28 de Diciembre de 2021
Revista

Rendimiento y estabilidad de híbridos comerciales de maíz de primera. Resultados de la Red de la EEA INTA Oliveros y sus AERs - Campaña 2020-21

El rendimiento de un cultivo de maíz depende de la capacidad del canopeo para capturar recursos (luz, agua y nutrientes) y de la eficiencia con los que los utiliza una vez capturados.

Compartir
+A -A
Estos procesos están condicionados por la oferta de los recursos, el genotipo (híbrido) y la interacción entre éstos, conocida como interacción genotipo x ambiente (IGA).
 
La oferta de los recursos por planta tiene un componente netamente ambiental que depende de la campaña, la fecha de siembra, y el lote elegido, aunque también se ve afectada por las prácticas de manejo como el arreglo espacial, fertilización y protección del cultivo. No obstante, ante una misma oferta de recursos, algunos híbridos rinden más que otros y se observa diferente adaptabilidad a diferentes ambientes productivos. Esto puede deberse a diferencias en la capacidad para capitalizar mejoras en la oferta de recursos o, por el contrario, diferente tolerancia a estrés biótico o abiótico. Estas diferencias se engloban en la IGA y su estudio nos permite conocer el comportamiento de un set de híbridos, a través de variaciones en la oferta de recursos y caracterizar su potencial de rendimiento y adaptabilidad.
 
Con este objetivo, desde hace más de 20 años, la EEA INTA Oliveros en conjunto con sus Agencias de Extensión Rural realiza una Red de Ensayos Comparativos de Rendimientos donde participan los principales híbridos de maíz del mercado. La información generada permite identificar híbridos de alto rendimiento y que presenten estabilidad a través de los diferentes ambientes productivos del Centro - Sur de Santa Fe.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Santa Fe
    • Oliveros