17 de Mayo de 2017
Artículo de divulgación

Sanidad apícola: técnicas para la desinfección del material inerte

Consideraciones para la desinfección de material inerte proveniente de colonias afectadas de Nosemosis.

Compartir
+A -A



Ácido acético glacial

Este producto químico viene en concentraciones de 80% y 100%, siendo la más utilizada la primera en forma pura. Para la segunda presentación la solución de trabajo es una dilución de 25 ml de agua destilada cada 100 ml de ácido acético al 100%.

Cada 2 alzas estándar se coloca en la parte superior, ya que los vapores son más pesados que el aire, un recipiente no metálico con 100 a 150 ml de ácido puro, si es al 80%, o diluido, si es al 100%. Este recipiente contendrá en su interior material absorbente, como trapo, algodón o goma espuma. Sellar bien las pilas de material a tratar. Evitar aspirar los vapores o el contacto con la piel del ácido.

El tratamiento dura de 1 a 3 semanas, dependiendo de la temperatura ambiente (temperaturas por debajo de los 8 a 10 °C retrasan la evaporación). Cubrir con entretapas y techos. Luego del tratamiento el material debe ser ventilado por lo menos durante 2 días previos a la introducción en las colmenas. Este método es efectivo también contra las polillas de la cera.

Este procedimiento no está aprobado su uso en USA.

 

Desinfección térmica

Se obtienen buenos resultados, contando con las instalaciones, la desinfección térmica a 49ºC, durante 24 horas (Morse 1990). Para esto se requiere de una habitación con termostato y circulación de aire. Existe el riesgo de sobrecalentar el material y que se derrita la cera.

 

Oxido de etileno

El óxido de etileno (Morse 1990). Está permitido su uso en algunos estados de USA. Es altamente tóxico y debe usarse en cámaras presurizadas. La concentración es de 450 a 700 mg. por litro, con 8 a 24 horas de exposición a 38ºC, más menos 10ºC, y 80% de humedad relativa. El material no debe contener miel. Es efectivo para desactivar una serie de esporos y huevos.

 

Esterilización con Autoclave

Es un método sumamente efectivo, consiste en someter el material de madera a los vapores de agua a una temperatura de 120°C con 2 atmósferas de presión durante 20 minutos. Hay que disponer de un equipo especial, dotado con el instrumental y las medidas de seguridad necesarias para su empleo seguro (termómetro, manómetro y válvula de seguridad).

 

Parafinado

Para aplicar este método de desinfección se necesita disponer de un parafinador que sea seguro y eficiente. En el se sumerge el material de madera, sin cera ni restos de propóleos, en parafina de uso alimentario de 60°, hirviendo:

  • 140°C durante 20 minutos
  • 150°C durante 15 minutos
  • 160°C durante 10 minutos

Hay que recordar que la parafina se torna volátil al acercarse a los 200°C, cuando empieza a desprender vapores blancos. En este momento aumenta el peligro de explosiones e incendios.

Una variante sería la utilización de aceite de lino doble cocido en reemplazo de la parafina, este sería aplicable inclusive en los protocolos de apicultura orgánica.

 

Flameado

Se utiliza un soplete a gas grande aplicándose la llama directamente sobre el material de madera,  hasta que se comienza a visualizar su combustión (presencia de humo y cambio de color).

Una alternativa es realizar pilas de alzas sobre un piso o techo invertido (chimeneas) y rociarlas con algún líquido inflamable (de preferencia alcohol). Encender hasta que comience la combustión de la madera, momento en el que se cubre la parte superior para sofocar el fuego. Disponer de agua para sofocar principios de incendio.

Con éste método se reduce notoriamente la vida útil del material apícola.

 

Amonios cuaternarios, Iodopovidona, etc.

Se preparan soluciones del producto comercial del que se trate y se puede sumergir el material o pulverizar los panales asegurando el tiempo de contacto y la concentración indicados por el fabricante.

 

Hipoclorito de Sodio al 0,5 o al 1%

Sirve para desinfectar alzas, pisos y cuadros. Se prepara la solución agregando 5 a 10 ml de hipoclorito de sodio cada litro de agua y se sumerge el material durante 30 minutos. Se retira y se deja secar al sol. La solución se altera con la luz solar. Hay que evitar la inhalación de los vapores y el contacto con la piel. La solución afecta los metales. Es un método efectivo y económico.


Soda cáustica

Se sumergen los pisos y techos en una solución al 10% de soda cáustica en ebullición durante 15 minutos. Se aconseja eliminar antes del tratamiento los restos de cera y propóleos.

Los cuadros, sin panales de cera, se sumergen en una solución al 2% de soda cáustica en agua en ebullición durante 1 a 2  minutos. En ambos casos enjuagar con agua y dejar secar. Es un método riesgoso por las características del producto empleado, afecta los metales principalmente el aluminio. Diluir previamente el producto en agua fría y luego llevar a ebullición.

Importante: utilizar vestimenta impermeable, botas, guantes de goma resistentes, anteojos y barbijo.

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina