29 de Junio de 2020
Informe

Fertilización en maíz: estrategias del manejo de nutrientes de alta y baja movilidad en el suelo

Informe presentado en la Jornada de actualización online de maíz - INTA Marcos Juárez - Julio de 2020

Compartir
+A -A

El aumento de la producción de alimentos y la disponibilidad de tierras para la agricultura proyectado para las próximas décadas, sugiere que habrá proporcionalmente un uso más intensivo de los recursos, más que una expansión en el área sembrada. Esta intensificación, ya sea que implique maximizar el rendimiento de un cultivo en particular o incluir un mayor número de cultivos en las secuencias, tendrá un mayor requerimiento de nutrientes. Este manejo más intensivo de la agricultura deberá realizarse en forma sustentable y haciendo un uso racional de insumos, entre ellos los fertilizantes.

El uso de fertilizantes ha sido una de las herramientas más eficaces para corregir las deficiencias nutricionales de los cultivos, no solo aumentando la producción de los cultivos, sino también haciendo un uso más eficiente de los recursos y/o tecnologías, como el uso del riego o la utilización de genotipos de mayor producción. Por ejemplo, el desarrollo de genotipos enanos de mayor potencial de producción en trigo y arroz durante la revolución verde se complementó con el uso de fertilizantes nitrogenados que explotaron el potencial productivo de estas variedades.

Estimaciones realizadas por FAO indican que el consumo de fertilizantes se incrementará aproximadamente a 263 millones de toneladas en 2050. El uso de los mismos deberá realizarse en un marco de uso racional de buenas prácticas de uso de los fertilizantes, y complementarse con otras tecnologías que aporten nutrientes al sistema de producción como el uso de efluentes de la ganadería, la utilización de abonos orgánicos, o la inclusión de leguminosas en las rotaciones que hagan un aporte del N atmosférico. Estimaciones realizadas en la década del 90 mostraron que alrededor del 46% del nitrógeno ingresado en los sistemas cultivados del mundo provenían de los fertilizantes nitrogenados. En cambio, cuando se incluyen todos los ingresos de N al planeta (no solo el sector de la agricultura), se ha estimado que el N proveniente de los fertilizantes representaría el 26% del total del N ingresado. La proyección hacia el 2050 incrementaría esta participación de los fertilizantes al 36%.

 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina