20 de Diciembre de 2016
Artículo de divulgación

Sanidad en las colmenas, Nosema, Varroa y virosis

La apicultura ha demostrado ser una actividad adecuada para el desarrollo, que contribuye significativamente a la economía de los distintos territorios. Conocer los problemas sanitarios que la afectan, y las estrategias de manejo para lograr colmenas saludables, es el primer paso para consolidar la producción en las distintas regiones.

Compartir
+A -A

La Argentina es el tercer productor de miel del mundo, aunque la apicultura es una actividad económica complementaria para mucho de los apicultores de nuestro país. Por otro lado es el segundo exportador de miel, dado que exporta el 95% del producto cosechado.

Esta última característica hace que esta actividad productiva contribuya, significativamente, a las economías regionales.

Estos datos muestran la importancia de estar atentos a las amenazas que significan los problemas sanitarios, como así también la reducción de la biodiversidad, por el avance de la frontera agrícola.

Dentro de los problemas sanitarios, aún no resueltos, se destacan la infección con el microsporidio Nosema sp., infestación con el ácaro Varroa destructor, las virosis y sus interacciones.

En este contexto, la Dra. Natalia Bulacio Cagnolo, profesional del grupo de apicultura de la EEA Rafaela y coordinadora del módulo Salud de las Abejas del Proyecto Específico “Estrategias multidisciplinarias para mitigar el efecto del nuevo contexto ambiental y productivo sobre la colmena” del Programa Nacional Apícola del INTA, comentó, “para tener información que permita dar respuesta a esta problemática, se diseñó un estudio epidemiológico con el objetivo de estimar la prevalencia de las principales patologías en diferentes eco-regiones, e identificar las variables claves asociadas a su presencia y difusión conjunta”.

La profesional explica que durante el otoño 2015, con la colaboración de técnicos de INTA (PROAPI) y del ministerio de Formosa, se tomaron muestras en 385 colmenas, distribuidas en 64 apiarios, de las provincias de Santa Fe, Chaco y Formosa. A estas provincias se las dividió en cinco regiones agroecológicas diferentes: Sur de Santa Fe, Centro de Santa Fe, Chaco Húmedo, Chaco de Transición y Chaco Semi-árido (Figura 1).

 Mapa Muestreo

Figura 1. Apiarios localizados en las distintas Regiones agroecológicas

 

La técnica comentó que, en cada apiario se tomaron muestras en el 10% de las colmenas, o un mínimo de seis en aquellos con menos de 60 colmenas. En cada colmena se registró la población de abejas, área con cría, con polen y con miel. También se tomaron muestras para determinar el porcentaje de Varroa forética, el recuento de Nosema sp. y la prevalencia de Virus. Los monitoreos se realizaron pre y pos tratamiento para Varroa e inicio de temporada, dependiendo de las condiciones de cada ecorregión.

Por otra parte, simultáneamente, se realizó una encuesta semi-estructurada a los apicultores, recopilándose datos relacionados a número de colmenas, tipo de actividad, práctica de transhumancia, origen y recambio de reinas, suplementos alimenticios aplicados, tratamientos para Varroosis y Nosemosis y tipo de invernada realizada, entre otras preguntas.

Haciendo referencia a los resultados del primer monitoreo, Bulacio comentó “la media de infestación con Varroa fue 7,12% por colmena. La menor infestación se registró en Chaco Semi-árido (3,01%), mientras que la mayor infestación se concentró en el sur de Santa Fe (10,31%)”.

La profesional manifestó que el recuento promedio de Nosema sp. fue de 341.851 esporos por abeja, y que las regiones chaqueñas presentaron menores recuentos; en comparación con las dos regiones de Santa Fe. Con respecto a los virus, el de mayor prevalencia fue DWV (virus de alas deformes en sus siglas en inglés) (35%), seguido por ABPV (virus de la parálisis aguda) (21,5%), BQCV (virus de las celdas negras reales)(8%), CBPV (virus de la parálisis crónica) (2,2%) y SBV (virus de la cría ensacada)(1,1%).

Bulacio resaltó que “es difícil magnificar la importancia que este trabajo significa, no solo por los recursos humanos involucrados, que sin ellos hubiera sido prácticamente imposible realizar este trabajo, como así también la logística y los recursos involucrados”. Explicó que estos primeros resultados dan la certeza que el manejo adecuado de las colmenas, de acuerdo a las prácticas que se recomiendan en el sendero tecnológico propuesto por el PROAPI, son fundamentales para mantener estas enfermedades por debajo de un umbral de daño económico, he hizo hincapié, en la relevancia de la disponibilidad de flora de importancia apícola para el buen desarrollo de las colonias.

La región donde se encuentran ubicados los apiarios es uno de los factores relacionados a la presencia tanto de Nosemosis, Varroosis y ABPV. Dicho factor se encuentra influenciado por la disponibilidad de flora de importancia apícola y por las prácticas de manejo utilizadas por los apicultores en cada región. El recambio de reinas, y la frecuencia de recambio, determinan el desempeño general de las colmenas, disminuyendo el desarrollo de las parasitosis. También se verificó la presencia conjunta de Nosemosis y Varroosis en las diferentes regiones, así como la asociación entre Varroosis y los principales virus de importancia apícola” concluyó Bulacio.

 

Referencias

Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Santa Fe
    • Argentina
    • Chaco
    • Argentina
    • Formosa