10 de Octubre de 2017
Artículo con referato

Preinoculación en maní (arachis hypogaea l.): su impacto sobre rendimiento y calidad

El maní es una leguminosa con altos requerimientos de nitrógeno (N), los que obtiene del suelo y de la fijación biológica de nitrógeno (FBN) mediante simbiosis con rizobios. La inoculación con dichas bacterias fijadoras es una práctica importante cuya aplicación actualmente se realiza directamente en la línea de siembra (Baliña et al., 2013).

Compartir
+A -A
Autores
Cerioni G.A., Morla F.D., Giayetto O., Nicolino L.E., Fernandez E.M., y R. Baliña

Introducción

Sin embargo, más recientemente se ha comenzado a trabajar la inoculación sobre las semillas con tecnologías denominadas de preinoculación. Esta técnica es una nueva herramienta que asegura un tratamiento cuidadoso y de alta eficiencia, aumenta la supervivencia microbiana, es compatible con el uso de curasemillas y tiene una alta capacidad de fijación de N2 en el cultivo de maní (González Anta, 2015).

El objetivo de este trabajo fue evaluar el efecto de la preinoculación realizada en dos momentos previos a la siembra sobre la nodulación, el rendimiento y sus componentes, y la calidad comercial del maní en diferentes sitios del área manisera de Córdoba.

Materiales y Métodos

El estudio se llevó a cabo durante los ciclos agrícolas 2015/16 y 2016/17 en ocho sitios del área manisera de Córdoba. En el 1º ciclo de estudio los ensayos se realizaron en Las Vertientes, Río Cuarto, Chaján y Paunero. En el 2º ciclo, en Malena, Río Cuarto, Espinillo y Pincen (este último se debió descontinuar debido a las inundaciones ocurridas en el sur provincial). En todos los sitios se sembró el cultivar Granoleico en hileras a 0,70 m y 12 semillas m de surco en los meses de octubre y noviembre. Los tratamientos fueron tres: 1.- Control (sólo fungicida), 2.-Preinoculado 15 días antes de la siembra, y 3.- Preinoculado 30 días antes de la siembra. El inoculante aplicado (CTS®), contiene: Bradyrhizobium sp. (1x10-9 UFC ml-1), tecnología LCO (lipo-quito-oligosacáridos), bioprotector con agentes anti desecantes y osmoprotectores, polímeros (Expel®) y fungicidas (Rancona Dimensión®: Ipconazole + metalaxil), este último en dosis de 125 cc/100 kg de semilla. Los ensayos se dispusieron en un diseño experimental completamente aleatorizado con 5 repeticiones por tratamiento. En la etapa R3 se evaluó la nodulación del cultivo, cuantificando el número de nódulos sobre la raíz principal, raíces laterales y totales por planta. También se midieron las unidades SPAD con medidor de clorofila Spad-502 Minolta. A cosecha se midió el índice de cosecha, rendimientos en caja y grano, sus componentes directos (número y peso de frutos), y la calidad comercial (rendimiento confitería, tamaños granométricos y relación grano/caja). Estas variables fueron analizadas (ANAVA y test LSD de Fisher) con el programa estadístico InfoStat.

Resultados

Las variables bajo estudio no tuvieron interacción significativa (p>0,10) sitio x tratamiento, por eso los resultados se presentan para cada ciclo agrícola por separado.

La técnica de preinoculación afectó el número de nódulos. En 2015/16 los tratamientos preinoculados presentaron mayor número de nódulos que el testigo. En 2016/17 sólo el tratamiento preinoculado a los 15 días superó al de 30 días previos y al control (Tabla 1). El mayor número de nódulos/planta se relacionó con la intensidad de color verde (unidades SPAD), cuyos valores fueron: en 2015/16: Testigo 39,1, Tratamiento 2: 43,0 y Tratamiento 3: 42,6; en 2016/17: Testigo: 36,9; Tratamiento 2: 39,1 y Tratamiento 3: 40,6 de unidades SPAD.

Tabla 1: Número de nódulos en la raíz principal, raíces laterales y totales por planta

Año

Tratamiento

Nº nódulos por planta

Raíz principal

Raíces secundarias

Totales

2015/2016

Testigo

14,2 b

  82,9   b

  97,1 b

15 días

19,6 a

104,2 a

123,9 a

30 días

16,7 a

110,9 a

127,7 a

valor de p

0,0691

0,1174

0,0817

2016/2017

Testigo

  9,7

  68,0 b

  77,8 b

15 días

12,8

115,5 a

128,3 a

30 días

  9,8

67,1 b

  76,9 b

valor de p

0,3108

0,0002

0,0002

Para cada variable letras distintas indican diferencias significativas según test LSD (p=0,05).

Según, Díaz-Zorita et al. (2002) y Díaz-Zorita y Baliña (2004) el aumento de la coloración verde de los cultivos está asociado a la concentración de nitrógeno foliar, sugiriendo que los cultivos de maní en tratamientos inoculados presentan una mayor concentración de nitrógeno que los sin inocular. Esta mayor concentración de nitrógeno se podría deber a una mayor fijación de N2.

El número frutos m-2 no difirió estadísticamente con los tratamientos evaluados (Tabla 2), aunque tuvo similar tendencia a aumentar con la preinoculación; en 2015/16 hubo un 9,5% más de cajas en el tratamiento 2 y 8% en el T3. En 2016/17 el número de cajas fue 11% mayor con la preinoculación de las semillas. El peso individual de un fruto aumentó con los tratamientos evaluados (p=0,0027) en el primer ciclo de estudio. En 2016/17 no se observaron diferencias en esta variable. Por su parte, el índice de cosecha (IC) aumentó con la preinoculación de las semillas de maní en 2015/16 (p=0,0008), pero no en 2016/17 (p=0,8493). 

Tabla 2: Número de frutos y peso individual (g), índice de cosecha y relación grano/caja

Año

Tratamiento

Nº de frutos m-2

Peso de 1 fruto, g

Índice de Cosecha

Grano/Caja

2015/2016

Testigo

432

1,20 b

0,41 b

0,73 c

15 días

473

1,31 a

0,49 a

0,75 a

30 días

466

1,30 a

0,49 a

0,74 b

valor de p

0,1133

0,0027

0,0008

0,0001

2016/2017

Testigo

314

1,21

0,40

0,74

15 días

349

1,20

040

0,74

30 días

348

1,15

0,41

0,74

valor de p

0,2320

0,4693

0,8493

0,8768

Para cada variable letras distintas indican diferencias significativas según test LSD (p=0,05).

El rendimiento en caja fue mayor en los tratamientos preinoculados que superaron al testigo (~14% en 2015/16); en el 2º ciclo fue 11% mayor con preinoculación a los 15 días y 5% con 30 días previos (Figura 1). Esas diferencias fueron estadísticamente superiores en el primer ciclo de estudio (p=0,0019) y no así en el segundo año (p=0,3804). El rendimiento en grano tuvo respuesta semejante al de frutos, así los tratamientos preinoculados fueron en promedio 19% mayores al testigo (p=0,0005) en el 1º año de estudio. Mientras que en 2016/17 el tratamiento a los 15 días fue un 11% mayor que el testigo (318 kg/ha) y 6% a los 30 días (158 kg/ha) sin diferencias significativas (p=0,4288) entre los tratamientos. Resultados similares fueron reportados por González Anta (2015) con aumentos de rendimiento entre 503 y 704 kg/ha.

                    

 

Figura 1: Rendimiento promedio en caja y grano (kg/ha) durante los ciclos agrícolas 2015/16 (izquierda) y 2016/17 (derecha). Las barras en cada columna corresponden al error experimental. Para cada variable letras distintas indican diferencias significativas según test LSD (p=0,05).

La calidad comercial del maní (relación grano/ caja y el maní confitería) tuvieron similar respuesta que las variables descriptas. En la relación grano/caja (Tabla 2) se observaron diferencias altamente significativas (p=0,0001) en el 2015/16, donde la preinoculación a los 15 días (0,75) superó a los demás tratamientos. Por su parte, el tratamiento a los 30 días (0,74) fue mayor que el testigo (0,73). En el 2º ciclo de estudio no hubo diferencias entre tratamientos (p=8768). En el rendimiento de maní confitería también hubo diferencias estadísticas altamente significativas (p<0,0001) en el 1º año de estudio respecto del 2º (p=0,1319) (Figura 2). En 2015/16 el porcentaje de maní confitería fue mayor a los 15 días (77 %) respecto de 30 días y del testigo, por su parte la preinoculación a los 30 días (71%) superó al testigo (66%). Este aumento, con la preinoculación, se debió a la mayor proporción de tamaños granométricos mayores (< 38, 38-42, 40-50 granos/onza). Esta respuesta tiene estrecha relación con el peso de los frutos y la relación grano caja (Tabla 2). Al realizar el análisis en conjunto (ambos ciclos) no hubo interacciones significativas tratamiento x ciclo agrícola en el % de confitería (p=0,5027). De este modo el promedio de maní confitería aumentó (p=0,0881) con la preinoculación, los valores fueron: preinoculado 15 días: 79%, preinoculado 30 días 76% y testigo 72%. Estos resultados coinciden con los observados por Castro et al. (2006), quienes reportaron aumentos en el maní confitería. Por su parte Harte et al. (2005), indicaron que la inoculación produjo una mejor calidad de grano, tanto en relación caja-grano como en la granometría.

                 

 

Figura 2: Rendimiento confitería y tamaños granométricos (%) durante los ciclos agrícolas 2015/16 (izquierda) y 2016/17 (derecha).Ref: ns sin diferencia estadística, ** diferencias altamente significativas (p<0,01%).

El ensayo realizado en las dos campañas agrícolas tuvo diferencias (p<0,05) entre ellas debido a las condiciones ambientales propias de cada año (principalmente precipitaciones). Los valores de rendimiento y calidad fueron mayores en el 1º ciclo de estudio como también la respuesta a los tratamientos de preinoculación evaluados. Esta mayor producción estaría asociada a los mayores requerimientos nutricionales y parte de esa demanda sería aportada por la FBN de los rizobios incorporados con esta técnica de preinoculación.

Conclusiones

La preinoculación mejoró la nodulación y las unidades SPAD evidenciando mejor nutrición nitrogenada. A cosecha se tradujo en cambios positivos en los componentes del rendimiento, el rendimiento en caja y grano, y la calidad comercial. Esta respuesta fue de diferente magnitud según el ciclo experimental. Los resultados validan el uso de la técnica de preinoculación independientemente del momento de realización en un lapso no superior a los 30 días antes de la siembra y corroboran la importancia de aprovechar el nitrógeno atmosférico (N2) a través de la FNB.

Bibliografía

Baliña R.M.; Díaz-Zorita M., Kearney M.I.T., Morla F.D., Giayetto O., Barbero V. y G.A. Cerioni. 2013. Combinación de microorganismos y rendimiento de maní. XXVIII Jornada Nacional del Maní. INTA - CIA Cabrera. General Cabrera, Córdoba, Argentina.

Castro, S., G. Cerioni, O. Giayetto y A. Fabra. 2006. Contribución relativa del nitrógeno del suelo y del fijado biológicamente a la economía de la nutrición nitrogenada de maní (Arachis hypogaea L.) en diferentes condiciones de fertilidad. Agriscientia VOL. XXIII (2): 55-66.

Díaz-Zorita, M., Barraco M, Fernández-Canigia MV. 2002. Fertilización nitrogenada de cultivos de soja: evolución del nitrógeno foliar. En: Ferreira Saraiva O, Hoffmann-Campo CL (Eds.). II Congresso Brasileiro de Soja. Mercosoja 2002, EMBRAPA, Foz do Iguaçu, Brasil, 247.

Díaz Zorita M. y R. Baliña. 2004. Inoculación de maní Ciencia del Suelo 22 (1).

González Anta, G. 2015. Nueva tecnología de inoculación en el cultivo de maní: tratamiento de pre inoculación a la semilla. XXX Jornada Nacional de maní. Gral. Cabrera (Córdoba). Actas. 38.

Harte, M.; Baliña, R.; Díaz Zorita, M. 2005. Calidad de granos de maní según tratamientos de inoculación. XX Jornada Nacional de Maní: Gral. Cabrera, Córdoba, Argentina, p. 26-28.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Córdoba
    • General Cabrera