03 de Junio de 2016
Artículo de divulgación

Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable (PROFEDER)

El Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable (PROFEDER) tiene la finalidad de promover la innovación tecnológica y organizacional de los actores del medio rural, el desarrollo de sus capacidades y el fortalecimiento de la competitividad regional y nacional, para generar un ámbito de equidad social y sustentabilidad en apoyo al desarrollo territorial.

Compartir
+A -A
Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural

La acción del PROFEDER se lleva adelante en los 15 Centros Regionales del INTA mediante diferentes herramientas programáticas. Si bien los proyectos de Apoyo Desarrollo Local, Minifundio, Profam e Integrados son financiados con recursos del presupuesto institucional, otras herramientas –por ejemplo, ProHuerta– cuentan con el apoyo económico de organismos públicos como los ministerios nacionales de Desarrollo Social, Trabajo y Agroindustria, entre otros actores.

El PROFEDER tiene entre sus objetivos:

  • Promover y apoyar el fortalecimiento de la organización de los productores y de la población socio-económicamente vulnerable.
  • Estimular la formación y el fortalecimiento de redes de aprendizaje tecnológico y de difusión de conocimientos e innovaciones, mediante la participación, la identificación de prioridades y la búsqueda de consensos con los actores locales en espacios de articulación público-privados.
  • Fortalecer los sistemas locales de dinamización técnica (transferencia de tecnología, asesoramiento, experimentación adaptativa, gestión empresarial, emprendimientos, comercialización).
  • Promover sistemas de capacitación permanente y sistemas de información para la planificación y toma de decisiones.
  • Ofrecer herramientas de apoyo técnico para lograr una eficaz y eficiente articulación a los sistemas de financiamiento.

Actualmente, el PROFEDER tiene 233 proyectos en marcha en todo el país, en los que participan más de 9.500 integrantes desde las herramientas Minifundio (con 3.196 iniciativas), Apoyo al Desarrollo Local (2.057), PROFAM (3.114) y proyectos Integrados (1.169).

 

ProHuerta

El programa ProHuerta es una política pública del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación (MDS) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) que busca mejorar la calidad de vida de familias en situación de vulnerabilidad. Para ello, promueve la autoproducción de alimentos frescos, impulsa el desarrollo local y favorece la satisfacción de derechos básicos de poblaciones urbanas, periurbanas y rurales.

Con 27 años de trayectoria, ProHuerta beneficia a más de 3 millones de personas gracias a una red federal de 7.500 promotores voluntarios y 720 ferias agroecológicas. Coordina acciones con más de 6.000 organizaciones e instituciones y trabaja con más de 542 mil huertas en todo el país. De ese total, hay 520 mil huertas familiares, 2.000 comunitarias, 15.000 escolares y 5.000 en instituciones como hospitales, cárceles y centros de día, entre otras.

542 mil huertas en todo el país

520 mil huertas familiares

15.000 huertas en escuelas

7.000 huertas en comunidades e instituciones

7.500 promotores voluntarios

3 millones de personas alcanzadas

 

A su vez, el programa implementa proyectos especiales desde un enfoque de desarrollo territorial integral en articulación con grupos, organizaciones e instituciones y gobiernos locales.

Con el asesoramiento de técnicos del INTA y con énfasis en la participación colectiva y la capacitación, el programa brinda apoyo para:

  • multiplicar experiencias de trabajo comunitario para la autoproducción de alimentos;
  • sostener proyectos de huertas y granjas familiares, comunitarias y escolares;
  • concientizar sobre la importancia de la alimentación saludable y el cuidado ambiental;
  • facilitar el acceso al agua para uso integral;
  • promover el valor agregado en origen de la producción;
  • profundizar el aprovechamiento de las energías renovables;
  • fomentar los cultivos locales y bancos de semillas nativas;
  • fortalecer los sistemas locales de producción y comercialización;
  • poner en diálogo saberes populares e innovación tecnológica;
  • capacitar equipos de técnicos institucionales y promotores voluntarios locales.

Alcance internacional

El programa es considerado en todo el mundo como una experiencia modelo, reconocida por sus intervenciones en países como Angola y Haití, donde el 93 % de las familias involucradas en el Prohuerta mejoraron su situación alimentaria. Esa presencia internacional, que valió el reconocimiento público de Ban Ki-moon, ex secretario general de las Naciones Unidas, es sostenida con el apoyo de la Cancillería Argentina.

Proyectos especiales

Los proyectos especiales del ProHuerta tienen como objetivo el desarrollo de actividades, obras y adquisición de equipamiento que favorezcan la satisfacción de derechos, la producción, el mejoramiento de la calidad de vida y la reproducción social de las familias en las distintas regiones. Al tiempo, apuntan a potenciar la producción para autoconsumo y venta de excedentes de las familias y organizaciones, como forma de inclusión en sentido amplio.

Entre 2016 y 2017, ProHuerta destinó casi 170 millones de pesos para financiar más de 600 proyectos en todo el país, distribuidos en diferentes líneas temáticas: Acceso al agua para uso integral, Producción frutihortícola, Comercialización, Educación, Granja con fines comerciales, Valor agregado en origen, Producción pecuaria, Cultivos locales, Comunicación y Energías renovables.

A su vez, cada propuesta contempla cuatro ejes transversales: enfoque de género, adaptación al cambio climático, fortalecimiento organizacional y biodiversidad.

El acceso al agua es una de las prioridades del programa, que en 2016 año aprobó 52 proyectos especiales de acceso al agua para uso integral, con una inversión de $ 13.927.244 que alcanzó a casi todas las provincias argentinas. En 2017, un total de 179 proyectos pertenecieron a esa línea temática.

 

Grupos de Abastecimiento Local (GAL)

Los Grupos de Abastecimiento Local (GAL) son una nueva herramienta de gestión del programa ProHuerta, orientada a apoyar a la población en el desarrollo de emprendimientos socio-laborales. Con 312 grupos en marcha, esta iniciativa tiene el objetivo de fortalecer los canales cortos de comercialización y asegurar la provisión local de alimentos sanos y frescos para abastecer a las comunidades locales, en un marco de precios justos para los productores y accesibles para los consumidores.

 

Proyectos para Productores Minifundistas (Minifundio)

Estos proyectos involucran a productores que constituyen la agricultura familiar de subsistencia (AFS), caracterizada por el autoconsumo, el empleo extra predial agrícola y no agrícola y una tendencia a la “descomposición y asalarización”. Actualmente hay 66 proyectos Minifundio en marcha.

Esta herramienta apunta a promover y/o fortalecer la organización de las familias campesinas y la satisfacción de derechos fundamentales. Se abordan problemas relacionados con el acceso a la tierra y el agua, la mejora del hábitat, la infraestructura comunitaria y los servicios, la optimización de la producción orientada al autoconsumo y el agregado de valor de los excedentes para comercialización.

 

Proyectos para Productores Familiares (PROFAM)

Los productores familiares constituyen la agricultura familiar en transición (AFT), con mayores recursos agropecuarios para el autoconsumo y la venta que, si bien son suficientes para la reproducción de la unidad familiar, no alcanzan para generar excedentes para una reproducción ampliada.

Con 102 proyectos en marcha, esta herramienta se propone mejorar las actividades organizativas y de asociatividad de este segmento de productores, así como su capacidad de gestión. Además, apuntan a facilitar el acceso al crédito y al financiamiento, optimizando las actividades productivas, posibilitando las mejoras de competitividad a partir de mejoras en la comercialización y en el agregado de valor a sus producciones.

 

Proyectos Integrados

Los Proyectos Integrados involucran a diferentes tipos de productores, emprendimientos y las organizaciones e instituciones sectoriales de una cadena o trama productiva. Estos proyectos se orientan a fortalecer las cadenas o tramas de valor agroalimentarias para aumentar el valor agregado en origen. Se promueve la articulación de los diferentes integrantes de cada eslabón, su interrelación y la vinculación de los distintos participantes en las tramas productivas, incluyendo a productores, emprendimientos y organizaciones e instituciones de apoyo.

Actualmente, esta herramienta cuenta con 20 proyectos en marcha, en los cuales fomenta la integración horizontal y vertical para mejorar la capacidad local de generación, distribución equitativa y reinversión del valor agregado a escala regional.

 

Proyectos de Apoyo al Desarrollo Local (PADL)

Esta herramienta involucra a las organizaciones e instituciones públicas y privadas de un territorio, con quienes se trabaja en proyectos de apoyo al desarrollo local, de manera articulada con las otras herramientas programáticas.

Actualmente, existen 45 proyectos de ADL en marcha, con el objetivo de mejorar la equidad y fortalecer el entramado socio institucional y del sistema económico-productivo local. Se trata de procesos de participación multiactoral que buscan visibilizar problemas y necesidades comunitarias, para que sean priorizadas y consensuadas de manera colectiva. Mediante la participación social y la articulación institucional, se promueve la construcción de espacios locales de concertación, para que la comunidad sea protagonista del cambio y gestione su proceso de desarrollo.

 

Cambio Rural

Enmarcado en las metas del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA) 2020, Cambio Rural II tiene por objetivos centrales lograr que las pymes agroalimentarias y agroindustriales, el sector cooperativo y los agricultores familiares innoven, se asocien y se fortalezcan, para generar y gestionar proyectos que posibiliten el agregado de valor en origen.

Los destinatarios del programa son los productores que viven y trabajan en municipios y comunas rurales. Actualmente el programa cuenta con 403 grupos. Cambio Rural busca contribuir al desarrollo local mediante el aumento y mejora de la producción agropecuaria y forestal, el fortalecimiento organizacional de los productores y la facilitación de procesos de agregado de valor. Apoya la formación de grupos de productores de actividad primaria y de transformación y de agregado de valor en origen.

 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina