestión colectiva de la innovación. Se destaca que la cadena productiva de manzana y pera, en las provincias de Río Negro y Neuquén, representa aproximadamente el 85% de la superficie cultivada del país, 85% de la producción y el 95% de las exportaciones en fresco e industriales. El 70% de los productores, en su mayoría familiares y familiares capitalizados, no superan las 15 ha y ocupan el 25% del área plantada en la región. Si bien el Alto Valle de Río Negro y Neuquén posee una privilegiada provisión de agua para riego gracias a sus caudalosos ríos y una importante infraestructura de diques -en los establecimientos frutícolas pequeños (“Chacras”), medianos y grandes- una de las limitantes más importantes es la baja eficiencia en la operación del riego (Requena, 2009). El sistema de riego, cuya infraestructura inicial se efectuó con presupuesto estatal, tiene ya 100 años y se encuentra deteriorado por falta de mejoras y mantenimiento. La adopción de innovaciones en riego en las chacras es escasa, agudizada por un contexto de cambio en el uso del suelo.
 
METODOLOGÍA
 
La metodología aplicada, con la finalidad de identificar problemáticas que afectan directa o indirectamente la adopción de prácticas de riego probadas y recomendadas se concretó en etapas. En primer lugar, se seleccionaron las prácticas relevantes para la región en talleres con profesionales del sector público y privado. Luego, se consultó a los productores de Alto Valle (localidad Centenario, setiembre 2016), mediante técnica de grupos focales (metodología cualitativa). Asistieron 16 productores de las áreas de influencia de las AER Cipolletti y AER Centenario distribuidos en 2 grupos. Los participantes corresponden al segmento de pequeños y medianos productores de pera y manzana (10 a 20 ha) integrados (producción primaria y empaque) y no integrados (sólo producción primaria), en ambos casos, con y sin vínculo con INTA. Luego, los resultados se presentaron y validaron en reunión con representantes de nueve instituciones locales donde también se discutieron lineamientos de acción.
 
RESULTADOS
 
Los productores rescatan el trabajo en la chacra como una forma de vida, que se realiza con pasión. Resulta una continuidad generacional y procuran cumplir los sueños que tuvieron sus abuelos. Consideran que vivir en la chacra es calidad de vida para sus hijos y desean que sea un legado para éstos. Sienten lo riesgoso (clima: helada, granizo, viento y lo económico) que resulta subsistir de la producción de frutas pero no desean abandonar la fruticultura para realizar otra actividad (alfalfa), ya que se sienten orgullosos de cultivar manzana y pera.
Sin embargo, se detecta una percepción negativa de la evolución del Valle. Aseveran que en la región se han producido cambios profundos, la mayor parte desfavorables de acuerdo a la visión de los productores consultados, quienes resaltan la situación terminal de la fruticultura en el Valle. Se refieren a sí mismos como “especie en extinción” con un sentimiento de pérdida de “dignidad”. La falta de rentabilidad, las malas condiciones de comercialización de sus productos (asimetría comercial), los casos de inseguridad, la debilidad institucional (consorcios y fracaso del cooperativismo), el insuficiente capital - limitado por el financiamiento (privado-público) que impone requerimientos y condiciones que no se ajustan a la realidad de los chacareros-, la carencia de mano de obra, el incremento de costos laborales y rigidez de la normativa laboral, se mencionan como las principales razones de la crisis del sector que conlleva la carencia de innovación en sistemas de riego, la desaparición de productores, el abandono y venta de chacras. En este contexto, muy especialmente mencionan la ausencia del Estado que se visualiza en un insuficiente plan de inversiones en infraestructura del sistema de riego y drenaje, en la carencia de un plan de ordenamiento territorial que ha intensificado las pugnas sectoriales: rural vs. urbano; agro vs. petróleo; actividad frutícola vs. hortícola, el avance de asentamientos urbanos que rodean las chacras y, muy especialmente, la transformación del Alto Valle de “fruticultor” en “petrolero” (extracción de gas-petróleo). Manifiestan además problemas, como el manejo del agua de riego de los productores hortícolas que, en general vuelcan a los drenajes el agua sobrante y la proliferación de basura y aumento de taponamientos en canales comuneros y desagües. Este abandono del Estado -sentido por los productores- se visualiza en deterioro del entramado social, pérdida de cultura del trabajo e inseguridad.
 
“Yo me siento con un Estado totalmente ausente”.
“No podes dejar un monte abandonado porque le reventás la vida a todos tus vecinos…no los podés dejar a la buena de Dios y dentro de 20 años vengo a ver que quedó, es como ser un mal compañero”.
“Acá hay mucha influencia de, del sistema, del efecto petróleo” “con el tema del valor de la tierra urbana, cualquier empresa de petróleo estando cerca de todas las bases, te agarra una chacra y pone la base ahí”.
“Hace unos años, no sé si había muchas chacras que desmontaran para alquilársela a los bolivianos para hacer quinta, nadie iba a desperdiciar 1 hectárea para que hicieran una quinta y ahora vos ves muchas hectáreas, muchas quintas”.
“Mi viejo tiene 85 años… lo tuve que sacar de la chacra porque casi lo matan, inseguridad. Nos despojaron de la chacra a nosotros, no podemos vivir en la chacra, no es por ricos, estás abandonado, lleno de villas al lado. Qué hacemos, qué protección hay para nosotros?
Imagen de barrios cerrados en área irrigada
“Decidieron hacer la ruta 22 por el medio de un valle (…). En Río Negro tenemos 5.000 ha cementadas y 20.000 abandonadas alrededor de esas 5.000 (…) de 6000 productores que éramos vamos quedando en Río Negro 800 productores”.
“A nosotros acá quién nos defendió cuando nos sacaron de un plumazo 811 ha. Los barrios se siguieron haciendo, todo se siguió haciendo…Y el que no pudo entrar en hacer los barrios te hace condominios…”.
 
CONCLUSIONES
 
Las pugnas entre sectores “complican el manejo de la red de riego”. Aparecen los reclamos al Estado (nacional, provincial, municipal) sumado a la evidencia de postergadas inversiones en el sistema de riego y drenaje y demandas de asistencia técnica. Además, se advierte que la producción frutícola del Alto Valle y su sistema de riego y drenaje no pueden mirarse aisladamente, cuando se enfrentan problemas de ordenamiento territorial, con competencias por el suelo del sector inmobiliario, petrolero y hortícola, y más problemas asociados: contaminación e inseguridad. Si bien, tanto en Cipolletti como Centenario se han iniciado acciones para encarar esta complejidad, emerge la importancia de contar con un plan de ordenamiento territorial, construido entre instituciones públicas y privadas donde se aborden colectiva y participativamente los problemas y tensiones entre actores identificados en la región.
 
-------------------------------------------------------
En la primera reunión (septiembre 2015), participaron representantes de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados, Consejo Profesional de Ing. Agronómica, Consorcio de Regantes de Segundo Grado, Federación de Productores de Río Negro y Neuquén y Secretaría de Fruticultura de Río Negro. En la segunda (junio, 2016), de presentación, validación y lineamientos de acción, participaron la Fac. de Cs. Agrarias de la U.N.Comahue, Dpto. Provincial del Agua de Río Negro, Sec. de Fruticultura de Río Negro, Recursos Hídricos de la Pcia. de Neuquén, Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, Consorcio de Riego y Drenaje de Centenario.
 
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
-Giancola, S; Di Masi, S.; Aguilar; N.; Kiessling; J; Calvo, S. (2016) “Problemáticas que dificultan innovaciones en riego en la pequeña y mediana producción de pera y manzana en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén”. XVIII Jornadas Nacionales De Extensión Rural y X del Mercosur, Facultad de Ciencias Agrarias - Cinco Saltos - Rio Negro, 9 -11 de noviembre del 2016. -Requena, A. (2009). Aportes para una mejor utilización del agua de riego. Revista F&D N°61, ed. EEA INTA Alto Valle. Publicación digital, PDF [en línea] http://inta.gob.ar/sites/default/files/script-tmp-fyd61_riego.pdf
-Plan Estratégico Centenario (2015) CFI.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Neuquén
    • Argentina
    • Río Negro