02 de Abril de 2020
Artículo de divulgación

Micotoxinas en avicultura

Este trabajo se enfoca de manera práctica en las micotoxinas de importancia en las aves y su efecto negativo, junto a aspectos relacionados a su diagnóstico y control.

Compartir
+A -A

Los factores de calidad e inocuidad alimentaria son cada vez más importantes en la producción animal. Los problemas en los alimentos que antes eran sólo locales se han convertido en globales, gracias a los distintos tipos de transportes existentes (camión, avión, barco, etc). Los alimentos pueden ser contaminados por distintos mi­croorganismos, entre ellos los hongos. Para que un hongo crezca en un ambiente se necesita de temperatura (18-30ºC), humedad (14-30% en el alimento y 75% ó más en el ambiente) y requerimientos nutricionales (fuente de carbono, vitaminas y oli­goelementos). Estos microorganismos, además de disminuir la calidad del alimento, producen infecciones, alergias, y toxicosis. Esta última, llamada micotoxicosis, es la intoxicación producida por las toxinas llamadas “micotoxinas”. Estas son metabolitos secundarios de bajo peso molecular producidos por hongos filamentosos (en espe­cial Aspergillus sp., Penicillium sp. y Fusarium sp.), debido a su actividad metabólica y mecanismos de defensa, produciendo efectos tóxicos en el hombre y los animales. Su vía de entrada más importante es la oral, aunque se conocen otras como la dér­mica y la respiratoria. Se considera que existen entre 300-400 micotoxinas y, según diferentes estudios, más del 80% de los alimentos e ingredientes de alimentos para animales contienen más de una micotoxina y, en general, cuando dos micotoxinas están presentes simultáneamente su efecto es sinérgico. Esto último quiere decir que el efecto negativo de dos micotoxinas presentes simultáneamente es mayor que la sumatoria del efecto negativo de ambas.

micotoxinas en ponedoras Aunque en el 2003 las pérdidas económicas que ocasionaron las micotoxinas en Estados Unidos y Canadá se estimaron en US5.000 millones de dólares, 17 años después continúan presentes a pesar de contar con grandes avances en desarrollo tecnológico y generación de información científica. Al igual que otros países como Argentina, esto responde a distintos motivos. Por un lado, el crecimiento fúngico y la producción de micotoxinas son la consecuencia de la interacción entre el hongo, el hospedador y el medio ambiente. Además, la ausencia de hongos toxicogénicos no garantiza que el alimento esté libre de micotoxinas, dado que varias micotoxinas resisten el tratamiento térmico. A su vez, si bien la evidencia de crecimiento fúngico no indica necesariamente presencia de micotoxinas, la existencia de determinados hongos en los cultivos implica un riesgo potencial de aparición de las mismas.

El alimento balanceado es el vector esencial para introducir micotoxinas a las parva­das, pero las aves también pueden estar expuestas a toxinas en su cama. Se conoce que cualquier tipo de cama se puede contaminar cuando se mantiene bajo condicio­nes de almacenaje desfavorables. Por ello, este manuscrito se enfocará de manera práctica en las micotoxinas de importancia en las aves y su efecto negativo, junto a aspectos relacionados a su diagnóstico y control. 

“Negocios de Avicultura”. Año 17 - número 89 - ene 2020 –  p 4-12. ISSN1853-600X

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Concepción del Uruguay