25 de Agosto de 2016
Artículo de divulgación

Fundación PROARROZ, un paradigma

El denominador fue el desarrollo de tecnología, era la única herramienta válida para el crecimiento. De esta manera se inició la Asociación Pro-mejoramiento del Cultivo de Arroz. La etapa de institucionalización culminó en 1994 con la obtención de la personería jurídica en la forma de FUNDACIÓN PROARROZ.

Compartir
+A -A

A partir del año 1989 se presentó una situación en el sistema productivo arrocero totalmente diferente a la de la década anterior. La apertura del mercado consumidor de arroz brasileño, con una demanda sostenida como resultado de su déficit productivo, promovió el desarrollo de acuerdos comerciales extraoficiales entre los operadores de Argentina y Brasil colocando en funcionamiento al “MERCOSUR ARROCERO”.

Brasil es el productor y el consumidor más importante del MERCOSUR. Necesita importar aproximadamente 1 millón de toneladas de arroz pulido anualmente para cubrir su demanda interna.

La desaparición de las tarifas y otras barreras arancelarias intra MERCOSUR, así como el arancel externo para los arroces de otros países, posicionaron a la Argentina y al Uruguay en una situación de alta conveniencia para la comercialización del arroz en el Brasil.

La ubicación geográfica y comercial preferencial de los dos países con respecto a Brasil promovió un crecimiento sustancial en las áreas de producción, inversión y consecuentemente, de su productividad y saldos exportables.

Integración e institucionalización

A partir de 1988, se reincorporaron los técnicos que se encontraban capacitándose en diferentes programas de postgrado y se conformó un equipo de trabajo especializado en arroz en la EEA Concepción del Uruguay del INTA. Se comenzó a elaborar un programa de integración con todos los protagonistas de la cadena productiva. El denominador fue el desarrollo de tecnología, era la única herramienta válida para el crecimiento. De esta manera se inició la Asociación Pro-mejoramiento del Cultivo de Arroz.

La etapa de institucionalización culminó en 1994 con la obtención de la personería jurídica en la forma de FUNDACIÓN PROARROZ. 

La fuente de financiación

Inicialmente los recursos para financiar los trabajos realizados fueron provistos, en parte por el aporte voluntario de un conjunto de empresas y productores y por las empresas de insumos. En 1999, se consideró necesario lograr una fuente de financiación permanente para la planificación a mediano y largo plazo. Este objetivo caracterizó la etapa de autofinanciación que culminó con la sanción de la ley provincial N° 9228 denominada “Ley de Promoción para el Desarrollo Arrocero Entrerriano”.

El funcionamiento de la FUNDACIÓN se desarrolla hoy sobre una estructura mínima constituída por un Consejo Directivo, donde se encuentran representados todos los integrantes de la cadena, y un Comité Técnico, que es el órgano de planificación y evaluación.

El INTA

El INTA, fundamentalmente, ha sido el organismo de Ciencia y Técnica en el cual la FUNDACIÓN confió para la generación de tecnología. Sin embargo, eso no excluye a otras instituciones como, por ejemplo, las Universidades, en cuyos casos la especialización en temas no cubiertos por el INTA las ubica en una mejor posición relativa para el trabajo que se haya priorizado. Es más, esta apertura a todos los centros de investigación permite la optimización en el uso de los recursos disponibles y la complementación y potenciación de los recursos humanos.

GALERÍA DE IMÁGENES: Fotos "Día de Campo en la Fundación PROARROZ" - Marzo 2016

Referencias

Personas involucrados
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Concepción del Uruguay