01 de Septiembre de 2016
Informe

Plagas: estimaciones para la campaña maicera 2016/17

Durante la campaña puede haber factores (principalmente ambientales) que traccionen a favor o en contra para que una determinada población llegue a valores no deseados con la necesidad de intervenir sobre ella.

Compartir
+A -A

La campaña 16/17 parece ser promisoria no solo desde el punto de vista comercial sino que las condiciones climáticas en relación a los potenciales rendimientos alientan la siembra de Maíz temprano en aquellos lugares sin problemas superficiales. Ante esta situación los distintos paquetes tecnológicos que van desde la elección de los materiales con sus diferentes características para el manejo deben evaluarse de manera anticipada para establecer la relación costo-beneficio por la elección de una u otra tecnología. En relación a ello debe ser priorizada en la toma de decisión características como su potencial de rendimiento, tolerancia a enfermedades y herbicidas.

Realizar un pronóstico a largo plazo tiene sus limitaciones aunque de manera comparativa con otros años se podría aventurar el posible efecto de las distintas plagas que pueden afectar al cultivo de maíz. Cuanto más distante es el pronóstico más errático puede llegar a resultar ya que durante la campaña misma puede haber factores (principalmente ambientales) que traccionen a favor o en contra para que una determinada población llegue a valores no deseados con la necesidad de intervenir sobre ella.

Teniendo en cuenta las características de los lotes, de manera general para la zona núcleo se podría anticipar que las principales plagas que pueden limitar la producción no serían importantes para siembras tempranas aunque ello no quita la obligatoriedad del monitoreo constante a lo largo del cultivo. Si bien una de las principales preocupaciones de las últimas campañas radica en la tolerancia y/o resistencia de malezas, la situación en lo referente a plagas camina por los mismos carriles con la diferencia que los niveles poblacionales son relativamente bajos habiendo factores que pueden traccionar en contra de las plagas como son los excesos hídricos superficiales.

Los últimos años estuvieron marcados por un desinterés general hacia el cultivo que produjo una reducción del área sembrada en relación al cultivo de soja aunque los problemas del manejo de plagas se incrementaron en gran magnitud. Para diferentes zonas agroecológicas problemas en implantación por daño de orugas cortadoras con baja eficacia de control químico, resistencia del barrenador del tallo, la oruga cogollera y la isoca de la espiga a diferentes materiales transgénicos que fueron desarrollados para su control son situaciones caca vez más frecuentes. 

Hoy y más que nunca deben reflotarse los conceptos del Manejo Integrado de Plagas tan olvidados durante muchos años donde los monitoreos continuos junto con otras herramientas de manejo permiten realizar pronósticos de alerta y en función de ello, con la correcta evaluación de las plagas presente se decidirá o no en la intervención del agroecosistema. El concepto de sustentabilidad considera que la producción tanto en cantidad como calidad debe ser realizada con el menor impacto sobre los recursos naturales.

 

Plagas en implantación en maíces tempranos

El bicho torito (Diloboderus abderus) considerado como la única especie de gusanos blancos que pueda ser dañina en el cultivo de maíz en implantación ha disminuido sus poblaciones de manera considerable en los últimos años al punto de ser muy puntuales las consultas sobre esta plaga que tuvo su gran repercusión en aquellos años iniciales de la siembra directa con niveles poblaciones muy superiores a los actuales. Seguramente la estabilización del sistema a lo largo de los años traccionaron a que aquellos factores de mortalidad natural (hongos, bacteria, parásitos) se expresaran al apunto de no considerar al gusano blanco hoy en día como plaga prioritaria. Sin embargo no por ello debe descartarse el monitoreo de los lotes previo a la siembra orientado a aquellos vengan de la roturación de alguna pastura o partes altas de lotes agrícolas que no fueron anegadas durante el verano pasado donde tal situación seguramente a influido en la oviposicion por parte de los adultos en dicho sector. De ser así se debería intensificar el muestreo de suelo en aquellas zonas donde se observen montículos superficiales tomando muestras de ¼ m2 en una relación de 10 a 15 para una superficie de 20-40 has.

Orugas cortadoras

Las últimas campañas se caracterizaron por el aumento de las consultas de este complejo de orugas principalmente en zonas como sur de Cba, norte de La Pampa y oeste de Bs As con reportes de daños importantes en implantación en cultivos de Maíz y Girasol. Si bien dicha zona corresponde con una mayor superficie de pasturas situación permite que los niveles poblacionales sean más abundantes en relación a zonas exclusivamente agrícolas los escapes de control de malezas durante el inviernos seguramente han colaborado para que se evidenciaran problemas que años atrás eran escasos.

En lo que respecta a la posibilidad de alerta en muchas localidades se han instalado trampas de luz con difusión local del registro de capturas de adultos en los meses de Abril- Mayo- Junio. Las características locales así como también el lugar donde está instalada la trampa y el tipo de luz que poseen influye en los niveles de captura por eso es difícil establecer comparaciones de intensidad de peligro en función de datos crudos. La información que reviste interés es establecer correlaciones entre los niveles de captura y su expresión a campo en relación a características particulares de la zona de muestreo. Aun así y teniendo en cuenta los años anteriores de manera general los niveles de captura distintas localidades disminuyeron de manera considerable, por lo que no se esperaría un grado de peligro importante. Dicha situación no excluye del mismo modo que con gusano blanco el monitoreo ya que características puntuales como ser barbechos tardíos o escapes de malezas a la acción de herbicidas por diferentes situaciones permitan la supervivencia y desarrollo de orugas que puedan ser dañinas en implantación.

Estudios preliminares sobre DL 50 en cortadoras indican el aumento de la dosis de insecticida a medida que aumenta su tamaño para obtener el mismo efecto. Si bien este dato parece una obviedad permite inferir que para situaciones de alta infestación y para una misma dosis la efectividad va a disminuir a medida que se acerque la fecha de siembra.

El uso de cebos tóxicos, tratamientos de semillas adecuados a la plaga y consideración de umbrales de control químico de cobertura total bajo niveles de daño del 3 al 5 % de plantas cortadas es información ampliamente difundida. De recomendarse el control químico la particularidad de este año radica en que los altos valores de humedad superficial pueden favorecer al mismo ya que las orugas se van a encontrar más superficialmente.

Vaquitas de la familia Chrysomelidae

En la últimas campañas en diferentes regiones del país de manera muy puntual hubo consultas relacionadas al síntoma conocido como “cuello de ganso” en maíz. Esta expresión de la planta descripta en la bibliografía corresponde a la curvatura del tallo de plantas caídas que han retomado el crecimiento pero que han sufrido el daño en raíces adventicias por larvas de estos coleópteros en el momento de anclaje del cultivo.

En distintos lugares del mundo este daño es causado por larvas de coleópteros del genero Diabrotica diferenciándose las especies según el lugar y el número de generaciones que pueden llegar a desarrollar. En Brasil y Argentina la especie presente es Diabrotica speciosa, la diferencia radica en el número de generaciones que pueden desarrollarse según la latitud donde para el país del norte citan hasta 6 generaciones no habiendo diapausa invernal. Para nuestro país la situación puede variar en función de la latitud que se esté considerando ya que en el norte del país la posibilidad de daño puede llegar a ser mayor. Para latitudes altas donde puede ocurrir una diapausa invernal a nivel de larva la misma retoma su crecimiento coincidiendo con el establecimiento del cultivo en siembras temprana causando los daños anteriormente mencionados. Son pocos los estudios sobre su biología así como también sobre los niveles poblacionales presentes considerándose que no es una plaga de importancia para la zona núcleo en general. De todas formas se han reportado daños como los descriptos pero donde las larvas encontradas a nivel de suelo no pertenecían a esta especie sino a aquella conocida como Megascelis ya que se su cría hasta adulto permitió la identificación de este este coleóptero.

Cabe preguntarse ¿ cuál es el la larva del insecto que está causando dichos daños ?. Megascelis es un insecto que ha aumentado sus poblaciones de manera ininterrumpida durante los últimos años solo citándose el daño de adultos en la emergencia de sojas sembradas en Noviembre. El segundo interrogante es saber si las tecnologías que fueron desarrolladas para el control de Diabrotica en los EEUU y que viene apilada en algunos eventos comerciales sería capaz de controlar las especies de coleópteros presentes en nuestro país ya que los daños reportados involucran a todos los eventos transgénicos.

Chinche de los cuernos

A pesar de que el final de campaña 2015/16 estuvo caracterizada por altas infestaciones de chinches las especies que causaron daños significativos afectando rendimiento y calidad en soja fueron la chinche verde y la chinche de la alfalfa. Dicha consideración no descarta que para algunas zonas los niveles de abundancia de la chinche de los cuernos puede haber sido importante situación que de haberse detectada en soja direcciona en el invierno al muestro de adultos presentes a nivel de suelo refugiadas principalmente debajo de malezas. Aun así la mayor cantidad de heladas y de mayor intensidad puede favorecer la mortalidad de dichos adultos. Ante este panorama se considera que esta plaga no sería de importancia de manera general para la próxima campaña.

 

Lepidópteros para siembras tempranas y tardías

Los últimos años se han caracterizado por el aumento de la superficie de manera proporcional de maíces tardíos y de segunda en relación a los de siembra temprana principalmente en zonas con restricciones hídricas en el momento crítico del cultivo. En esta campaña se espera el aumento del área de maíces tempranos ya que la disponibilidad hídrica no sería una limitante para las distintas zonas ya que los suelos se encuentran prácticamente saturados de agua y el potencial de rendimiento de siembra temprana es mayor.

La diferenciación entre siembras tempranas y tardías radica en que la posibilidad de daño para cualquiera de las 3 especies de lepidópteros es mayor a medida que se atrasa la fecha de siembra. El barrenador del tallo Diatraea saccharalis volvió a ser mencionado luego de muchos años cuando se reportaron escapes de control en el Norte de San Luis en materiales transgénicos con la particularidad de que algunos ellos no fueron desarrollados para esta especie como plaga blanco. En la selección de individuos resistentes en la zona anteriormente mencionada pueden haber habido factores que traccionaron fuertemente para que este proceso evolutivo se desarrolle de manera acelerada pero ello no quita que para otras zonas agroecológicos la situación se encause en el mismo camino de seguir manejando el cultivo con bajo cumplimiento de la siembra de refugios como se vino haciendo hasta ahora.

L a aparición de cultivos transgénicos con gran eficacia para el control de Diatraea motivo la rápida difusión de los mismos en todo el país ya que los daños causados por esta plaga eran cuantiosos. A partir de ello, los niveles poblacionales de dicha plaga fueron disminuyendo situación que fue evidencia por la disminución en la captura de adultos a lo largo de los años comparando picos poblacionales. De manera general no se registran capturas importantes de esta especie en trampas de luz en los últimos años para una amplia zona maicera, dicho estado de situación deben mantenerse en el tiempo para la protección de las tecnologías disponibles porque de cambiar estaría evidenciando una resurgencia del problema de esta plaga originado por escapes de control.

En lo que respecta a Spodoptera los daños han sido de consideración en maíces tardíos para la zona núcleo maicera aumentando a medida que más hacia el norte se siembre afectándolo desde implantación aun en siembras tempranas. Para la campaña que comienza puede ocurrir que los excesos hídricos a nivel superficial sumado a mayor frio en cantidad e intensidad colaboren en disminuir la formas invernantes de esta plaga al punto que los niveles iniciales de afectación se reduzcan así como el momento de ataque inicial de las primeras generaciones se retrase.

Para isoca de la espiga es creciente el problema de supervivencia de orugas aun en materiales que años atrás demostraban buen comportamiento. Esta campaña evidencio problemas de calidad de manera importante debido a altas infestaciones de maíces y condiciones climáticas que favorecieron el desarrollo de hongos que desarrollaron toxinas en espiga principalmente en maíces de siembra tardía con retrasos importantes en su cosecha. La misma consideración realizada para la oruga cogollera con respecto a su posible incidencia en la próxima campaña podría inferirse para la isoca de la espiga aunque el grado de confiabilidad de dicho pronóstico es mucho menor.-

 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Córdoba
    • Marcos Juárez