27 de Septiembre de 2016
Artículo con referato

La extensión como herramienta de desarrollo forestal en el Noroeste Bonaerense

El Estado ha intentado promover e impulsar el desarrollo forestal en áreas no tradicionales a través de aportes económicos, beneficios fiscales y principalmente a partir del trabajo en territorio de extensionistas e investigadores.

Compartir
+A -A

Mediante la generación de información de base, la identificación de actores claves, el armado de grupos de trabajo y la elaboración de propuestas reales frente a diferentes problemáticas del sector rural pampeano se ha avanzado con diferentes iniciativas de desarrollo de emprendimientos forestales en varias localidades de norte de la provincia de Buenos Aires. El trabajo de extensión ha permitido  generar vínculos y grupos de trabajo que desde el 2013 han tenido como resultado concreto la instalación de parcelas forestales de medición permanente, la implantación de módulos forestales demostrativos, la instalación de viveros forestales municipales y la generación de información de base a partir de las experiencias desarrolladas. Este cumulo de productos obtenidos se da como resultado del trabajo de extensión forestal de la actual Subsecretaria Foresto Industrial del  Ministerio de Agroindustria y del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). 


Objetivo General

Promover el desarrollo de iniciativas forestales en complemento de la actividad agrícola ganadera tradicional en región Pampeana y desarrollar iniciativas que mejoren de la calidad de vida de la población rural a partir de la generación de espacios verdes y zonas de amortiguamiento. Este  último es especialmente valioso en la cercanía de poblados, cascos, o escuelas rurales donde la protección contra la deriva agroquímicos y la conformación del paisaje rural representan un mayor beneficio

Objetivos específicos

- Proponer los sistemas agroforestales como una alternativa agro ecológica posible en la provincia de Buenos Aires en zonas peri-urbanas con conflictos por el uso de agroquímicos y áreas de baja productividad agrícola- ganadera con problemas de erosión.

- Generar información de base sobre la actividad forestal para la región mencionada.

- Articular con los diferentes grupos de trabajo de la región para cumplir con el objetivo general.

Introducción

La provincia de Buenos Aires se caracteriza por la agricultura tradicional de cereales y oleaginosas y también por áreas de ganadería de cría y de invernada bovina. Presenta además un gran potencial para el desarrollo forestal. Hay zonas marginales aptas para la actividad forestal como bajos dulces, áreas de médanos y zonas de Sierras que abarcan una importante área dentro de la provincia y forman una mínima parte inexplotada en la mayoría de los establecimientos productivos de la zona. Estas suman mas de 300 mil ha (Lupi, 2009). Allí se pueden desarrollar sistemas agroforestales, y montes de reparo aprovechables, como complemento y alternativa económica para los establecimientos agrícolas. Además, en zonas periurbanas  pueden brindar servicios ambientales para la comunidad desarrollando áreas recreativas, recuperando suelos, controlando deriva de agroquímicos, secuestrando carbono y mitigando erosión. También son hábitat de fauna silvestre e insectos benéficos. En este contexto la actividad forestal se posiciona como una actividad agrícola industrial que genera gran cantidad de puestos de trabajo. En Argentina con solo una superficie de 1.2 millones de ha de bosques cultivados se generan más de 500 mil puestos de trabajo y se abastece el 80 % de la demanda de madera local. La agricultura tradicional de región pampeana actualmente presenta problemas de rentabilidad, pérdida de ruralidad, conflictos importantes por el malo uso de agroquímicos y desmonte con la consecuente pérdida de numerosos servicios ecosistémicos y problemas de erosión. Frente a esta situación los bosques cultivados surgen como una propuesta interesante, económicamente viable, socialmente inclusiva y aceptada y ambientalmente amigable, representando una alternativa real para amortiguar situaciones extremas producidas por el cambio climático. El consumo de madera local es abastecido principalmente por madera proveniente del norte del país con un alto costo de transporte. El desarrollo de bosques cultivados podría suplir la demanda local, bajar los costos del producto maderero, generar mano de obra, disminuir costos y emisiones de CO2 de flete y sumar servicios ambientales y económicos a áreas marginales y peri urbanas. En este sentido las forestaciones son valiosas en la cercanía de poblados, cascos o escuelas rurales donde la protección contra la deriva agroquímicos y la conformación del paisaje rural representan un mayor beneficio. Asimismo los sistemas agroforestales enmarcados en una gestión forestal sostenible están asociados a la provisión de otros servicios ambientales como la captura de carbono y el mantenimiento de la diversidad biológica.

En este contexto el trabajo de extensión forestal en el territorio intenta incorporar el concepto de “Bosque”” como fuente de producción y prestador de múltiples servicios ecosistémicos tanto para áreas periurbanas rurales como para sitios de baja productividad agrícola ganadera.

Para ello se comenzó con la identificación de actores claves en el territorio, en el fortalecimiento de grupos de trabajo en materia forestal, en la generación de información de base, en la promoción y en la capacitación y en la investigación científica.

Metodología

El caso comienza a partir del 2013 con el armado del grupo de trabajo cuyo articulador fue la Dirección de Producción Forestal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación a través del extensionista Ing. Agr. Alejandro Signorelli. Inicialmente las actividades de extensión consistieron en identificar a los actores y articular con los mismos para generar productos que fomenten el desarrollo de emprendimientos forestales en la zona. Participaron de la experiencia el grupo de trabajo del Centro Regional Buenos Aires Norte (CRBAN) del INTA bajo la dirección del Ing. Agr. Daniel Somma con trayectoria en desarrollo territorial en la cuenca forestal del Delta del Paraná y cuya experiencia se replicó en la región a partir de diferentes iniciativas como la instalación de viveros de salicáceas, forestaciones recreativas y arbolado urbano. EL CRBAN colaboró de manera horizontal con todas las actividades emprendidas a partir de aporte financiero y logístico para la ejecución de las mismas en varias localidades como Bolívar, Pehuajo, Capitán Sarmiento, Colon, Vedia y Salto. Entre los actores vinculados al caso se sumó la Ing. Ftal. Paula Ferrere de la Agencia de Extensión Rural (AER) 9 de Julio de la EEA INTA Pergamino, especialista en silvicultura con gran experiencia  en la instalación y seguimiento de parcelas forestales y agro-forestales enmarcadas en varios proyectos de investigación financiados por la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) a partir de los fondos de los proyectos forestales Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). Su experiencia valió para la instalación de más de 60 parcelas forestales de medición de crecimiento y productividad en la zona de Vedia, Morse, 25 de Mayo y 9 de Julio para la generación de información de base durantes los años 2013, 2014 y 2015 las cuales fueron publicadas con tres trabajos en las Jornadas de Salicáceas 2014 en La Plata (Ferrere P., et al. 2014) y 2 en el Congreso Silvopastoril 2015 de Iguazú (Signorelli A., et al. 2015). Colaboró también la Ing. Agr. Silvina Cabrini de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) del INTA Pergamino especialista en economía y análisis de sustentabilidad de sistemas productivos, y a partir del trabajo mancomunado se logró simular una propuesta para el desarrollo de proyectos silvo-apícola pastoriles para zonas peri-urbanas como alternativa productiva y área de amortiguación para el control de deriva de agroquímicos con su respectivo análisis productivo y económico. También se articuló con docentes e investigadores de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Venado Tuerto y de la Universidad Nacional del Noroeste de la provincia de Buenos Aires (UNNOBA) en donde se evaluó el comportamiento de la madera de álamo de plantaciones ubicadas en la zona de Junín con el objetivo de sumar valor agregado a la madera de Salicáceas de la zona, participando además de este grupo además estudiantes y tesistas de grado. En conjunto se realizaron varias jornadas y talleres en la UNNOBA durante el 2015 promocionado las actividades del grupo Otros actores que participaron en el caso son escuelas de la zona, centros de formación profesional y escuelas agro técnicas, municipios y organizaciones no gubernamentales.

Resultados

La región no contaba con suficientes viveros forestales en calidad y cantidad. Los viveros clónales de Salicáceas existentes no estaban correctamente identificados o carecían de la calidad genética que actualmente se encuentra disponible en varios establecimientos como por ejemplo en el INTA Delta del Paraná. Se decidió impulsar inicialmente  el desarrollo de estaqueros de álamos (Populus sp) y sauces (Salix sp). Estos son fáciles de instalar, son económicos, requieren poco manejo y generan en poco tiempo gran cantidad de material para plantación que puede ser utilizado para forestar numerosos ambientes en la provincia. Se caracterizan por la rapidez de crecimiento, su madera apta para diversos usos, la exitosa experiencia en sistemas agroforestales principalmente en sistemas silvopastoriles (Cornaglia,  2014) y su adaptación a numerosos ambientes. También producen buen néctar en forma temprana para la apicultura (Millanes, 2014). De esta manera se procedió a establecer estrategias de transferencia tecnológica sobre multiplicación y manejo de plantaciones. En conjunto con el CRBAN del INTA se gestionó la introducción de material proveniente del vivero de la EEA del INTA Delta del Paraná. A partir de los vínculos establecidos con varios municipios se entrego material para la instalación de estaqueros en las localidades de Bolívar, Salto, Capitán Sarmiento, Vedia, Colon y Pehuajo. En complemento se mantuvieron una serie de encuentros con los responsables de cada área y se dieron charlas de capacitación sobre instalación y manejo de estaqueros durante los años 2013 y 2014. Cabe destacar que el resultado del trabajo generó el impulso del vivero forestal de la municipalidad de Capitán con 1.200 plantas madres de álamo y sauce, generando una capacidad de producción de aproximadamente 10 mil metros lineales, material suficiente para plantar unas 40 ha con estacas a una densidad de 400 pl/ha. En la localidad de Salto quedo compuesto por unas 600 plantas madres de tres variedades diferentes. En la localidad de Vedia se instalo en el 2013 un estaquero de 600 plantas madres con 6 variedades de álamo y una de sauce en donde desde hace dos años se viene aprovechando con destino a reforestación de zonas recreativas, forestación para montes de reparo en tambos y campos de cría, cortinas rompevientos, plantaciones de macizos e instalación de ensayos y parcelas demostrativas.

En cuanto a la generación de información de base se trabajo en dos aspectos. Por un lado junto a la AER 9 de Julio del INTA bajo la coordinación de la Ing. Ftal. Paula Ferrere se midieron sobre montes existentes de álamos más de 60  parcelas para evaluar el crecimiento y productividad de las plantaciones en suelo continental. Las mediciones se realizaron dentro de rodales de álamos pertenecientes al establecimiento forestal “San José” de la localidad de Morse, Partido de Junín. Las mediciones se efectuaron durante los meses de octubre y noviembre del 2013. De esta manera se obtuvo información sobre como crecen los álamos en el territorio. Los datos obtenidos fueron publicados en las Jornadas de Salicáceas 2014 en la Universidad Nacional de La Plata. A esto se le sumo la instalación en 2014 de 4 módulos demostrativos agro-forestales. El primero se instaló en la ciudad de Vedia en el campo de un productor y cuenta con 1 ha de superficie, el segundo y mas grande, se instaló en el predio de la Escuela Inchausti de la Universidad Nacional de La Plata en 25 de Mayo y cuenta con una superficie de 2 ha  (una de sauce y una de álamo. También se instalo un ensayo silvoapícola pastoril en el año 2012. En ambos se desarrollan estudios que servirán para mostrar el desarrollo de propuestas agroforestales apícolas en el territorio. Actualmente se está desarrollando un módulo agroecológico forestal en Arrecifes para evaluar los servicios ambientales que brindan estos sistemas.  Los datos parciales obtenidos de las parcelas y de los módulos sirvieron como información de base para la elaboración de un análisis financiero de una propuesta agroforestal apicola para el territorio en donde participó también la Ing. Agr. Silvina Cabrini del EEA INTA Pergamino, la cual fue publicada en el Congreso Internacional de Sistemas Silvopastoriles 2015 en Iguazú.

Por ultimo con el grupo de trabajo de “Materiales” de la UTN de Venado Tuerto y de la UNNOBA se realizaron varias actividades. Inicialmente se armó el grupo de trabajo y se fortaleció con la participación de investigadores de INTA que brindaron su experiencia a campo. Se realizaron cortes de árboles de álamos para la evaluación de sus trozas en los laboratorios de las universidades con el propósito de culminar en una norma IRAN que normalice el uso estructural de la madera de álamo para el norte de la provincia. Las actividades y datos preliminares obtenidos se expusieron en una jornada técnica con salida a campo realizada en la UNNOBA en 2015.


Conclusiones

Los resultados obtenidos luego de 3 años de trabajo de extensión promoviendo diferentes actividades pueden ser analizados a partir de las dificultades y perspectivas encontradas durante la intervención en el territorio.

La región, tradicionalmente agrícola, presenta diferentes obstáculos que deberán superarse para poder desarrollar en el mediano y largo plazo nuevos emprendimientos forestales. La visión a corto plazo del sector agropecuario es un obstáculo al momento de pensar en un ciclo forestal de por lo menos 15 años hasta el turno de corta y hace difícil incentivar a nuevos productores más allá de la rentabilidad y de los servicios ambientales que se generen. Por otro lado la pérdida de ruralidad genera una creciente preocupación. La desaparición de establecimientos rurales demandantes de mano de obra como los tambos y las explotaciones ganaderas ha generado un despoblamiento de los campos. Actualmente la mayoría de los productores no vive en los campos por lo que la infraestructura rural es mínima como así también el personal y no se realizan mejoras significativas como cortinas forestales y montes de reparo. Los actuales productores agrícolas de mediana escala (50 – 200 ha) son descendientes de los chacareros tradicionales y tienen otra formación. A esto se suma que la mayoría ya no produce, sino que alquila con contratos anuales sus campos para agricultura a terceros, que son los dueños del capital de trabajo, por lo que las necesidades de madera para varillas, postes y leña son nula como así también las inversiones. No hay quien plante ni quien cuide de las plantaciones. Esto forma parte de un complejo problema que incluye falta de rotación de cultivos con una significante perdida de sustentabilidad cuya vulnerabilidad se evidencia en años climáticos extremos de sequía y humedad, sumándose el aumento de la intensidad de los vientos, este efecto se ve más acentuado en ambientes marginales más vulnerables los bajos y los médanos en donde actualmente se hace agricultura. A esto se le suma el creciente conflicto por la deriva de agroquímicos, principalmente de Glifosato y del 2.4D volátil, que afecta significativamente la supervivencia de las plantaciones existentes y de nuevas y cuyos efectos en la población rural y urbana aún se están evidenciando. Finalmente el desconocimiento sobre la rentabilidad del sector y de la comercialización de los productos forestales sumando a lo mencionado anteriormente hace que muy pocos productores se sumen al desafío de emprender proyectos forestales. La  informalidad del mercado y la falta de contratistas para las actividades de compra de madera, plantación y aprovechamiento aportan a la falta de emprendimientos.

En cuanto a las perspectivas el Desarrollo de Cortinas forestales para reparo y sombra tiene un impacto positivo y directo en el “Bienestar animal” principalmente en ganadería de tambo, cría y engorde que deberá ser estudiado científicamente. Por otro lado el desarrollo de cortinas forestales permite la generación de áreas “Buffer,” en zonas periurbanas circundantes a comunidades rurales, para mitigar la deriva de agroquímicos. Las recientes promulgaciones de ordenanzas municipales en complementación de leyes provinciales han restringido el uso de agroquímicos en áreas cercanas a poblaciones rurales limitando la actividad productiva en los establecimientos aledaños. El desarrollo de planteos mixtos en estos territorios con cortinas o plantación en franjas en complementación con rodeos ganaderos entre otros aparece como una alternativa interesante con doble propósito. Por un lado permite el desarrollo de una alternativa rentable para el productor y por el otro lado genera un área de amortiguamiento para la deriva de agroquímicos hacia las poblaciones urbanas. El trabajo generado en los últimos años por parte del equipo mencionado ha tratado de fortalecer los grupos de trabajo existentes y subsanar en parte las dificultades mencionadas como la falta de información y de material de plantación. El esfuerzo de trabajo territorial deberá estar acompañado de una  política constante y fuerte de promoción y desarrollo territorial forestal para que las perspectivas de aumento de superficie boscosa en la provincia no sean limitadas. Sin embargo el surgimiento de los sistemas agroforestales en zonas periurbanas como alternativa productiva y como área de amortiguamiento ha cobrado gran interés y notabilidad en este último tiempo y representa una línea de desarrollo e investigación relevante y con gran potencial. .

Bibliografía

Achinelli F. 2014. Salicáceas en la Pampa Arenosa y Pampa Ondulada: Situación Actual y perspectivas. Jornadas de Salicáceas 2014, La Plata Buenos Aires.

Cornaglia P. et al. 2014. Efectos de la frecuencia de defoliación en gramíneas forrajeras perennes templadas bajo plantaciones de salicáceas. Jornadas de Salicáceas 2014, La Plata Buenos Aires.

Ferrere P. et al. 2014. ¿Cómo crece el álamo en Continente? Estudio en rodales de Populus deltoides cv Stoneville 67 en Morse, provincia de Buenos Aires. Jornadas de Salicáceas 2014, La Plata Buenos Aires.

Galarco S. 2014. Salicáceas en Buenos Aires. Jornadas de Salicáceas 2014, La Plata Buenos Aires.

Millanes A, et al. 2014. Avances en el estudio de un sistema silvoapícola-pastoril en la provincia de Buenos Aires.XI Congreso Latinoamericano de Apicultura.

Lupi A. y Ferrere P. 2009. Informe Final, Proyecto nacional pnfor2215. Modulo: Evaluación del potencial de secuestro de carbono de plantaciones de Pinus radiata y Eucalyptus viminalis en la región pampeana.

Lupi A. 2014. Pautas para el monitoreo de disturbios del suelo ocasionados por  manejo forestal.  Proyectos INTA PNFOR1104073-PNSUELOS1134023.

Millanes A. 2014. Relevamiento de plantaciones de  acacia blanca en el partido de 9 de julio y alrededores. Comunicación personal sin publicar.

Ministerio de Asuntos Agrarios, provincia de Buenos Aires. 2011. Inventario de Macizos forestales de Eucalyptus globulus Labill en el sudeste de la provincia de Buenos Aires.

Signorelli A., Ferrere P., Cabrini S., Sorondo M., Ánalisis Economico Finaciero de un Sistema Agroforestal Apícola en el centro Norte de la provincia de Buenos Aires. 3° Congreso Nacional de Sistemas Silvopastoriles. VIII congreso internacional de Sistemas Agroforestales. Iguazú, Argentina. Mayo 2015, pag. 473 – 477.

Referencias

Personas involucrados
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Leandro N. Alem