15 de Julio de 2014
Informe

Problemas y soluciones en el uso de perros protectores

Descripción de algunos problemas y soluciones en el uso de los perros en el cuidado del ganado.

Compartir
+A -A

Aunque el perro está preparado genéticamente para hacer su trabajo de protección, es un cachorro, por lo tanto hay que seguirlo, apoyarlo y educarlo corrigiendo las conductas no deseadas. Entre los 5 y los 12 meses tienden a jugar con la hacienda, lo cual consiste en correr a los animales, lamerlos, morderlos y voltearlos al piso. Se pueden observar mechones de lana que sobresalen del vellón de las ovejas. La respuesta de los ovinos ante el juego del perro es diferente según la categoría.

Los corderos peligran su vida, mientras que las ovejas corren y/o pueden enfrentarlos; por su parte los carneros los enfrentan y los golpean. Para corregir el juego se limita el movimiento del cachorro mediante un peso colgado del collar que impide que corra libremente, por ejemplo una cubierta, un pedazo de madera o una cadena pesada; prestando atención a posibles enredos o ahorque que puede sufrir con los alambres. A medida que crecen aumentan su radio de recorrido, atravesando alambrados y campos vecinos.

Pueden instalarse temporalmente con otra majada. Para evitar esto se puede usar un collar que impida pasar el alambrado hecho con hierro, caño de PVC  o madera dura.

PROBLEMA

SOLUCIÓN

Juegan con corderos y ovejas, se ven mechones de lana en el vellón.

Limitar el movimiento con lastre colgado al cuello (Goma o madera) por 1 ó 2 semanas.

Se vuelven a la casa y no recorren

Regresarlos a las ovejas con un reto firme. Si insiste encerrarlo en un corral dos o tres días, con pocas ovejas y luego devolverlo al ganado.

Se van con otra majada lejana

Encierre con ovejas durante unos días y lastre al cuello si fuera necesario