21 de Marzo de 2014
Boletín

Herramientas de diagnóstico de clusters y aportes para su reorganización. Segunda Parte. (Boletín 2:3)

Siempre es relevante poder transformar conceptos teóricos en herramientas prácticas. Esta serie del boletín se ha destinado a trabajar elementos vinculados a los clusters, sus diagnósticos y reestructuración. En esta edición se trabajará con la confección del FODA y con los lineamientos necesarios para la realización de un plan de acción.

Compartir
+A -A

En la edición anterior del boletín de Economía y Desarrollo Agroindustrial se dieron los primeros pasos para cumplir con el objetivo central de estas tres ediciones: brindar algunas claves para realizar un diagnóstico completo de territorios productivos con ciertas características específicas como son los clusters. Se trabajó específicamente con la definición del perfil del cluster y a la identificación y análisis de los actores territoriales y sus vínculos.

Para continuar con este análisis, el siguiente paso consiste en identificar los obstáculos, brechas tecnológicas, problemas en la infraestructura, provisión de materia prima, mano de obra, entre otros. Es decir, diagramar un esquema de tipo fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (FODA). Las fortalezas y debilidades hacen referencia a la situación actual y cotidiana del sistema productivo; mientras que las oportunidades y amenazas se vinculan con el futuro de la organización. El análisis de estos cuatro puntos debe hacer foco en al menos seis ejes que son fundamentales: los mercados, la tecnología, la disponibilidad de insumos claves, los procesos de innovación que se gestan o no al interior del cluster, sus capacidades internas y el ambiente de negocios. Por medio de la comparación entre lo que requiere el cluster y aquellas características que posee en la actualidad, el equipo puede evaluar en qué medida la organización de la agrupación representa una respuesta adecuada al entorno competitivo y señalar las fortalezas que se pueden construir y las debilidades que deben ser subsanadas.

Un resumen de la visión, la estrategia y las actividades sugeridas surge de este tipo de estudio y muestra una ventana de crecimiento para el futuro, a la par que motiva a los actores de territorio para emprender nuevas acciones. El plan de acción sugerido se obtiene en base al análisis FODA y a las posibilidades que se detectan para alcanzar los objetivos planteados.Durante esta fase, el equipo de investigación en conjunto con los actores del territorio va a sobrepasar la etapa de simple análisis para poner marcha a la acción. Se debe tener en cuenta que, si bien el equipo puede diagnosticar, la reestructuración de clúster sólo se puede efectuar a través de las acciones de las empresas y sus socios institucionales.

Todo plan de acción debe ser flexible, transparente y debe representar las creencias y necesidades de los actores del cluster. La fortaleza de todo plan de acción se incrementa con el correr del tiempo, a medida que el grupo se vaya consolidando. Las actividades contenidas en un plan de acción incluyen, en su totalidad, la conformación de confianza entre los actores, la puesta en marcha de actividades piloto y la organización de las actividades regulares en beneficio de los actores.

En la próxima edición se trabajará sobre la etapa de implementación, la cual será mediada por una revisión de lo planteado y del monitoreo continuo sobre lo ejecutado en terreno. En esta etapa también es crucial la construcción de confianza que posibilite un ambiente de competencia mediado por cooperación; es este proceso el que justamente permite que el grupo funcione correctamente. Para cerrar ilustrativamente este análisis se presentará un caso de diagnóstico y restructuración del cluster de frutos secos y nueces de Afganistán.

 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina