22 de Septiembre de 2014
Artículo de divulgación

Herramientas moleculares en la trazabilidad varietal del olivo

El consumo de olivas, tanto aceituna de mesa como aceite de oliva, se presenta en crecimiento en el mundo y nuestro país cuenta con las condiciones óptimas para la producción y el desarrollo tecnológico del sector, para la generación de valor agregado y diferenciación de productos.

Compartir
+A -A

Garantizar la calidad del producto es actualmente un requisito para el consumidor que, exige autentificar el origen y calidad del olivo. En el Instituto Tecnología de Alimentos del INTA Castelar, en articulación con las provincias productoras, se esta trabajando en la obtención de desarrollos moleculares para la identificación y diferenciación varietal del olivo  como herramienta de autenticidad, trazabilidad y valorización.

El cultivo del olivo en la Argentina ha tenido gran expansión en los últimos años, debido a la demanda mundial y a las condiciones óptimas para su desarrollo, siendo el primer productor de América Latina, con Estados Unidos y Brasil como socios comerciales.

La industria olivícola Argentina exige garantizar la calidad del producto, y proveer a los consumidores herramientas propias de características y origen.

En este sentido, las diferentes regiones productivas del país, la Región Patagónica del Valle Inferior del Rio Negro, como las provincias de San Juan Mendoza y Catamarca, proponen lograr una diferenciación del producto  asociada a la caracterización molecular de varietales de olivo.

El objetivo se enmarca en la utilización de marcadores moleculares para la diferenciación y trazabilidad varietal, de olivos de diferentes ecoregiones geográficas.

Para tal fin, se analizaron siete regiones microsatélites (SSR) para explorar las bases genéticas de seis varietales de olivo (Frantoio, Arbequina, Arauco, Picual, Changlot, Koreneike) de diferentes zonas productivas del país, tales como el Valle Inferior del Rio Negro, San Juan, Mendoza y Catamarca.

A partir de 2 grs. de hojas frescas de olivo, fue extraído el ADN total, de 50 muestras de diferentes regiones y variedades. Se realizó la amplificación de los microsatelites (DCA-3, DCA-9, DCA-16, DCA-18, GAPU-101, GAPU-103, UDO-43) y se revelaron las diferencias entre alelos mediante electroforesis en geles de poliacrilamida y tinción con nitrato de plata.

Los resultados obtenidos mostraron que todos los microsatelites analizados fueron polimórficos, siendo DCA-9, GAPU-101, GAPU-103 y UDO-43 los que permitieron diferenciar todos los varietales entre sí. Con DCA-3 y DCA-18 se obtuvieron los mismos perfiles alélicos para Frantoio y Picual. Por su parte, DCA-16, fue errática la amplificación y el análisis de sus resultados.

Todos los casos analizados, el polimorfismo obtenido por microsatelites de los diferentes varietales, fue igual para muestras obtenidas de diferentes regiones geográficas. Esto indica que la identificación varietal de muestras de olivo por marcadores moleculares puede trazar el origen varietal, independientemente de la región geográfica de donde fue obtenida la muestra.

En conclusión, los marcadores moleculares constituyen una herramienta útil para la diferenciación varietal del olivo de diferentes regiones geográficas, permitiendo una identificación inequívoca de los cultivares del país.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina